HistoriasTecnología

Cómo proteger a los menores del bullying virtual

El uso de redes sociales por niños y adolescentes puede ser como jugar con armas de fuego, Kaspersky Lab nos dice cómo proteger a los más vulnerables en casa.

05-09-2013, 1:42:59 PM
Cómo proteger a los menores del bullying virtual
Julio Vélez (@JulioVelez) / Enviado Cancún

No puede decirse que
la 3ra. Cumbre Latinoamericana de
Seguridad Kaspersky
haya pasado por alto todo lo que implica usar con
tranquilidad los dispositivos que se conectan a Internet hoy en día. Y no
podíamos pasar por alto un tema que aqueja actualmente a nuestros niños y jóvenes en México y
Latinoamérica: el cyberacoso y el bullying virtual.

Iniciando su charla
con el perturbador video del caso Amanda Todd (aquella chica de 15 años que
terminó suicidándose tras meses de cyberacoso), Roberto Martínez, analista de
Malware del equipo Global de Investigación y Análisis de Kaspersky Lab, nos empapó
de la situación actual en nuestra región y sobre cómo puede protegerse a los
más vulnerables en casa.

Aquí un video hecho por Amanda Tood una adolescente canadiense de 15 años que después de sufrir cyberacoso a través de Facebook y en su escuela decidió suicidarse.

Tood publicó en septiembre de 2012 el video “My Story: Struggling, bullying, suicide and self harm” (Mi historia: Lucha, acosoe intimidación, suicidio y automutilación) en el que cuenta a través de tarjetas escritas su experiencia como víctima de acoso. Para cuando Todd se suicido  había asistido a  una escuela que atiende a estudiantes que hayan presentado problemas sociales o de comportamiento en otras escuelas.

¿Cuál es la situación en nuestra región?

Considerando que,
según datos recientes expuestos en la Cumbre
–con una versión mínima de $200 dólares en Crimeware y un bulletproof de $50
dólares– cualquier persona con conocimientos regulares de cómputo podría tener
las herramientas para vulnerar la
seguridad
de miles de computadoras y/o smartphones. ¿Y qué pasa cuando uno
de estos dispositivos es manejado por un niño o adolescente que sube sin
protección algunas fotografías y videos personales? La mayor parte de las
ocasiones, un cibercriminal se
enfoca en los $20 mil dólares
mensuales que puede “cosechar” al ordeñar más de 300 mil computadoras zombie. Pero cuando su atención se centra en
un niño, ahí es donde el verdadero terror comienza.

“He tenido que atender
algunos casos de acoso y cyber bullying, y créanme: hay que tener estómago para
esto”, aseguró el especialista. Cuando un adulto malintencionado logra vulnerar
la confianza del joven y obtener una foto o video con la que pueda extorsionarlo, todo se convierte en una
espiral que lleva a consecuencias muy peligrosas.

“La tecnología ha
avanzado al grado de permitir a las personas contactarse después de años usando
redes sociales como Facebook”, apuntó Martínez, “pero el uso de estas
herramientas en seres humanos que están pasando por una serie de cambios
emocionales puede ser como jugar con armas de fuego, tanto para él como para
quienes lo rodean. No importa que sean chicos o chicas, el riesgo y los
preocupantes resultados son los mismos, son igual de vulnerables”.

Cierto es también que
el mayor peligro no viene por parte de pedófilos
o cibercriminales
, sino de los mismos compañeros
de escuela
, con la misma edad y la misma vulnerabilidad que el chico
afectado, pero con la tremenda ventaja de contar con recursos de chantaje,
extorsión y una chusma de jóvenes dispuestos a dañar la reputación del chico o
chica que envidian en silencio. Los padres tienen que recordar que las reglas de redes sociales como Facebook
y Twitter precisan que los niños y pre-adolescentes NO tengan acceso a ellas…
aunque las estadísticas de uso de éstas demuestren que los jóvenes se saltan
esta regla deliberadamente.

Evitando el problema, antes de que aparezca

Martínez nos compartió
que, de manera frecuente, tiene contacto con padres de familia y escuelas dando
charlas sobre seguridad y medidas preventivas para los adolescentes, lo que le
ha permitido ver más de cerca la problemática y cómo el inocente uso de un
teléfono inteligente en la escuela puede desencadenar problemas que quizás un
adulto formado y maduro pueda pasar por alto, pero que un ser humano en
formación puede resultar devastador y con efectos permanentes.

También enfatizó
recomendaciones que podrían leerse obvias, pero que desafortunadamente no se
aplican en miles de hogares mexicanos, por más simples que parezcan:

  • No tener la computadora en el cuarto del niño o adolescente. De
    preferencia, ubicar el equipo en un área común de la casa, y no permitir
    que se cierre la puerta al usarla.
  • Definir un horario de uso.
  • Utilizar un sistema de monitoreo y prevención de malware y uso
    indebido (se recomendó el Kaspersky PURE 3.0, que incluye control parental
    dedicado).
  • Preguntémonos: ¿Realmente necesita nuestro niño un smartphone con
    acceso sin límite a Internet?

Padres, ¿cuál es el
mejor camino a seguir con nuestros hijos? Tanto especialistas como asistentes a
la mencionada Cumbre de Seguridad concordamos en que, tal como en “el mundo
real”, es menester cultivar una relación profunda con nuestros hijos desde la
tierna infancia. Tiempo de calidad con ellos y mantener abiertas las vías de
comunicación –aunque nos “cueste” tiempo y paciencia– evitará que una de esas
historias suceda en nuestro hogar.

¿Tienen un problema así en casa, y no saben qué
hacer?
Existen varias empresas
especializadas en atender este tipo de problemas en del ciberespacio, Kaspersky
Lab Latinoamérica hizo la atenta invitación a que los contacten. No duden en
consultarnos, y lo canalizaremos con gusto.

Para saber más:

De cómo los smartphones cambiaron nuestra comunicación

Nuevo Nintendo 2DS ¿acierto o plan de emergencia de la Gran N?

¿Perdiste tu smartphone? Localízalo con Google

Relacionadas

Comentarios