'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

5 regiones vinícolas que no deben faltar en tu cava

Más allá de los vinos franceses e italianos, hay otros que proceden de regiones vinícolas no tan conocidas y que buscan ganarse un lugar en tu gusto. Conócelos.

23-08-2013, 1:27:01 PM
5 regiones vinícolas que no deben faltar en tu cava
César Albarrán / Twitter: @Viscount_Wombat

A menudo los entusiastas de los vinos que comienzan el largo y fascinante camino de armar una cava, son atacados por la confusión: ¿Qué tan caras deben ser las botellas? ¿Cómo elegir su origen? Son sólo un par de las diversas dudas que suelen enfrentar.

Por esta razón, la siguiente lista busca darte a conocer algunos vinos de rango medio de países cuya producción vinícola es destacada, aunque tal vez no tan conocida; lo que dio pie a no incluir a países como Francia, Italia, Argentina y Chile, cuya producción es muy generosa y de los que tal vez tengas más información.

El mundo del vino es amplio y complejo, por lo que sabemos que esta lista es limitada y para nada definitiva, pero que pretende ampliar el conocimiento sobre vinos y marcar el inicio de un ejercicio de retroalimentación con comentarios y recomendaciones de los lectores.

España, el tercero obligado

Es el tercer mayor productor de vino en el mundo, detrás de Francia e Italia, y se distingue por sus tintos, particularmente de las regiones de Rioja y Ribera del Duero, de los que fluyen botellas con sabores marcados que se llevan muy bien con la comida condimentada y con alto contenido graso.

En España se siembran 600 variedades de uva, pero la producción se enfoca solo en unas 20 variedades. Esta región también se distingue por los vinos espumosos conocidos como “cava”, el equivalente a la champaña francesa.

Tinto: La casa Carmelo Rodero de la región Ribera del Duero elabora vinos de manera tradicional. Te recomentamos el TSM 2006, que tiene 75% de uvas tempranillo, 10% cabernet sauvignon y 15% merlot. Es un buen inicio para conocer los vinos de la región.

En la nariz se perciben frutos negros y tintes de aceite balsámico. Al paladar es potente y da una sensación tostada. Tiene un buen cuerpo y se lleva bien con carnes.

Blanco: La región de Rioja también produce vinos blancos bastante aceptables. El Rioja Bordón Blanco, que se fabrica con 100% de uva viura en la región de Logroño, es un buen punto de entrada.

Es un vino joven que vale la pena guardar en la cava para saber cómo madura. Puedes comprar dos botellas y comparar su maduración. Tiene una nariz de frutas como la manzana y el melocotón, así como de cítricos. Se lleva bien con mariscos como los mejillones, y en un día de calor es ideal para acompañar a una buena paella.

Portugal, la especialidad de la casa

El vino portugués ha comenzado a ser valorado a últimas fechas. Además del tradicional vino verde –único en el mundo– y de los delicados oportos, produce tintos de altísima calidad y muy similares a los Ribera del Duero. De hecho, la variedad Douro proviene de viñedos localizados a la orilla del mismo río.

Tinto: El Curva Douro Reserva 2009 es producido por Cálem con las mismas uvas con las que se genera el oporto y no tiene nada que pedirle a sus contrapartes españolas. Es un vino curioso, pues a pesar de tener un buen cuerpo y sabor pungente, tiene un dejo dulce, similar al que depone un buen oporto de variedad rubí.  

Verde: El “vhino verde” es una especialidad de la región y resulta ideal para un día soleado. La casa Quinda da Avelada produce una buena botella para introducirte a esta variedad. Es una mezcla de 60% loureiro, 30% tajadura y 10% alvarinho. Al paladar tiene notas de frutas tropicales, así como de cítricos. Es un vino que sacia la sed y se lleva de lo mejor con pescados y mariscos.

Uruguay, la sorpresa latina

Cuando pensamos en vino generalmente no nos viene a la mente este país sudamericano. Sin embargo, Uruguay encontró la cepa perfecta: el Tannat.

Estos vinos son espesos y de estructuras complejas. Te recomendamos probarlo ya que haya respirado por un buen tiempo. Son ideales para un día de lluvia.

Tinto: El Juan Carrau Tannat de Reserva se produce en la región Las Violetas y está hecho con 100% de uvas Tannat. Tiene un color rubí y un aroma de higos y frutos rojos del bosque. Los sabores son bastante especiados: vainilla, cacao, café y hasta tabaco.

Se puede maridar con platillos como las carnes rojas asadas o pollo con salsas espesas. No te arrepentirás. Después de probarlo de seguro querrás probar otras botellas de Tannat y tener algunas en tu cava.

Estados Unidos, el orgullo californiano

¿Sabías que California produce el 89% del vino de EU? Aunque su producción está concentrada en un estado, el país es el cuarto mayor productor de esta bebida en el mundo.

En la región del norte de California, en el famosísimo Napa Valley, se producen vinos de complexión generosa.

Tinto: El Robert Mondavi Pinot Noir proviene de los viñedos Mondavi, que son todo un clásico de los vinos de Napa, debido a que producen un pinot noir delicado y fragrante.

Este vino tiene una nariz de cerezas maduras y vainilla; en el paladar los sabores se expanden y forman un abanico de frutos y flores, para después dar paso a un dejo ahumado. Te recomendamos la cosecha 2011, que puede reposar en tu cava por unos dos años.

Blanco espumoso: California también produce espumosos notables. El Gloria Ferrer Sonoma Brut está hecho con 92% de uvas pinot noir y 8% de chardonnay. Proviene de la región de Sonoma y tiene una nariz de fresas, cerezas y vainilla.

Al paladar salen a relucir los sabores cítricos. Su burbuja es de muy buena calidad, ya que permanece por un largo tiempo tras servir las copas. Se lleva bien con mariscos e incluso con platillos de cerdo con pocas especias.

Australia, con la variedad a su favor

La industria vinícola de este país ha tenido un resurgimiento en las últimas dos décadas. La extensa variedad de climas que bañan a este continente ayuda a la producción de diversas variedades de cepas. Destacan las zonas del Barossa Valley en South Australia y Hunter Valley en Nueva Gales del Sur, al norte de Sydney.

Australia se distingue por sus blancos y por los shiraz, que resultan más complejos que de costumbre.

Tinto: El Penfolds Shiraz Koonunga Hill se produce en el estado de South Australia. Es una mezcla con uvas tanto del Barossa Valley, como de las regiones de McLaren Vale, Padthaway y Coonawarra.

Tiene un sabor a ciruela y frutos rojos, con taninas maduras. Se recomienda guardarlo en la cava de dos a cuatro años tras la cosecha. Debido a su cuerpo lleva bien con pizzas, salchichas italianas y pastas con salsas espesas.

Blanco: No hay muchos vinos blancos australianos disponibles en México, pero el Greg Norman Chardonnay es una opción refrescante para un día caluroso. Viene de la región del Eden Valley, cerca de la ciudad de Adelaide en South Australia.

Tiene una tonalidad dorada y sabores de durazno, melón y cítricos. También tiene aromas a miel y caramelo. Es ideal para comida japonesa como salmón teriyaki y platillos con wasabi.

Para saber más:

5 herramientas básicas para un catador amateur

Liceaga, vinos dulces para paladares jóvenes

Selección de los mejores vinos orgánicos

5 consejos para comprar vino

¿Vinos con taparrosca? La tendencia ecológica con calidad

Relacionadas

Comentarios