'; Alto Nivel
HistoriasManagement

En los negocios: juega como hombre, gana como mujer

En un mundo donde las reglas se hicieron por hombres y para hombres, Gail Evans explica cómo entrar al mundo de los negocios y jugar con ventaja.

15-08-2013, 7:03:15 AM
En los negocios: juega como hombre, gana como mujer
Tatiana Gutiérrez

De acuerdo con el estudio “Presencia de mujeres en puestos directivos”, realizado por Grant Thornton International Business Report 2013, alrededor del 47% del mercado laboral a nivel mundial está ocupado por mujeres. Sin embargo, sólo 24% de los cargos directivos está ocupado por ellas. ¿A qué se debe este fenómeno? Para Gail Evans, la razón es que la mayoría de las mujeres nunca ha aprendido el juego de los negocios. 

Evans, una exitosa mujer de negocios, comenzó su carrera en el gobierno de Estados Unidos, con veinte años de experiencia llegó a ser vicepresidenta ejecutiva de la cadena de noticias CNN, puesto que dejo en 2001. Hoy, es miembro activo de varias instituciones de caridad en el país estadounidense, conferencista y escritora. 

Autora del libro “Juega como hombre, gana como mujer”, Evans explica cómo en un mundo de hombres la mujeres pueden llegar a ser exitosas y valoradas, solamente con una regla de oro: amar lo que hacemos.

“En nuestra sociedad, a las mujeres se les educa para sentirse cómodas con el papel de protectoras, a nosotras no se nos da permiso de querernos mientras hacemos lo demás, ni de amar lo que hacemos (…) En las últimas décadas hemos comenzado a aprender que podemos ser el centro de nuestra propia vida, y eso significa que también podemos comenzar a disfrutar de nuestro empleo, igual que ellos”.

En un mundo donde las reglas para el éxito las hicieron ellos, Evans nos trae ocho reglas básicas que permitirá a las mujeres encontrar el éxito en el mercado corporativo:

1. Haz una petición

Evans asegura que la única manera de obtener lo que se quiere es pidiéndolo, sin embargo, no estamos acostumbradas a hacerlo, la razón: el miedo a que digan NO. El rechazo es uno de los principales obstáculos en el mundo corporativo, sin embargo, mujer o no, se corre el mismo riesgo.

“¿Qué es lo peor que puede pasar si alguien te dice no? No es ninguna tragedia, sólo un contratiempo”, aclara la autora en su libro. La primera regla es creer que se puede con el puesto deseado, con la carrera soñada, con las tareas necesarias y hacerle creer a los demás que nosotras podemos. 

2. Di lo que piensas

¿Cuántas veces has estado en una junta dominada por el sexo masculino y te has guardado ideas y opiniones por miedo al qué dirán? Si no hablas, nadie sabrá que estás ahí, aunque la autora asegura que cada reunión tiene una dinámica distinta, una estrategia para hacerse escuchar es observar cómo actúan los demás, no quiere decir que imitar sea la solución, sino entender la dinámica de trabajo y tomar un papel dentro de ella. 

3. Hazte escuchar

Las mujeres tienden a hablar mucho para explicar poco. Cuando el director de la empresa te abre un espacio en la agenda para hablar de negocios, es porque sólo tiene 10 minutos para hacerlo. Evans recomienda preparar el reporte en cinco. Realiza tu presentación y habla en voz alta, con seguridad y autoridad. Cuida que tu voz sea firme y segura, esto te ayudará a imponerte y hacerte notar. 

4. Haz sonar tu propio claxon

¿Por qué él sí y yo no? La autora estudia la dinámica de los hombres y su relación laboral con los directivos. Ellos: Salen de la oficina, se presentan y mencionan su proyecto más reciente. Ellas: Confían en que el jefe sabe quién es porque su trabajo ha sido excelente, da por hecho que el desempeño es lo único que importa. ¡Gran error!

Recuerda que si no te das a notar, nadie sabe que existes. Evita ser una molestia y presentarte cada vez que puedas, ¡No! Analiza la situación y verifica que sea el momento adecuado, asegúrate que los peces gordos te conozcan, que sepan qué es lo que haces y cuáles son tus proyectos. 

5. No esperes hacer amigos

Fisiológicamente las mujeres son más sensibles que el sexo contrario, sin embargo, el mundo de los negocios está hecho para gente objetiva. Evita querer hacer amigos, ellos van a trabajar y a cumplir objetivos, la jugada es hacer lo mismo.

“Tu trabajo es tu trabajo y tu vida es tu vida. A veces las decisiones y los comentarios que tienen lógica en el trabajo no la tienen en ningún otro contexto. El objetivo de los negocios no es hacer amigos. Ése es sólo un subproducto”. 

6. Acepta la incertidumbre

¿Cómo actuar cuando nos delegan nuevas responsabilidades? Pensar que no podremos hacerlo se convierte en un gran obstáculo. Lo primero que tienes qué hacer es estar completamente segura de que eso y más, puedes lograrlo. Confía en tu capacidad y desempeño, evita preocuparte por pequeñeces, recuerda que ellos también se sienten igual, la única diferencia es que ellos sí creen que podrán. 

7. Siéntate a la mesa

Estás en una junta urgente de negocios convocada por el presidente de la empresa. Ellos: Se sientan en la mesa. Ellas: se sientan junto a la pared.  La diferencia entre ambos es la confianza en sí mismos. Asegúrate que la falta de confianza  en ti misma dañe tu carrera. Muchos asegurarían que el lugar no importa, la verdad es que sí. “No se trata de alardear, se trata de hacer sentir tu presencia (…) hay que mostrarse integralmente en el trabajo”. 

8. Ríe

Una de las estrategias primordiales para entrar en el mundo de los negocios – el cual está dominado por ellos-, es entenderlo. A sorpresa de muchas, a costumbre de otros, el humor es importante en cada una de las reuniones corporativas a las que se asiste, empéñate por entender sus comentarios y recuerda que en las juntas de negocios, no sólo se habla de negocios.

“Si continúas siendo la aguafiestas, la gente no se sentirá cómoda contigo. Lo único que tienes que hacer es sonreír de una forma agradable”. 

La autora afirma que estas reglas no buscan que las mujeres actúen como hombres, sino que comprendan su dinámica y formen parte de ella. Para Evans las reglas más importantes son: ser mujer y ser tú misma. 

¿Cuál es la dinámica entre hombres y mujeres dentro de tu organización? ¿Cuál es tu experiencia?

Para saber más: 

¿Le tienes miedo al éxito?

¿Postergas lo importante? Eres un procastinador y tienes solución

Siete formas de sabotear tu carrera profesional

Relacionadas

Comentarios