HistoriasMicrositio

El gasolinazo de la Comisión de Competencia

La CFC transparentó ineficiencias en Pemex respecto al transporte de gasolina. Aquí el escenario y la pregunta: ¿deberían terceros transportar gasolina?

27-08-2013, 7:28:29 PM
El gasolinazo de la Comisión de Competencia
Jorge A. Monjarás, editor de Valor Corporativo

Hasta hace muy poco todo mundo felicitaba a Eduardo Pérez Motta por la decisión de no concursar por un puesto en la nueva Comisión Federal de Competencia Económica (CFCE). Pudo hacerlo, pero optó por abstenerse, toda vez que lleva ya casi 10 años en la “vieja” CFC.

Pero a las cabezas del sector energético federal se les olvidó un tanto la sonrisa y dejaron de despedir desde lejos al funcionario, cuando la Comisión aprobó multar a Pemex y darle un plazo de 30 días para que deje de imponerle a los concesionarios el transporte de gasolina, por medio de tanques de la empresa, manejados por gente del sindicato.

Al contrario de lo que dicen por ahí, la resolución de la CFC no vino de la nada, ni de una acción busca-reflectores. Esta decisión viene de la queja de cuatro franquiciatarios, quienes optaron por contender contra la imposibilidad de enviar camiones de terceros o propios a las instalaciones de Pemex en busca de gasolina.

El caso fue retomado por la CFC que, en su juicio final, estimó que este transporte se hace a un sobrecosto de entre 50 y 67%, que le implica 1,000 millones de pesos más al erario público. Es decir, formaría parte de este subsidio que el gobierno ha pretendido reducir a “gasolinazos”.

Más allá de lo que resulte después de la decisión, esta sola argumentación es escandalosa: sucede que transparenta de forma radical una de las muchas ineficiencias de Pemex que acabamos pagando los mexicanos, ya sea directo en la gasolinera o en forma de impuestos, da igual.

El propio Secretario de Energía Pedro Joaquín Coldwell tuvo que distraer su atención de la Reforma Energética, para retomar este tema. Tuvo que salir a decir que peleará legalmente, no sólo para quitarse una multa “simbólica” de 651 millones de pesos, sino para defender el hecho de que sólo Pemex y su flota puedan distribuir gasolina, por cuestiones de regulación.

Y eso que Pérez Motta no es un extraño a la tribu política actualmente en el poder. Aunque fue nombrado durante la presidencia de Vicente Fox, en 2004, se trata de un experto en materia de comercio internacional que creció en el salinismo. Con la clásica licenciatura en Economía del ITAM, es maestro en Economía y tiene estudios doctorales en la UCLA. Durante el periodo de Carlos Salinas, anduvo por ahí en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio Norteamericano, como director general de Política de Comercio Exterior.

Fue director general de Política Industrial de la antigua Secofi, hoy Secretaría de Economía, en los tiempos de Jaime Serra Puche, quien acostumbraba decir que la mejor política industrial era no tener política industrial. Fue representante ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) entre 2001-2004.

Así que Pérez Motta es tan prolibre comercio y libre competencia como cualquiera en la administración del presidente Peña Nieto.

Por supuesto, esta condición no tiene que darle automáticamente la razón. Hay un elemento importantísimo a favor de Pemex, que se llama robo. La ordeña de ductos y robo de gasolina suceden con gran frecuencia aún con la distribución centralizada. Para que lo hicieran terceros, el control por parte de la paraestatal tendría que ser muy riguroso.

Otros dos elementos, una posible adulteración de los combustibles “en el camino” y el riesgo en materia de seguridad pública que implica trasladar combustibles en las calles y carreteras del país. Esperaríamos que la CFC haya calculado el costo de un buen par de seguros contra robo y daños, que tendría que tener perfectamente al corriente un transportista.

No son temas menores y podrían darle la razón final a Pemex. Sin embargo, argumentar que la distribución es parte de sus atribuciones constitucionales sólo deja ganas de quitarle más monopolios.

Sherwin Williams – Comex, Televisa – Iusacell, América Móvil, Grupo México, son algunos de los temas que Pérez Motta y esta versión de la CFC han tenido que enfrentar. A menudo solos, como algunas vez comentó a los medios, ante un respaldo muy escaso por parte del presidente Felipe Calderón.

Todo indica que seguirá en esta soledad hasta el final de su presidencia. Ocupación en el futuro no le faltará a este experto, con la experiencia que tiene en paneles de resolución de controversias y negociaciones comerciales. Sin embargo, tendrá que esperar hasta 2017 para ver si puede ir como candidato para la presidencia de la Organización Mundial de Comercio, si es que el recién elegido Roberto Azevédo (que le ganó a Herminio Blanco, su exjefe en Secofi), no opta por un segundo término.

Coméntame en Twitter en @JAMonjarasM o nos vemos en Editores de Negocios los jueves a las 19:00 por www.radiotv.mx

Otras entradas de Monjarás:

¿Qué hacemos con Pemex?

Insuficiente, la reforma del PRD

Halliburton, Weatherford: La historia de los pozos zombies

Pozos zombie, ¿tan solo un salto al shale gas?

¿Deben las Afore invertir en Pemex?

Relacionadas

Comentarios