EmprendedorHistorias

Su mérito no fue heredar sino hacer exitoso el negocio del abuelo

Fátima Castelán independizó su propia firma a partir del negocio de joyería de su abuelo. Hoy atiende a Televisa, Inbursa, Bellas Artes y Peñoles. Así lo logró.

08-07-2013, 7:07:05 AM
Su mérito no fue heredar sino hacer exitoso el negocio del abuelo
Oliverio Pérez Villegas

Heredar un negocio podría no tener mucho mérito empresarial, sin embargo, consolidar su posicionamiento y lograr su crecimiento son los retos de las empresas familiares que forman parte del ancho mundo Pyme en México. Según datos del INEGI, las pequeñas y medianas empresas consolidan el 99.8% de las empresas que existen en el país.

Para conocer la forma de continuar con un negocio familiar, Fátima Castelán, fundadora de una empresa de manufactura de joyería Premium que lleva su nombre, te explica cómo fue que logró posicionar el taller de sus abuelos y convertirlo en una firma independiente en el mismo sector, pero con un target distinto.

Todo empezó en 1973, con Talleres Castelán, un proyecto iniciado dos generaciones atrás que se especializaba en artículos de plata, sobre todo en artesanías. Al paso de los años, la segunda generación se encargó de continuar con el negocio y enseñar el oficio a la tercera, que ya venía encarrilada en el conocimiento del metal y de la joyería.

Fátima Castelán narra que hace apenas cinco años descubrió que tenía una base sólida en los talleres de su familia y grandes áreas de oportunidad en el sector, por lo que decidió aprovechar la experiencia familiar y salir a competir con un nuevo proyecto.

Además de la manufactura del taller familiar, la empresaria decidió implementar el diseño, asesoría y desarrollo de joyería, de orfebrería, de colecciones y de proyectos especiales en metales preciosos y nobles de alta calidad. Un proceso se dio de forma natural gracias a puntos muy específicos.

Experiencia

Una de las grandes ventajas de contar con un negocio familiar es que un emprendedor no inicia desde cero. Usar una base forjada por generaciones anteriores representa la experiencia y el conocimiento a priori, que te permite tener un panorama más amplio de tu marca y de tu sector, de tal manera que puedas tomar mejores decisiones de negocio.

Equilibrio

Muchas empresas familiares no llegan la tercera generación porque nunca aprendieron a equilibrar la familia y el negocio. Si bien una empresa familiar une lazos sanguíneos entre muchos de sus integrantes, el modelo de negocio y el organigrama deben ser claros: claridad en los roles y profesionalismo en el expertise de cada engrane dará como resultado una correcta gestión en la organización.

Plan de trabajo

Si quieres que tu negocio familiar dé el paso a ser una empresa competitiva en su nicho, en su región y en su sector entero, tu plan de trabajo debe guiarse con base en objetivos muy claros y puntuales en el corto y mediano plazo. Además, medir tus resultados periódicamente te dará luz verde o amarilla para continuar o rediseñar tu estrategia. 

Actualización

Muchas veces, las empresas de tradición familiar temen actualizar sus procesos y sus formas de trabajo porque los viejos paradigmas indican que hacerlo sería una traición. Al contrario. Tanto el mercado como los propios consumidores exigen marcas que estén a la altura de los tiempos, y actualizar las formas de comercializar lo que vendes te abrirá nuevas puertas y te podría posicionar como una empresa referente haciendo lo que haces. Tecnología, equipo, maquinaria y hasta el conocimiento. Actualiza todo lo que puedas.

Profesionalización

Es difícil que una sola persona saque adelante un negocio. Y es que ante las distintas ocupaciones dentro de cualquier organización, Fátima Castelán recomienda profesionalizar a tu personal, ya sea dándoles capacitación o contratando a personas altamente capacitadas para desarrollar cada actividad. De esta manera, en la medida en que vayas profesionalizando tu marca, tus horizontes serán más grandes.

Evalúa tu potencial

Todas las empresas quieren crecer y conquistar nuevos nichos de posicionamiento. Para lograrlo, es importante que hagas un análisis del potencial de tu marca, que observes qué están haciendo tus competidores y descubras cuáles son las áreas de tu empresa donde urge reinvertir recursos y esfuerzos. Todo es posible, en la medida en que tus metas concuerden con tus recursos y tus ambiciones.

Los resultados

En el caso Fátima Castelán compartió con AltoNivel.com.mx, que tras aplicar estas claves dar el paso a crear una firma independiente fue una consecuencia natural, ya que el taller de su abuelo sigue siendo la raíz de su marca.

Y a tan sólo cinco años de haber lanzado su propia marca, la emprendedora ya tiene clientes como Televisa, Grupo Financiero Inbursa, Bellas Artes, Exportaciones Diez, Industrias Peñoles, diferentes cámaras, asociaciones y organismos gubernamentales, embajadas y distintas fundaciones. 

Además, el impulso de diseñadores, talleres independientes, orfebres, joyeros y artesanos del metal ha sido una gran apuesta en un sector con tanto potencia. Hoy, los retos de esta marca ya apuntan a internacionalizar sus productos y seguir posicionándolos en México.

¿Tu negocio también tiene una tradición familiar? ¿Qué más recomendarías para hacer exitoso un negocio familiar?

Para saber más:

Cómo trabajar con amigos y familia sin afectar al negocio

Innovación, la clave para hacer crecer a los changarros

Pymes reciben menos de 20% del crédito bancario

Relacionadas

Comentarios