HistoriasManagement

Técnicas de respiración para combatir el síndrome postvacacional

El enojo y la ansiedad son los principales comportamientos al regreso de un largo descanso. Aprende a controlarlos con técnicas de relajación y meditación.

22-07-2013, 7:40:23 AM
Técnicas de respiración para combatir el síndrome postvacacional
Tatiana Gutiérrez

Cuando las vacaciones llegan a su fin el cuerpo y la mente se resisten a retomar la actividad normal, especialmente la laboral. Los pendientes laborales, las juntas de actualización, retomar el contacto con los superiores y la evaluación de tu ausencia, son factores que propician estados de estrés y enojo que perjudican tu dinámica laboral y personal, causando un desequilibrio físico y mental; a esto los expertos le llaman: síndrome postvacacional

De acuerdo con estudios realizados en España, alrededor del 40% de los trabajadores presentan esta alteración después de sus periodos vacacionales y sufren depresión, irritabilidad, tristeza, apatía laboral, ansiedad, insomnio, taquicardias, problemas estomacales, dolores musculares, nauseas y tensión. 

En México la situación es similar. De acuerdo con Rocío Galicia, psicóloga y especialista del Centro Mexicano de Psicología Integrativa (Cemepi), seis de cada diez trabajadores presentan este problema. 

¿Cómo controlar el síndrome postvacacional?

Especialistas y expertos aseguran que hay dos formas para controlar estas sensaciones dentro del ambiente laboral: la respiración y la meditación. “La respiración es un ejercicio que nos permite, de manera física, llevar oxigeno al cerebro de manera adecuada, provocando que las funciones y las acciones se realicen mejor y bajo un estado más consciente y tranquilo”, comenta la especialista. 

Por su parte, la meditación, la cual busca un equilibrio entre nuestro estado físico y mental, generará estados de salud mentales positivos, generando mayor efectividad y funcionalidad en los procesos y tareas dentro de la organización. Si estoy no es lo tuyo, hay algunos ejercicios recomendados por Cemepi, que podrían ayudarte a combatir este problema. 

Técnicas para relajar tu mente

Paso 1. Controla tu postura. 

La meditación debe realizarse en una postura que te represente comodidad y tranquilidad. Los expertos recomiendan estar sentados sobre un almohadón o silla. En el caso laboral, puedes realizarlo en tu silla o en alguna sala de juntas que esté desocupada, la meditación no necesita una duración prolongada mientras se realice efectivamente. Colócate con la columna erguida, es esencial para lograr una meditación adecuada. 

Paso 2. Respira y despeja tu mente. 

Cierra los ojos y enfoca tu atención en la respiración, a su vez es importante que empieces a pensar en las ideas que rondan tu cabeza. Pero ¡Ojo! No pienses en resolverlas, sólo tómalas y acomódalas. 

De forma paralela, lleva la atención al ambiente que te rodea, abriéndote a los estímulos que te rodean, siéntelos, escúchalos pero no los selecciones o etiquetes. Siente cómo respiras, analiza los sonidos y las sensaciones. 

Paso 3. Crea un estado de tranquilidad. 

El objetivo es tranquilizar tus emociones sin evitar tus responsabilidades. Una vez que hayas puesto en balance tus emociones y tus pendientes, abre los ojos lentamente sin dejar de respirar de manera profunda. 

Cuida que las sensaciones de estrés y enojo desaparezcan de tu estado actual, hazte consciente de que tienes pendientes por realizar, sin embargo, convéncete que los realizarás de manera tranquila y en un estado de relajación. 

Una vez que te sientas preparado, levántate, respira y vuelve a tu objeto de trabajo. 

Ejercicios de respiración

Paso 1. Encuentra una posición adecuada. 

Sabemos que encontrar un espacio en el que puedas realizar algunos ejercicios puede ser difícil. En caso de que te encuentres en un espacio reducido y con mucha gente, ve a una sala de juntas o a un lugar donde esté solo y te permita realizar los ejercicios sin alguna distracción o incomodidad. Si tienes tu lugar particular ¡aprovéchalo! Cierra la puerta y dile a tu secretaria que no te interrumpan. 

Paso 2. Controla tu respiración. 

Existe un sinnúmero de canciones que ayudan a la relajación y al control de la respiración. Encuentra una adecuada para el momento y comienza a escucharla. Estas canciones suelen estar hechas específicamente para ello, lo cual buscan tener un control de la respiración a través de los ritmos y cambios de la melodía. Sigue su estructura y adecúa tu respiración a la música. 

Paso 3. No dejes de respirar. 

Una vez que te hayas adecuado, respira de manera profunda tres veces. Siente cómo tu energía se va de la cabeza a la punta de tus pies, pasando por cada parte de tu cuerpo, relaja tu cuerpo y piensa en la respiración periódica y la música. 

Paso 4. Enfoca tu energía. 

Sin dejar de respirar al ritmo de la música, imagina una luz en el centro de tu mente, comienza a avanzar hacia ella sintiendo tu cuerpo relajado y sin ninguna pesadez. Hazlo por algunos minutos, deja que tu mente se despeje. 

Paso 5. Reincorpórate lentamente. 

De manera lenta, recupera tu respiración. Respira profundamente, mueve tus extremidades lento. Abre los ojos, levántate del asiento, estírate y respira profundamente tres veces. 

Practícalo cada vez que te sientas estresada o enojada, te ayudará a tranquilizar tus emociones y ayudará a encontrar soluciones. 

¿Conoces otros ejercicios que pueden ayudar a hacer tu regreso a la oficina más placentero?

Para saber más: 

Cinco tendencias orientales para combatir el estrés

4 pasos para aplicar el budismo en la oficina

10 formas de combatir la depresión sin medicinas

Relacionadas

Comentarios