HistoriasMicrositio

Los derivados, una belleza de instrumento de inversión

Luis Ballesca asegura que es una estupenda estrategia, para personas físicas y morales, para aumentar el patrimonio, con un riesgo controlado.

08-07-2013, 1:06:41 PM
Los derivados, una belleza de instrumento de inversión
*Matiana Flores, editora de Inversionista

Los derivados son una belleza de instrumento. Y no lo digo yo, el título es el adjetivo que Luis Ballesca, uno de los profesionales que más conoce del tema en México, utilizó en una entrevista que le hice sobre los instrumentos derivados.

En su opinión, todos –personas físicas y morales– debemos invertir en ellos y usarlos como estrategia para incrementar nuestro patrimonio; es decir, como inversión de largo plazo: “Puede ser más sencillo invertir a largo plazo en derivados que en los productos físicos porque se pueden hacer estrategias de ganar dinero aunque los mercados no se muevan… Se pueden poner techos y pisos y hacer muchas cosas para incrementar los rendimientos con un riesgo muy controlado”.

Y es que la naturaleza de los derivados (futuros, opciones y swaps, entre otros) es cubrir o administrar riesgos de exportadores, importadores y de rendimiento de portafolios de inversión ante variaciones en precios, tasas y tipos de cambio.

Pero también son un excelente mecanismo para invertir con menores costos (comisiones) respecto de los mercados al contado o físicos y ganar más, aun para quienes no poseen grandes capitales para invertir.

Por ejemplo, para invertir en la Bolsa se puede comprar un futuro del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y asumir el mismo riesgo que si se hiciera de manera directa (mercado físico).

La inversión necesaria es el equivalente a pesos de los puntos del IPC –cada punto tiene un valor de $1 peso– solo que con un costo de intermediación considerablemente menor al que se incurriría en una sociedad de inversión e incluso que en el Naftrac (Exchange Traded Fund –ETF– también conocido como fondo cotizado).

Cuando se habla de derivados como inversión, no como cobertura, tendemos a ligarlos inmediatamente con la especulación, y esto no es necesariamente así. De hecho, especular a través de derivados es decisión de cada inversionista y puede hacerlo realizando operaciones apalancadas; sin embargo, también puede ser una útil herramienta para proteger e incrementar patrimonios.

Cualquier inversionista puede comprar títulos derivados tal y como lo haría en cualquier mercado físico a través de un contrato de inversión con una casa de Bolsa.

Un mercado con límites

Hoy por hoy la participación de las personas físicas en el mercado de derivados es baja y es así porque, en general, no tienen una cultura financiera sólida. En otros mercados del mundo conocen más los mercados de contado (físicos) y saben cómo utilizarlos para incrementar los rendimientos de sus activos financieros derivados.

En México, lastimosamente, no es así. Los principales inversionistas de derivados son las afores, las compañías aseguradoras, las tesorerías de las empresas y los fondos de inversión, por mencionar algunos.

Ellos los utilizan tanto para cubrir riesgos como para incrementar sus rendimientos sin caer en la especulación, sobre todo en el caso de los primeros que tienen un marcaje regulatorio severo.

Otro factor que frena su penetración masiva en las carteras de inversión de las personas físicas es el hecho de que los asesores no le dan a sus clientes la asesoría adecuada porque tampoco conocen el producto, tienen poca práctica… o sencillamente no quieren participar en este mercado porque les resulta más rentable –en términos de comisiones– canalizar los recursos de sus clientes a opciones como sociedades de inversión o la inversión en físicos, cuando en el mercado de derivados sus clientes podrían optimizar mejor su tasa de rentabilidad.

¿Quieres saber más de derivados? En nuestra edición de agosto abordaremos el tema en un informe especial. Por lo pronto, escribe tus dudas a drmilton@iasanet.com.mx, o al twitter @InversionistaMX

*Matiana Flores, la autora de esta entrada es editora en jefe de la revista
Inversionista. Si tienes dudas de este o cualquier otro tema sobre el
manejo de tu dinero, puedes hacérnoslas llegar a través de nuestro blog Inversionista; en Facebook: Inversionista o de Twitter: @InversionistaMX.

Para saber más:

A las Bolsas no hay quien las entienda

¿Se debe pagar impuestos por ganancias de capital en la Bolsa?

Relacionadas

Comentarios