HistoriasMicrositio

Lo que nunca aceptará el PRD y el fin al Pacto por México

La propuesta panista de reforma energética marca un terreno que la izquierda nunca querrá pisar, ni siquiera negociar. ¿Cuáles serán las implicaciones?

22-07-2013, 12:57:20 AM
Lo que nunca aceptará el PRD y el fin al Pacto por México
*Jorge Monjarás, editor de Valor Corporativo

De nuevo el petróleo. Uno quisiera especular sobre las posibilidades que tiene Sherwin Williams de llegar a un arreglo con la Comisión Federal de Competencia. Quizá si se desprenden de las pinturas color rojo y verde y se las dejan otros fabricantes les aprueben la compra de Comex (es broma). Es un hecho que el asunto se complica con la red de distribución de 3,000 unidades, no sólo con la capacidad de producción. El que la propia Cofeco no haya dado una salida a la operación no es alentador. Acaso sería mejor que los Achar buscaran a un nuevo comprador.

Sin embargo, el pronunciamiento del PAN, el pasado jueves, y la respuesta inmediata del PRD hicieron del petróleo el tema de este lunes. Nuevamente. Como hemos dicho en este espacio, el pronunciamiento de Gustavo Madero sólo está adelantando el fin del Pacto por México. No parece haber acuerdo posible con la izquierda en esta materia, ni en la fiscal. No lo habrá.

Además hay que ver los demás destinatarios del mensaje de Madero. Esta propuesta, basada en la apertura a la inversión nacional y extranjera de todo el sector de petróleo, gas y fuentes “no convencionales” (gas shale), en primera, pretende marcar el extremo “derecho” de la reforma. Éste sigue estando bastante al centro, por cierto, pues no contempla ni la privatización de Pemex ni el cambio en la propiedad de los hidrocarburos.

En segunda, Madero mandó esta propuesta también para sus contrapartes internas, los senadores “rebeldes” de su partido, que tenían toda la intención de lanzar su propia reforma. El líder del partido se les adelantó, y además puso su precio: una reforma política y electoral, sobre todo aquella que asegure una competencia más justa en los estados. Se llevó todo el efecto para su cancha.

En tercera, la propuesta también provocó que el PRD pintara su raya, en definitiva. Ni los “chuchos”, ni los ebrardistas, que se asumen como los moderados, se acercarán a este extremo: para la izquierda cualquier apertura a capitales nacionales o extranjeros está completamente fuera de sus límites y no parece haber espacio para la negociación.

Este adelanto a los tiempos, en resumen, parece ser para la conveniencia del PAN Maderista, ante todo. Al PAN Calderonista no le quedaría otra más que hacer una propuesta aún más extrema o quedarse callado, lo cual implicaría que perdió el momento.

En medio de todo, y lo que nos preocupa en el espacio de la economía, está el hecho de que pueda darse una manera de reforzar energéticamente al país. Acaso el gobierno debiera tomarle la palabra al PRD y realizar un referéndum, pero con mucha mejor información que la que se ofrece actualmente. Como hemos dicho, la propuesta de la izquierda es insuficiente, no sirve para detonar las inversiones que se requieren para evitar la caída en la producción petrolera y el déficit en gas y gasolinas. Es más, oculta el hecho de que dejarle más dinero a Pemex para explorar abriría un boquete en las finanzas públicas del país, mismo que no querrían tapar con más impuestos.

El escenario también podría ser aprovechado por el PRI para construir alguna especie de consenso en medio de los dos extremos. Ello siempre y cuando esta discusión se pueda patear hasta septiembre o más allá. Porque, es un hecho, no parece haber mucho espacio en este medio; el rompimiento llegará, tarde o temprano y la clase política parece estarse apresurando a tomar partido. Al gobierno le conviene, de todas, hacer tiempo y dejar pasar una reforma política y otros cambios más, así como buscar dar más espacio a buenos resultados, para entrarle al tema energético.

*Si tienes algo qué comentarme puedes seguirme en Twitter @JAMonjarasM o seguirme en mi blog Expresocortado.blogspot.com

Relacionadas

Comentarios