'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

¿Tu hijo es ‘chaparrito’? ¡Cuidado! puede sufrir de talla baja

¿Tu hijo es el primero en la fila? ¿Su estatura es menor a la de sus compañeros de clase? Descubre si tiene alguna déficit con la hormana de crecimiento.

16-07-2013, 1:42:59 PM
¿Tu hijo es ‘chaparrito’? ¡Cuidado! puede sufrir de talla baja
Xóchitl Austria/ Twitter: @xochitlaus

Todos los padres añoran que sus hijos crezcan sanos, fuertes
y… altos. Cuando se acerca la edad de la pubertad consultan al pediatra para
averiguar cuál debe ser su altura ideal para su edad. ¿Por qué es el más bajo
entre sus compañeros de escuela?, se preguntan; y en ocasiones es demasiado tarde para replantearse la alternativa de lograr que ganen algunos centímetros de más.

En México existe la creencia de que somos “chaparritos”
y se pasa por alto la posibilidad de que hay un problema de hormona de
crecimiento. La deficiencia en la hormona de crecimiento provoca una baja
estatura, una maduración tardía e incapacidad para desarrollar huesos fuertes. El impacto social y económico para los futuros adultos puede ser crucial, por eso es importante tener un diagnóstico oportuno.

Un estudio publicado en la revista The Economic Record revela que los individuos más altos suelen
ganar más dinero que sus compañeros de menor estatura, la investigación
realizada en Australia muestra que tener cinco centímetros más por encima de la
media (1,79 m) implica ganar 950 dólares más al año.

Sin embargo, esta premisa es cuestionable. El mejor futbolista del mundo, Lionel Messi,  tenía 11 años de edad, medía 1,32 m y pesaba
30 kilos, una edad ósea correspondiente a un niño de 10 años; su fichaje al
Barcelona, le permitió el acceso a un tratamiento de Horma de Crecimiento que
le ayudó a alcanzar los 1, 69 m de altura. Tampoco es muy alto y gracias a su
talento, hoy gana millones de dólares.

Es decir, la estatura no es un impedimento para lograr los objetivos de vida, pero sí es un factor de preocupación en la edad adulta. De acuerdo con el psicólogo chileno, Renato Donoso, la altura, después de  la obesidad, es el tema que más le preocupa a los hombres ya que se relaciona con el acercamiento al sexo opuesto, sobre todo, y en el fondo es un tema de autoestima y seguridad.

¿Cómo detectarlo?

El crecimiento y  la
maduración de los niños depende de condiciones genéticas y factores hereditarios.
Los pediatras se valen de diferentes herramientas para seguir el crecimiento de
los niños, entre ellos las gráficas de crecimiento conocidas también como “percentiles”
que muestran si los niños llevan un crecimiento normal por encima del percentil
3-10 o si sufren un estancamiento; los estudios de la edad ósea (que permite
saber si sus huesos se están desarrollando conforme a su edad) y el cálculo de
la Talla Blanco Familiar (talla esperable) con la siguiente fórmula:

Talla esperable =  Talla
paterna + talla materna (+ -) 13/2

En el caso de los niños se suman 13 y en las niñas se resta
13. El resultado tiene un margen de error de entre 5 y 7 centímetros. Las
predicciones pueden verse afectadas por defectos de alimentación, enfermedades
crónicas y defectos hormonales que alteran la predicción.

Si el niño tiene una talla por debajo del percentil 3 desde
el nacimiento, o en algún momento sufre una disminución en su velocidad de
crecimiento mantenida al menos 6-12 meses, el pediatra debe plantearse iniciar
un estudio.

Los dos tipos más frecuentes de talla baja son: talla baja
genética y el retraso constitucional del crecimiento, que no necesitan
tratamiento; pero existen niños que tienen una deficiencia en la hormona de
crecimiento y puede ser congénita o adquirida o padecen algún otro síndrome
como Turner o Prader-Willi.

El doctor Carlos Antillón, miembro de la Sociedad Mexicana
de Endrocrinología Pediátrica (SMEP), asegura que una detección oportuna de la
baja talla da como resultado mayores probabilidades de que el niño alcance su desarrollo
ideal, ya que el crecimiento se suele detener en la adolescencia tardía, cuando
está cerrando el cartílago de crecimiento.

Hormona del
Crecimiento

En 2003, las autoridades sanitarias de EU aprobaron el uso
de hormona de crecimiento para la llamada talla baja idiopática, es decir,
cuando el niño tiene una estatura inferior al percentil 3, que quiere decir que
de 100 pequeños de su misma edad, 97 son más altos que él y solo tres más bajos.

La hormona de crecimiento puede usarse bajo las siguientes
razones:

-Disfunción hipotalámica

-Insuficiencia renal crónica

Panhipopituitarismo
(Deficiencia en hormonas secretadas por la hipófisis)

-Talla baja
idiopática

-Talla baja
familiar

Los tratamientos de hormona de crecimiento pueden durar
entre 3 y 5 años por lo que su seguimiento debe ser constante y bien
supervisado por los padres.  La edad
adecuada para usar este tratamiento es para la niñas entre los 10 y 11 años y para
los niños hasta los 12 años, aunque también dependen de la edad ósea de los
huesos, es por eso que, sobre todo en niños, el tratamiento funciona hasta en
varones de 15 o 16 años y en el caso de las niñas después de la primer
menstruación tiene hasta un año más de crecimiento.

Si el tratamiento de la hormona de crecimiento es óptimo, los
niños podrían ganar entre 8 y 15 centímetros de altura.

Easypod, dispositivo no invasivo

La compañía suiza Merck Serono se ha dedicado a innovar en
el uso de métodos de aplicación de medicina no invasivos que buscan lograr el
apego a tratamientos como el de la hormona de crecimiento.

El doctor Carlos Tapia Valencia, gerente médico de
Biotecnología en Merck Serono, explicó que el uso de métodos invasivos en un
tratamiento largo genera el fracaso en un 49%, por lo que han desarrollado
investigaciones para lograr simplificar al máximo el proceso de la inyección
diaria de hormona diaria de crecimiento. 
Tras lo cual desarrollaron Easypod, un sistema de inyección electrónica
que asegura la aplicación de una dosis precisa realizada por el mismo niño.

Se trata de un dispositivo, creado en alianza con la
empresa de celulares Nokia, que ofrece una inyección con una aguja que no es
visible para el niño, contiene un cartucho recargable para las dosis y una
pantalla digital donde se registra los datos de la última dosis aplicada (con
capacidad de registrar hasta 3 años de aplicaciones), además los datos pueden ser revisados por
el pediatra cuando se conecta el dispositivo a una pantalla LCD.

El dispositivo es muy amigable para los pequeños, quienes pueden aplicarse solos el medicamento, bajo la supervisión de sus padres. En México, hasta 3
mil pacientes se aplican la hormona de crecimiento a través de Easypod.

No obstante nada está perdido. Hoy existen métodos de imagen y zapatos especiales que pueden elevar la altura sin que se noten los artefactos. Al final, cualquiera pensaría que son solamente unos centímetros menos y que, como diría Napoleón Bonaparte, la inteligencia se mide de la cabeza al cielo.

¿Someterías a tu hijo a un tratamiento hormonal para elevar su altura?

Para saber más:

Hombres: trucos para ganar altura

Mujeres: Trucos para verte esbelta y alta

Relacionadas

Comentarios