'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Los 7 miedos más comunes de un profesional

Los temores en la oficina son cotidianos, pero, o son una plataforma impulsora o un modus vivendi. ¿De qué lado de la balanza te encuentras? ¡Supéralos!

08-07-2013, 7:13:14 AM
Los 7 miedos más comunes de un profesional
Tatiana Gutiérrez

La vida de un profesionista está constantemente expuesta a competencias y logros por alcanzar. Sin embargo, no todo puede funcionar como se espera: los logros podrían convertirse en obstáculos y las competencias en derrotas. De esta forma, los temores pueden ser una plataforma propulsora para muchos profesionales, o bien, un insufrible modus vivendi. ¿De qué lado de la balanza te encuentras?

Los profesionistas están expuestos a continuos estados de estrés y tensión, la fuerte competencia laboral y las continuas exigencias de calidad son una de las razones por las que la vida laboral se convierte en un camino de temores. Existen muchos, ya sean personales o profesionales a lo largo de tu vida laboral, sin embargo, los más comunes siempre están relacionados con el miedo a perder el trabajo, a fracasar o a no cumplir metas, comenta Margarita Chico, directora de Trabajando.com.

¿Cuáles son los temores de un profesionista?

Al respecto, la experta nos brinda los temores más concurridos en la vida laboral de un profesionista y las posibles soluciones a aplicar, recuerda que para cada caso hay variantes, pero eso sí, comenta Chico, siempre hay solución. 

1.- Miedo al jefe

No todos los jefes son lo que deberían. En la vida laboral, tu jefe debería ser un guía para el cumplimiento de metas, alguien que te ayude a realizar estrategias para alcanza buenos resultados, en pocas palabras, un buen líder. Sin embargo, la realidad podría no acercarse al “deber ser”. Cuando esto sucede, tu jefe podría ser aquella persona que está truncando tu desarrollo profesional y que impide el cumplimiento de las metas del equipo y las personales. 

El miedo a tu jefe no desemboca en una confrontación o el miedo a tenerla, sino a no saber cómo aportar lo necesario para que haya una retroalimentación para ambas partes. 

Recomendación

Tu mejor arma es la comunicación, asegura Chico. Busca crear un diálogo profesional con tu jefe, nunca trates de enfrentarlo, esto podría ocasionar riñas y competencias personales que no traerían nada bueno para tu persona ni para el ambiente laboral. Comenta los pormenores de las ideas que traigas, compara comentarios personales con los de algún colega o director de otra área, trata de demostrar que tu solución podría beneficiar al equipo y, sobre todo, a su persona. 

Y para aquellos jefes quisquillosos que no se les da escuchar, lo mejor es llegar con propuestas firmes, los números hablan más que mil palabras. Realiza análisis y estudios que corroboren tus propuestas, esto ayudará a que comprenda, de mejor manera, qué soluciones podrían ayudar a la organización. De esta forma, no sólo te ayudará a ser más eficiente tu trabajo, también te expones como candidato a próximas soluciones. 

2.- Miedo al Mobbing

Aunque el mobbing es una práctica con larga historia, este tipo de hostigamiento se ha convertido en un arma perfecta para despidos y renuncias. El mobbing se ha convertido en otro miedo al que se enfrentan las personas debido a un mal ambiente laboral, comenta la especialista. El mobbing puede ser causado por celos y competitividad profesional entre compañeros y jefes.

Recomendación

El trabajo se hace de forma individual, piensa en los resultados que puedes alcanzar sin depender de otros, esto te ayudará a encontrar soluciones que estén en tus manos, no dependas de otros para realizarlas. 

Si el acoso se ha convertido en algo insoportable, comunícalo de manera inmediata a tus superiores, sigue recomendaciones específicas y ve de qué manera legal puedes combatirla. 

Otro punto importante es la inteligencia emocional. Aprende a utilizarla en estos casos, recuerda que el autocontrol y la puesta en práctica de éste, son fundamentales para tener una tranquilidad interna sin importar a qué te enfrentes. 

3.- El miedo a no dar los resultados esperados

Este miedo es común para aquellos que entran en la vida laboral y
para aquellos que cambian de ambientes laborales. Sin embargo, es
importante recordar dónde estás y por qué lo estás haciendo, cuando tu
trabajo es sinónimo de gusto y superación,
ya estás del otro lado, sólo es cuestión de darle tiempo y encontrarás
frutos. Pero si tu caso es lo contrario y sólo estás ahí por trabajar. 

