070-556 HP0-A03 000-594 A2090-543 HP0-M19 MB6-205 9L0-314 LOT-923 000-622 000-955 251-502 312-92 1D0-460 MB4-873 C2140-822 HP0-M12 70-569 C2140-637 920-440 HP0-069 C2090-463 500-005 M2180-667 000-797 650-196 SABE501V 1D0-450 000-978 1Z0-858 1Z0-264 000-M11 C_TSCM62_65 000-716 CAT-120 920-254 310-013 50-895 M2050-653 250-253 HP0-A01 000-372 EX0-113 70-542-Csharp 000-188 XK0-001 HP0-S29 000-586 000-M33 3M0-331 C4060-089J EX0-106 74-924 1Y0-400 156-915 C4090-451 050-654 ST0-116 000-281 650-756 70-640 HP3-X06 050-682 50-683 1Z1-272 HP0-J47 A2010-654 70-340 70-649 1Z0-206 070-293 77-604 C2150-057 1Z0-535 HP0-J67 070-162 920-321 JN0-340 000-M62 650-368 70-551-Csharp LOT-957 P2070-091 70-217 HP0-J30 920-552 A00-202 000-M36 GB0-500 650-665 HP3-L07 642-354 000-N03 CX-310-084 Halliburton, Weatherford: La historia de los pozos zombies | Alto Nivel
md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 07:00 29/08/2015
Síguenos:
button_facebook_follow button_twitter_follow button_google_follow linkedin_button addthis_button_rss addthis_flipboard
Blog
Jorge A. Monjarás
Expreso Cortado
Mis Post

Ni México ni EU subirán las tasas este año: Monex

Ni México ni EU subirán las tasas este año: Monex

Los mercados están frente a otra semana del terror

Los mercados están frente a otra semana del terror

Opinión: Los precios no se pueden controlar

Opinión: Los precios no se pueden controlar
Ver todos
otros blogs

Sergio Castañeda

Revista Inversionista

Jorge A. Monjarás

Ver todos

Halliburton, Weatherford: La historia de los pozos zombies

15-07-2013
Halliburton, Weatherford: La historia de los pozos zombies

Se trata de los contratos de perforación y explotación para, digamos, pozos viejos o muy complicados de extraer, que cada ronda (van tres desde 2011) han causado la misma andanada de críticas por parte de quienes se oponen a que cualquier otra empresa que no sea Pemex realice estas actividades.

Se les llama contratos de “servicios integrales” porque no son de riesgo. La empresa no dispone del producto para comercializarlo libremente: se lo da a Pemex. Son contratos de perforación con un estímulo adicional por barril extraído, y están dirigidos a pozos y cuencas que ya vieron sus mejores días o algunos cuyas condiciones geológicas hacían imposible explotarlos cuando el barril estaba a 20 dólares.

La manera de “pujar” en estas licitaciones es cobrar lo menos posible por este barril extraído y comprometer las inversiones requeridas. Es tan relativo este estímulo que Halliburton desconcertó a todo mundo en la última licitación, al pedir sólo… ¡un centavo de dólar! El límite máximo que había puesto Pemex para la zona que licitó era de 6.50 dólares por barril, así que la oferta de la estadounidense fue interpretada como un mensaje a su cliente.

El recado que interpretaron los expertos del sector es algo así como: no me importa el barril adicional, le entro al trabajo para mantenerme en la mira y porque es negocio para mis máquinas, pero quisiera esperarme a la reforma energética. Lo que sea que haya sido, resalta que Pemex no ha querido esperar a dicha reforma para continuar con estas licitaciones. La paraestatal ha sido clara en que prefiere concentrar sus esfuerzos de inversión en los grandes pozos que dan miles de barriles diarios, y no en éstos, que ya están en su último suspiro.

Por eso la idea de darlos a empresas que tienen las tecnologías que hacen posible esta reanimación, y que a la vez conservan un esquema financiero y operativo ágil, el cual les permite invertir cuidando hasta el último dólar. En este tipo de pozos un mal gasto puede ocasionar pérdidas rápidamente. Este tipo de eficiencia es lo que busca Pemex cuando se trata de revivir muertos.

Los expertos en pozos zombies tampoco son desconocidos. Son prestadores de servicios de exploración, explotación y transporte, muchos de toda la vida o que se remontan a principios del siglo XX. Otros son nuevas empresas creadas por expertos bien conocidos en el medio. Buena parte de ellos han sido contratistas de Pemex en alguna actividad, aunque también existen los recién llegados.Por cierto, hay que destacar que hasta ahora estas licitaciones no han sido dominadas por nadie, especialmente no por las empresas más grandes. Éstas son las tres últimas ganadoras de contratos integrales con Pemex:

Operadora de Campos DWF: Es resultado de una asociación entre la mexicana Diavaz y la global Weatherford, una de las empresas de servicios petroleros más grandes del mundo, con operaciones en más de 100 países y 58,000 empleados. Constituida en suiza, cotiza en Europa y Estados Unidos y es resultado de una larga lista de fusiones y adquisiciones. La parte mexicana empezó a operar en 1973, en el negocio de mantenimiento de pozos costa afuera y es un contratista muy recurrido por Pemex.

Petrolite: es una filial de Baker Hughes, un gigante que se formó con la fusión de Baker International y Hughes Tool Company en 1987. Ambas empresas ya tendrían más de 100 años a la fecha. Si te suena, en efecto, lo Hughes le viene de Howard Hughes el multimillonario interpretado por Leonardo Di Caprio en El Aviador.

Halliburton: Con bastante mala publicidad por su relación con el exvicepresidente y exsecretario de Defensa Richard Cheney, se trata también de una empresa con casi un siglo de vida. En el negocio del petróleo y gas en más de 80 países, emplea a unas 74,000 personas.

Pero seguimos hablando de Halliburton y los otros contratistas integrales de Pemex mañana.

Coméntame en @JAMonjarasM  o nos vemos  en Editores de Negocios los jueves a las 19:'00 por www.radiotv.mx

Se trata de los contratos de perforación y explotación para, digamos, pozos viejos o muy complicados de extraer, que cada ronda (van tres desde 2011) han causado la misma andanada de críticas por parte de quienes se oponen a que cualquier otra empresa que no sea Pemex realice estas actividades.