'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

El bebé real reaviva la economía inglesa

No solo la empresa privada ha comercializado con el nacimiento del bebé real, incluso sus abuelos han logrado capitalizar la llegada del futuro infante inglés.

23-07-2013, 9:45:06 AM
El bebé real reaviva la economía inglesa
Altonivel, con información de agencias

Para algunas personas decir que un bebé cambia todo es un cliché, sin embargo, esto no es acertado en el caso del primogénito del príncipe Guillermo y la duquesa Kate, ya que ha venido a darle un giro a la suerte de la familia real y de paso a la de Inglaterra.

Si bien la imagen pública de la familia encabezada por la reina Isabel II mejoró con la llegada de Kate Middleton y su posterior boda con el segundo heredero al trono, el nacimiento del bebé es el bálsamo esperado por la realeza para superar la desconfianza que en las últimas fechas caracterizaba a los ciudadanos ingleses tras una serie de escándalos.

El primogénito de los duques de Cambridge fue capaz de mover masas y obtener la cobertura mediática a la que solo los famosos aspiran, con decenas de periodistas en guardia y miles de personas agazapadas al exterior del hospital de St. Mary’s para velar por su nacimiento y bienestar.

Mientras tanto sus abuelos y bisabuelos no han cambiado su rutina diaria, y recurriendo a la famosa flema inglesa han cumplido con sus compromisos y ya expresaron su felicidad por la llegada del nuevo miembro de la familia real.

Pero la realeza inglesa no es la única beneficiada con el nacimiento del nombrado royal baby, ya que la economía y los negocios de este país también han capitalizado la buena nueva y sus congratulaciones están fundamentadas en un bolsillo lleno.

No es secreto que gran parte de las casas de apuestas del Reino Unido hicieron de este nacimiento un negocio muy rentable, en el cual se estima que se invirtieron 2.1 millones de dólares en envites sobre el nacimiento, según las propias apostadoras; una cifra que solo se lograba en partidos de futbol -otro de las grandes pasiones de los ingleses-.

Incluso, los momentos siguientes al ingreso de Kate al hospital para las labores de parto, saturó de trabajo a los corredores de apuestas. Tan solo la firma Ladbrokes recibió 50,000 apuestas que iban desde los miles hasta una sola libra. Y es que los ingleses quieren participar aunque sea con pequeñas sumas en la elección del nombre del futuro infante.

Tras el nacimiento del bebé, la principal atracción es la selección del nombre que portará el nuevo miembro real, que bien puede constituirse por tres o cuatro nombres -como el de la mayoría de la realeza-. Por lo general es una combinación que rinde homenaje a los monarcas anteriores o a familiares.

Hasta el momento, los principales -según las apuestas- son George y James. Sin embargo aún no se sabe con certeza cuándo se conocerá el nombre del bebé real, lo cual podría tomar un tiempo antes de que se dé a conocer al público; por ejemplo, cuando Guillermo nació, la princesa Diana y el palacio esperaron una semana para dar el anuncio.

Pero eso no es todo, de acuerdo con reportes periodísticos, los cálculos de varias consultoras arrojan un total de 420 mdd en merchandising y negocios relacionados con el heredero.

Sin embargo, la Iniciativa Privada no es la única que ha lucrado con el nacimiento real, sino también la misma Casa Real, que incluso tiene bolsas para vomitar oficiales con el logo del bebé.

Y los abuelos del bebé no son la excepción: el príncipe Carlos, abuelo paterno, lanzó zapatitos hechos a mano y sombreritos comercializados a través de su “marca” Highgrove; mientras que los abuelos maternos, los Middleton, anunciaron que su compañía especializada en productos para fiestas infantiles, Party Pieces, lanzará varias promociones temáticas alrededor de su nieto.

Se prevé que este efecto se incremente, para muestra: el rumor de que Kate compró un carrito azul de la marca Bugaboo ha disparado un 13% las ventas de esa marca.

Además, se espera que este nacimiento sea incluso mejor -en términos de la economía inglesa- que la boda de Guillermo y Kate en abril de 2011, cuando las nupcias reales empujó en 7% el gasto de los británicos, según cálculos de la consultora KPMG.

De inicio, el bebé real conseguirá que los ingleses gasten alrededor de 108 mdd en champán y vinos espumosos para brindar por su nacimiento; y que británicos y turistas compren souvenirs del royal baby por aproximadamente 96 mdd, según el Centro para la Investigación de Venta al Por Menor.

Por lo pronto, el aura de “bebé de negocios” del nuevo miembro real no está en duda.

Para saber más:

Nace el primer hijo de Kate y Guillermo de Inglaterra

Francia prohíbe difundir las fotos de la Familia Real

Relacionadas

Comentarios