Recomendación 

Lo más importante es estar contentos y sentirse bien con lo que uno
hace, comenta la experta. Cuando esto no sucede y, por el momento, no
hay opciones de cambio, lo mejor que puedes hacer es ver qué funciona
para ti en el puesto en que te encuentres en este momento. Analiza todos
tus deberes y tareas, encuentra algo que te atraiga y el cual pueda
servir para demostrar tu competitividad y gusto por tu carrera. 

Si
existen posibilidades de cambio, no esperes más ¡hazlo! No vale la pena
esperar en un lugar donde no te llena y donde no llenas el puesto para
el que fuiste contratada, esto sólo traería mala reputación a tu vida
profesional. Recuerda, los cambios, a veces, son necesarios. 

4.- Miedo al fracaso laboral

¿Cuántos
no nos hemos despertado pensando en si lograremos alcanzar lo que
siempre hemos buscado? La respuesta es todos. El fracaso laboral es uno
de los más recurrentes en la vida de los profesionistas, encausado por
una mala preparación o por un ambiente laboral inadecuado.

“Todo puede
ocurrir en un ambiente laboral y cuando se habla de fracasos, lo más
común es comiences a sentirte como alguien no fundamental para la
empresa, y esto ocurre cuando tu trabajo ya no significa un aporte importante para la
organización, o cuando te das cuenta que ya no hay oportunidades de
desarrollo”, indica Margarita Chico. 

Recomendación

¡Prepárate!
La preparación profesional es esencial para evitar estos temores,
cuando existe una preparación continua, puede que hayan factores
externos que brinden algún sentido de inseguridad, sin embargo, el temor
a un fracaso personal, quedará descalificado de tu parte. 

Pueden que sean ellos, no tú. También existe el factor
organizacional, puede ser que tú seas un excelente profesionista, pero
si  no existen los medios necesarios para desarrollarte y contribuir en
la organización, puede ser que sea tiempo de encontrar otras
oportunidades laborales. 

5.- Miedo a recortes de personal

Toda persona que trabaja en una empresa está expuesta a ello. Los miedos al recorte de personal son los más estresantes y dañinos para tu persona. 

Recomendación

Para lo que no está en tus manos, nada puedes hacer. Para ello, la
experta recomienda una preparación constante y una contribución igual.
De esta forma, sabrán que eres importante para la organización, evita
cerrar metas en estos periodos de recorte. Recuerda que lo que no
hiciste en mucho tiempo, no lo podrás lograr en unos días. 

Constancia:
Para los expertos es la mejor cura para este miedo. Demuestra tu
profesionalismo en cualquier circunstancia y bajo cualquier presión. Es
importante ser un profesionista destacado y no uno promedio. 

7.- Miedo al cambio

Cuando
existe la palabra “nuevo” de por medio, los miedos pueden ser
perjudiciales. La vida laboral está expuesta a cambios constantes, es
importante estar preparados para cada uno de ellos y, sobre todo, estar
conscientes de que detrás de un conflicto, siempre hay una oportunidad
de cambio positiva, comenta Chico. 

Recomendación

Analiza
tu miedo, verifica que este miedo sea algo fundamentado, si no es así,
evita sobresaltarte por situaciones con soluciones prontas. Es natural
tener miedo a algo nuevo, sin embargo, recuerda que éste no te ayudará a
contrarrestar los obstáculos a los que te vayas a enfrentar. La
inteligencia emocional es fundamental en estos casos. 

Otras recomendaciones

Aunque
cada caso es importante tomarlo de manera particular, la especialista
en temas laborales asegura que no debes dejar a un lado las siguientes
recomendaciones: 

Realiza un diagnóstico de la situación. Evalúa si el problema es personal u organizacional. 

Plantea distintos escenarios, evita quedarte con una sola solución. 

De manera objetiva, ve si la solución la puedes encontrar en la organización en que te encuentras o si lo mejore es buscar otras opciones laborales. 

Crea una comunicación asertiva con tus compañeros y con tu equipo de trabajo, esto evitará malos entendidos y miedos desarrollados de manera externa. 

Verifica si el miedo es real o una paranoia profesional pasajera. 

Fíjate metas de manera constante, esto desarrollará objetivos personales y profesionales que te incentivarán a crecer en ambas partes. 

Siempre da el 200% de ti.

¿Qué otras recomendaciones darías para quitar estos miedos de tu vida profesional?

Para saber más: 

Empleados Drácula, talentosos “chupaméritos” que dañan tu negocio

¿Enfermo de aburrimiento laboral? Recupera la pasión

Frases para negociar y que acepten tus ideas en la oficina

Dime cómo te maltratan y te diré qué mobbing hay en tu oficina

7 alertas de que tu empleo está en riesgo

Relacionadas

Comentarios