'; Alto Nivel
EmprendedorHistorias

Guía práctica de lo que debes saber antes de emprender

Emprender no es un reto sencillo ni mucho menos exento de riesgos, por ello es recomendable tomar en cuenta algunos puntos antes de iniciar esta aventura.

01-08-2013, 2:17:57 PM
Guía práctica de lo que debes saber antes de emprender
Erick Zúñiga / Twitter: @ErickZunigaLuna

Emprender no es un reto que deba tomarse a la ligera, ya que el entorno de quienes se aventuran a establecer un negocio está rodeado de fracasos y quiebras, y en menor medida de éxitos y lujos.

Si habías pensado que convertirte en tu propio jefe y tener un negocio al cual apostarle tu futuro es algo sencillo, la realidad es que no sucede así, de hecho, la gran mayoría de los emprendedores fracasan al menos en sus primeros dos o tres proyectos, sin olvidar la consabida cifra de que un gran porcentaje de las Pymes no superan los cinco años de vida.

Además, el emprendedor se enfrenta a un mundo que no está listo para él, en el que se crean leyes que toman en cuenta a todos menos a quienes ven en el emprendimiento una opción para mejorar su economía y calidad de vida; con cargas fiscales que son las principales causantes de quiebras en las Pymes.

Así, con este breve contexto de la realidad de emprendedores, durante su participación en Campus Party México, Agustín Mier y Terán, fundador de Emprende México e impulsor de decenas de empresas, compartió algunos puntos que cualquier persona debe tomar en cuenta antes de emprender algún negocio:

La estabilidad es un lujo

Para el emprendedor las altas, las bajas y las más bajas son una constante en su negocio y su bolsillo. En otras palabras, la estabilidad no es un beneficio permanente, por ello debes analizar si estás dispuesto a salir de la zona de seguridad que da un empleo fijo, o si quieres aventurarte en el campo de la inestabilidad.

Trabajar para alguien, como una multinacional, te da una seguridad económica y te quita libertad; emprender te da libertad, pero le quita esa tranquilidad a tu cartera. 

“Es un gran desafío profesional decidir si te pasas al área de la seguridad sin libertad o al de la libertad sin seguridad. ¿Cuál prefieres?”.

La delgada línea entre perseverancia y necedad

Es común que el emprendedor sea el primero en enamorarse de su producto/servicio, que le encante a tal grado su idea que a pesar de la imposibilidad de llevarla a cabo o el desfalco de su inversión se rehúse a abandonarla o replantearla.

Si bien la línea que separa a una idea de una genialidad es muy delgada, también lo es la que marca la diferencia entre ser perseverante y ser necio. Cuidado.

Consigue un mentor

Contrario a lo que se cree, lo primero que necesita un emprendedor no es el dinero, sino orden y objetivos, saber a dónde quiere llegar.

Y para lograrlo tener un mentor, un coach, es una pieza clave, ya que será esta persona quien lo saque de su zona de confort e incluso lo haga dudar de su propia idea, diciéndole lo que el resto de su entorno no se atreve. Pero que al mismo tiempo será una guía en el proceso.

¿Qué vale más?

Recuerda que la idea, por sí misma, no vale nada, ni un quinto, lo que importa es la implementación, la ejecución de esa idea, eso es lo que se compra. 

Y es común que el creador de una idea sea el peor para ejecutarla, por lo tanto debes convertirte en EL EXPERTO de tu producto/servicio, además de que debes aprender los temas que no dominas, aun cuando cuentes con un profesional (abogado, contador, administrador, etc.) que te subsidie esos conocimientos.

Recuerda, la variable más importante del emprendimiento es precisamente el emprendedor: “No es lo mismo tener ideas de 7 con emprendedores de 10, y emprendedores de 7 con ideas de 10”.

Estructura tu idea

El tener claro tu modelo de negocio puede ayudar mucho a tu proyecto, incluso desde este punto puedes darte cuenta si realmente va a ser una idea redituable o no.

Puedes recurrir al esquema de Canvas y estructurar en 9 pasos tu idea (segmentación de clientes, propuesta de valor, canales, relación con clientes, fuentes de ingreso, recursos clave, actividades clave, sociedades clave y estructuración de costos). 

Decisiones, decisiones y más decisiones

Ser emprendedor implica estar inmerso en un constante flujo de decisiones, y cada una de ellas es importante, por ello es recomendable que analices las probabilidades y definas tus respuestas para cada caso. 

Algunas de las preguntas que podrías encontrarte en tu camino emprendedor:

a. ¿Cuál es tu meta? Déjate en claro si lo que quieres es formar una empresa para llevarla por los diferentes niveles –y que nivel pretendes, mediano, grande o trasnacional–; o si bien deseas crear un negocio que pueda ser vendido y seguir creando empresas. Defínelo.

b. ¿Estarías dispuesto a despedir a tu mamá o a tu hermano? Involucrar a familiares o amistades en los negocios podría orillarte a interrogantes de este tipo, por lo tanto debes tener en cuenta si desea involucrarlos y sobre todo si estás decidido a realizar las acciones necesarias si se convierten en un obstáculo para tu negocio.

c. ¿Lo único que buscas es dinero? Hay quienes dicen que las empresas son frías y se crean para ganar dinero, no para hacer amigos; y por el otro lado hay quienes creen que uno de sus objetivos es mejorar la vida de sus trabajadores. Será tu decisión si decides o no equilibrar el negocio con la felicidad de tu personal.

¿Estás planeando o ya comenzaste algún emprendimiento? ¿Qué otras recomendaciones harías a quienes piensan en iniciar un proyecto emprendedor?

Para saber más:

Mete el acelerador a tu negocio con Endeavor

Dirige tu carrera profesional con ayuda de un mentor

Business kids, los futuros emprendedores de México

Tecnología básica que toda Pyme debe tener

5 puntos para levantarle el pulso a tu Pyme

Relacionadas

Comentarios