HistoriasMicrositio

¿Más sabe el jefe por viejo que por jefe?

La convivencia entre directivos jóvenes y colaboradores de larga trayectoria está cambiando los paradigmas. Migra a tu empresa al nuevo estilo.

17-07-2013, 8:40:14 AM
¿Más sabe el jefe por viejo que por jefe?
Roberto Esparza, Director General de IQubadora y autor de Empleología

La.
diversidad de generaciones
que conviven en una misma empresa y el uso de
tecnologías de información y dispositivos móviles, han convertido la búsqueda
por el .talento en una actividad cada vez más compleja y estratégica. Las empresas viven hoy un ambiente expansivo multigeneracional ¿cómo migrar a este nuevo estilo de operación sin morir en el intento?

Cada
vez es más común encontrar empresas en las que sus colaboradores no rebasan los
35 años o bien, sus directivos aún están en sus 20’s. Actualmente, las empresas
más exitosas pueden estar operando desde un garaje o estar completamente
basadas en un teléfono inteligente. Sus directores generales pueden estar
cursando la secundaria, como el caso de .Nick D’Aloisio, fundador de
Summly,  quien con tan sólo 17 años ya
había recaudado 1.5 de dólares antes de ser adquirida por. Yahoo!

Antes las estructuras corporativas
eran muy definidas y estables. Las personas con mayor experiencia en la empresa
ocupaban los puestos más altos y los colaboradores más jóvenes e inexpertos
debían esperar su turno por lo menos 5 o 10 años después de hacer una carrera
que los hiciera merecedores de los cargos directivos. En última instancia el binomio que unía
la lealtad con la seguridad se ha sustituido por el que une la confianza con la
motivación
.

Por muy fascinantes que nos parezcan
estos cambios en los paradigmas empresariales, no podemos dejar atrás la
importancia de la experiencia y la .trayectoria de los líderes adultos,
poseedores de una madurez que resulta muy redituable para el crecimiento de la
empresa y la estabilidad que le generan a la organización.

No hay una regla para especificar la
edad que debe de tener una persona para ocupar un cargo directivo. Existen otros
factores alrededor del líder ideal. El reto está en preparar a toda la empresa
para migrar a un nuevo estilo directivo y no morir en el intento.

Ambientes multigeneraciones

Para lograr un equilibrio entre las generaciones que conviven en una empresa y obtener el mejor desempeño de cada una se debe generar un ambiente propicio con las siguiente recomendaciones.

Mantén un
estado Egoless

Lo primero que hay que hacer es
aceptar que no soy el único que conoce la empresa a profundidad y estar
consciente de que cada colaborador es una pieza fundamental para su crecimiento.
Todos tenemos algo que aprender de los demás, independientemente de la edad, potencial
o logros que tenga.

El ego es uno de los principales
obstáculos dentro de la empresa. Se podría decir que es el mal más corrosivo
que puede padecer un director y la gente que le reporta.

Si las personas maduras se enfocan en
la creencia de que ningún “chamaquito” les puede decir qué hacer, ni enseñar
nada; y por su parte, los jóvenes sostienen que su jefe es un “fósil” sin
creatividad e innovación, es muy factible que se genere un ambiente infértil,
en donde los juicios y prejuicios sobran y no hay una auténtica apertura a la
escucha de los demás y a la generación de sinergia y trabajo de equipo.

No todo es
la edad

Podemos elegir vivir auto engañados y mantener
nuestros juicios respecto a la edad de las personas o bien, podemos centrarnos
en atributos más importantes. El entorno empresarial actual ha cambiado y la
edad ya no debe de ser un criterio tan relevante. Antes bien, debemos
centrarnos en las competencias, aptitudes, actitudes, habilidades y en la
alineación que tiene el líder con las necesidades, retos y objetivos del puesto.
No es un tema de años sino de resultados. 

El desarrollo de la inteligencia
emocional para manejar un cargo directivo es indispensable. Recuerda que se
recluta por aptitudes pero se despide por actitudes.

Todos deben tener plan de vida y carrera

Una de las claves para evitar que se
genere un ambiente hostil y sentimientos de frustración y descontento hacia los
líderes de la empresa, es desarrollar un plan de vida y carrera para cada
miembro de la organización, de manera que cada quien tenga bien definido su
estado actual, así como el rumbo que seguirá. De esta manera, lograrán
concentrarse en ellos mismos, en su aquí y ahora, en vez de estar más pendiente
de lo que los demás tienen o hacen.

Aplica la Interoperabilidad

Independientemente de la edad, es
importante que el futuro líder o jefe haya pasado y conozca las diversas partes
de la organización. Si se ha mantenido en la misma industria, sector y/o
departamento es muy probable que esté encasillado en sus temas y requiera de una
visión más amplia y holística para ser el director general o uno de los
directivos de la empresa.

Compensación
equitativa y la medida

Cada persona es distinta, tiene
motivaciones particulares. Es necesario personalizar algunos de los incentivos
ya que no será lo mismo lo que mueve a un joven de la generación. Millennials que
a un hombre de la “Generación X” o un “Baby Boomer”. Recursos humanos debe fungir
como un consultor estratégico dentro de la empresa, a través de planes de acuerdo
a las necesidades de los colaboradores.

También es básico tener claridad en
los tabuladores de sueldos y en los niveles de responsabilidad y funciones que
les corresponde de acuerdo al tabulador, de manera que no se genere un
sentimiento de favoritismos, injusticia o desigualdad.

Claridad
en el “core” del negocio

Es necesario analizar cuál es el
estilo de la empresa, si su core es innovador y creativo, basado en tecnología
y/o movilidad, o bien, si se trata de una empresa tradicional y con procesos
muy establecidos y funcionales. También hay departamentos dentro de una misma
empresa con objetivos completamente distintos en los que cabe tener directivos
de distintas edades.

Lo primero que debemos entender para
lograr una convivencia efectiva entre diversas generaciones y lograr la
aceptación de líderes jóvenes es que no se trata de una guerra por demostrar
quién es mejor, se trata de lograr una dinámica de interacción lo
suficientemente sana y abierta para entender lo que cada parte tiene que
aportar y capitalizarlo al máximo.

Para saber más:

.¿Buscas trabajo o empleo? Conviértete en empleólogo

.Lo que no hizo Albert Einstein para conseguir empleo

.Lo que empresas y candidatos deben saber antes de dar el “sí”

.Cómo aterrizar un plan de interoperabilidad en tu empresa

Relacionadas

Comentarios