HistoriasManagement

¿Odias tu empleo? Identifica, renuncia o recupera la pasión

Estrés, fatiga y falta de participación son algunos síntomas cuando el trabajo vuelve rutina. ¿Cuándo ha llegado el momento de moverse? Manpower te dice cómo.

15-07-2013, 7:40:30 AM
¿Odias tu empleo? Identifica, renuncia o recupera la pasión
Tatiana Gutiérrez

¿Sabías que en México, siete de cada 10 profesionistas odian o están inconformes con su trabajo? Una de las metas principales de cualquier profesionista y ser humano, es encontrar un trabajo y ambiente laboral sonde sintamos pasión  por lo que estudiamos y que, a su vez, nos permita tener una vida equilibrada y exitosa

Pero… ¿qué sucede cuando trabajar se convierte en un martirio diario? Faltas de ganas al levantarse, dolores de cabeza constantes, estrés laboral crónico, largas jornadas laborales, falta de estímulos en el trabajo, falta de proyectos y participación en ellos. ¿Parece que estás leyendo tu día a día? ¡Cuidado! Podrías odiar tu trabajo y estar perjudicando tu reputación y tu vida profesional. 

“Para cualquier profesionista que tiene ambiciones de crecer, es importante encontrar un ambiente laboral que exija un esfuerzo extra de nuestra parte y que sea tan bueno, que nos motive a sentir pasión y gozo cuando lo hacemos. Cuando una persona pierde el gusto por su trabajo, no sólo perjudica su vida profesional, la frustración comienza a afectar nuestra calidad de vida (…) y si esto sucede, hay que empezar a buscar trabajo”, comenta Adriana Cabrera, especialista en temas de Gestión y Capital Humano de ManPower México. 

Sin embargo, muchos de estos estados de frustración pueden ser corregidos. Por ello, antes de comenzar a fallar, de perder interés y de ser un caso profesional perdido; antes de que te inviten a salir de la empresa, es importante que realices una autoevaluación rápida de tu situación, pongas en la balanza lo bueno y lo malo y comiences a tomar decisiones. ¿Es tu caso?

A continuación la agencia te brinda algunos casos donde las personas comienzan a presentar algunos síntomas de frustración y odio hacia su trabajo. Analiza y verifica si es tu caso y observa las claves de Manpower para cambiar de empleo.

¡No me quiero levantar!

Mariana trabaja como secretaria particular de un abogado especialista en temas farmacéuticos. Abogada de profesión, Mariana se ha enfrascado en una rutina de papeleos incesantes y tomas de dictado constantes. Cuando llegó Mariana a este despacho reconocido, su primera idea fue que existían oportunidades de crecimiento. 

Hoy, Mariana padece uno de los principales síntomas de alguien que odia su trabajo: cuando escucha el despertador, no puede levantarse. De unos meses para acá, esta abogada de profesión llega todos los días tarde al trabajo y, eso sí, es la primera en irse a su hora. La participación de Mariana en la firma se ha limitado a realizar sus pendientes y tareas que surgen diarias, su participación en proyectos de la empresa y su contribución para alcanzar sus metas personales, es casi nula. 

Burocratización

Jorge trabaja en el área administrativa de una de las tiendas departamentales más grandes del país. Con tres años en la organización, Jorge ha visto cómo muchos trabajadores suben de puesto y él, sigue en el mismo lugar. 

A pesar de ser un trabajador constante, puntual y responsable, Jorge ha llegado a la conclusión que su trabajo no está valorado dentro de la organización, de esta forma, ha comenzado a presentar uno de los problemas más comunes en las grandes organizaciones: la burocratización. 

Jorge ha bloqueado su participación en los proyectos adicionales a su trabajo, la relación con sus compañeros de trabajo se ha deteriorado al igual que con sus jefes. Y su forma de externar su inconformidad con las políticas y objetivos de la empresa es burocratizando la autorización de los proyectos y tareas. Jorge manda 15 correos de autorización para atrasar o evitar hacer algunos pendientes. 

Cuando no hay más qué dar

Danae es Community Manager de una empresa de Comunicación y Relaciones Públicas, con más de 15 años de experiencia, Danae logró escalar muy rápido dentro de la organización. Sin embargo, desde hace más de diez meses su trabajo se ha llenado de estrés y problemas de salud ocasionadas por este padecimiento. Su ausentismo ha comenzado a perjudicar su calidad laboral. 

De acuerdo con sus superiores, la calidad de su trabajo deja mucho qué desear, en las juntas se encuentra distraída, la participación en los proyectos y la creación de ideas para mejorar la presencia de la marca en el exterior es casi nula y sus faltas al mes han aumentado en un 300%.

Para Danae, los retos que le exige la organización se han vuelto poco alentadores para su carrera profesional, ha llegado un momento en que la empresa le está quedando chica, sin embargo, su vida profesional se está viendo afectada, creando mala reputación y pocas probabilidades de recomendaciones futuras. 

¿Qué hacer cuando esto sucede? Pasa a la siguiente página…

Para saber más:

Empleados Drácula, talentosos “chupaméritos” que dañan tu negocio

¿Enfermo de aburrimiento laboral? Recupera la pasión

Frases para negociar y que acepten tus ideas en la oficina

Relacionadas

Comentarios