'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Al menos 78 muertos en accidente de tren en España

El tren Alvia de ocho vagones, que hacía el trayecto Madrid-Ferrol, viajaba con 218 pasajeros y 29 miembros de la tripulación de la compañía Renfe.

25-07-2013, 8:40:10 AM
Al menos 78 muertos en accidente de tren en España
Reuters

Al menos 78 personas fallecieron el
miércoles al descarrilar un tren cerca de Santiago de Compostela, en el
noroeste de España, en uno de los peores desastres ferroviarios de
Europa
que causó también más de un centenar de heridos.



En el lugar del accidente en la localidad de Angrois, los
operarios seguían trabajando a destajo en una mañana fría y gris para
recuperar los últimos vagones que aún permanecían en el lugar del
siniestro, convertidos en un amasijo de hierros.


Dos enormes grúas sacaron a primera hora dos vagones para ser
inspeccionados por la Policía judicial, después de que los efectivos de
seguridad retiraran asientos y planchas de madera y metal de su
interior.

Sobre las vías aún podían verse mantas y efectos personales de los viajeros.

“El dato de 78 muertos está confirmado, lo cierto es que las
tareas de rescate continúan todavía, quedan dos vagones por mover y
crucemos los dedos para que el número de víctimas no aumente y los
heridos que son muchos y están siendo atendidos en hospitales de Galicia
mejoren”, dijo Alfonso Rueda, vicepresidente de la Junta de Galicia, a
la Cadena SER.

Una portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Galicia había
dicho a Reuters previamente que cuatro de las víctimas habían fallecido
en el hospital.

El tren Alvia de ocho vagones, que hacía el trayecto
Madrid-Ferrol, se salió de las vías a las 20.41 hora local del miércoles
por causas desconocidas a unos 10 kilómetros de la capital de la
región. En el interior del tren, que iba a gran velocidad, viajaban 218
pasajeros y 29 miembros de la tripulación de la compañía ferroviaria
estatal Renfe.

Los primeros indicios apuntan a que la tragedia, que ocurrió la
víspera de las celebraciones del día grande de Santiago de Compostela y
es la primera en la historia de la alta velocidad española, se debió a
un exceso de velocidad. 

La capital gallega, destino de peregrinos de todo el mundo que
recorren el tradicional Camino de Santiago, suspendió las celebraciones
por la festividad de su patrono, incluida la tradicional misa en su
catedral de origen románico.

“El 24 de julio ya no será la víspera de una jornada de
celebración, sino la conmemoración de nuestros días más tristes”, dijo
el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en una comparecencia
institucional.

Feijóo elogió a los ciudadanos que se lanzaron a las vías del
tren para socorrer a los heridos, usando piedras para romper las
ventanas de los vagones.

El presidente del Gobierno Español, Mariano Rajoy, oriundo de
Santiago de Compostela, y la ministra de Fomento, Ana Pastor, visitaron
el jueves el lugar del siniestro, y después acudieron a los hospitales
donde están ingresados los heridos.

Las principales instituciones del Estado realizaron un minuto
de silencio a mediodía, mientras que la Casa Real anuló toda su agenda
de actividades para el jueves. Galicia declaró siete días de luto en su
comunidad.

Testigos y supervivientes del accidente contaron que escucharon
un gran ruido, antes de que varios vagones quedaran agolpados sobre la
vía, desde donde se elevó una enorme columna de humo.

“Oímos un ruido grandísimo y salimos hacia abajo. Ayudé a sacar
heridos y algún cadáver. Me metí en los vagones pero lo que vi es mejor
no contarlo”, dijo a Reuters el jueves Ricardo Martínez, de 47 años, un
panadero que acudió a ayudar tras el siniestro.

“Estuvimos toda la noche aquí trabajando. Vimos mucha masacre,
gente, niños (…) Los vecinos respondieron muy bien, fueron los
primeros en llegar y sacaron gente como pudieron”, sostuvo Francisco
Fernández, un voluntario de Protección Civil de 38 años.

Tanto Renfe como la estatal Adif, que está a cargo de las vías,
han abierto una investigación sobre la causa del descarrilamiento,
aparte de la pesquisa judicial en marcha.

“Se está llevando a cabo la investigación judicial lógicamente y
la comisión de investigación de accidentes ferroviarios está trabajando
desde el primer momento también en esclarecer qué es lo que ocurrió
para que se haya producido esta catástrofe”, dijo a Radio 5 la ministra
de Fomento, que agregó que la caja negra estaba siendo examinada por los
técnicos.

Una fuente oficial apuntó al exceso de velocidad como posible
causante del accidente, descartando que fuera debido al trazado cerrado
de la curva en la que el tren descarriló.

El secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, y
el alcalde de Santiago de Compostela, Ángel Currás, apuntaron en la
misma línea.

“La tragedia de anoche en Santiago de Compostela parece estar
asociada con una infracción de la velocidad, pero tenemos que estar
pendientes de la investigación”, dijo Catalá en declaraciones a la
Cadena SER.

El alcalde de la ciudad confirmó que se trata de una curva difícil en la que es habitual que los trenes reduzcan su velocidad.

“Lo que sí parece es que la velocidad del tren posiblemente no era la adecuada”, dijo en declaraciones a la SER.

El secretario general del sindicato de maquinistas de Renfe,
Juan Jesús García Fraile, contó a la emisora que el conductor del tren
estaba actualmente sedado y que esperaban hablar con él a lo largo de la
mañana.

Adif dijo a Reuters que este tipo de líneas tienen requisitos
muy altos de seguridad, y que no se ha recortado el presupuesto
destinado a su mantenimiento, que hace dos años era de al menos 100
millones anuales y ahora será un poco superior puesto que la red es más
amplia. 

La red española del AVE, con 3.100 kilómetros, es la segunda más extensa del mundo detrás de la china.

MUESTRAS DE SOLIDARIDAD

Mientras, los hospitales y clínicas de la ciudad estaban
abrumadas por la cantidad de personas que acudieron a donar sangre y los
hoteles dispusieron habitaciones gratuitas para los familiares. Madrid
envió personal médico y científicos forenses a la región en vuelos
especiales.

“Ha sido la imagen positiva de esta grandísima tragedia que ha
sufrido Galicia, ver cómo la gente se acercaba a cientos, a miles, al
centro de transfusión”, dijo Antonio Carcedo, director de los centros de
transfusiones de Galicia, en declaraciones a Radio 5.

Carcedo agregó que los locales de Santiago de Compostela y La Coruña continuarán abiertos hasta la noche.

El desastre ocurrió mientras España lucha por salir de una
prolongada recesión marcada por una campaña de austeridad impulsada por
el Gobierno para ordenar sus finanzas.

Los bomberos suspendieron una huelga para ayudar a los
afectados por el desastre, mientras que los integrantes del personal
médico, muchos de ellos con sueldos reducidos debido a recortes al
gasto, trabajaron horas extra para atender a los heridos.

El elevado número de fallecidos también sitúa al accidente como uno de los peores de la historia reciente de Europa.

En el 2006, 41 personas fallecieron en España cuando un tren
subterráneo descarrilló poco antes de entrar a una estación en Valencia.



 

 

Relacionadas

Comentarios