HistoriasManagement

Empleados Drácula, talentosos “chupaméritos” que dañan tu negocio

Estos personajes aprovechan sus habilidades para vivir a expensas de otros, dañando el ambiente laboral y la productividad. ¡Extermínalos!

04-07-2013, 6:41:43 AM
Empleados Drácula, talentosos “chupaméritos” que dañan tu negocio
Tatiana Gutiérrez

Gabriel se ha convertido en un dolor de cabeza para su jefe. Cuando fue contratado, demostró tener capacidades que sobresalían del común de sus empleados y, las expectativas de su contratación, fueron altas. Hoy, es una fuga de talento con el que la empresa tiene que lidiar. Gabriel es… el Drácula de la empresa. 

No estamos hablando de Bram Stoker sino de estos empleados que fueron contratados por sus grandes capacidades y competencias y que, de un momento a otro, pasan desapercibidos, merman la productividad y viven a expensas de los demás. 

De acuerdo con un estudio realizado por Salles Sainz Grant Thornton, uno de cada diez trabajadores en las empresas padece de este problema, afectando de manera directa a ocho de cada diez organizaciones. Al respecto, Mario Rizo, especialista y consultor de la firma, asegura que estos personajes son unos verdaderos chupasangres-

“Suelen ser un verdadero problema para la empresa porque, sencillamente, no te das cuenta que lo son. Estos personajes suelen tener una personalidad impactante y una seguridad envidiable. Sin embargo, cuando se habla de productividad, no cumplen con las expectativas y se dedican a culpar a los demás del trabajo que ellos no han realizado, son magos para escapar de las responsabilidades”. ¿Te suena familiar?

¿Cuáles son sus características? 

Contrario a lo que pareciera, estos personajes suelen ser los que más llaman la atención dentro de la empresa, no por su trabajo, sino por su llamativa personalidad. Rizo nos menciona algunas de sus principales características. 

Son inteligentes, astutos y creativos. 

Son brillantes y habilidosos. 

Son puntuales y participativos. 

Son buenos y exitosos en lo que les gusta hacer. 

Son seguros y sociables. 

Cumplen o rebasan las expectativas del puesto (a primera instancia).

Tienen una personalidad agradable y cuidan mucho de su aspecto físico. 

Estos personajes cuentan con un perfil engañoso, son personas que desde la entrevista demuestran ser lo que busca la empresa y son todos estos atributos, los que utiliza para dejar de hacer lo que realmente tiene qué hacer, comenta el especialista. 

Aunque pudieran pasar desapercibidos, estos Dráculas son personajes sumamente dañinos para la productividad y para el ambiente laboral. De acuerdo con Salles Sainz Grant Thornton, las consecuencias de contar con estos personajes en las filas suelen presentarse en terceros.

Por ejemplo: La relación de Gabriel y su equipo de trabajo es de total dependencia, para que las metas se cumplan. Así, cuando Gabriel deja de hacer su trabajo, los temas pendientes tienen que realizarse por otros integrantes, generando descontento, mal ambiente laboral, desmotivación e insatisfacción salarial, pues estos personajes, tienden a adjudicarse el éxito del otro, son unos verdaderos “chupaméritos”. 

¿Cómo detectarlos?

¡Cuidado! Una vez que entran en la empresa, suelen ser muy escurridizos, es por ello que Rizo recomienda analizar bien los perfiles de quien se contrata. Todo inicia con un proceso de selección eficiente, hay que ser muy cuidadosos de ver a quién se le abre las puertas de nuestra casa, comenta Rizo. 

Sin embargo, hay que recordar que estos personajes suelen tener un perfil profesional destacado, por ello se recomienda, aplicar pruebas sicométricas, en las cuales se pueda evaluar el perfil sicológico de la persona.

“No hay que dudar en la contratación, puede que llenen las expectativas del puesto, pero si cuentan con una personalidad desequilibrada, podría ser mayor el costo de contratarlos. Cuando sea el caso, no hay que dudar y es mejor prescindir de sus servicios”, indica el consultor. 

Si el problema ya está adentro… ¿Cómo exterminarlo?

Lo primero que hay qué hacer es “identificarlo”, por ello es muy importante incentivar una comunicación efectiva con tu personal directivo y con tus colaboradores. Una vez que esto suceda, Rizo recomienda lo siguiente: 

Genera un plan de acción. Hay que tomar en cuenta que estos personajes son capaces de realizar su trabajo y de hacerlo a la perfección. Debes analizar cuál es la situación que lo está perjudicando y evaluar si es valioso o no para su equipo de trabajo. En cuanto se tome una decisión, es importante que tomes en cuenta las diferentes aristas para tratar en tema. 

Define metas y objetivos. De acuerdo con la consultora, uno de los factores principales para tener Dráculas en la organización, es la falta de definición en los proyectos de la empresa. De esta forma, los trabajadores suelen carecer de rumbo, por lo que es más difícil saber qué hacer y cuándo hacerlo. Define bien las metas de tus áreas y equipos de trabajo. 

Implementa esquemas de medición. Laborar en una empresa es una competencia eterna, debes evaluar a tu personal de manera periódica, esto generará mayor preparación por parte de tu personal. Las evaluaciones pueden ser de grupales, personales o ambas. Recuerda establecer fechas, esto también ayuda. 

Define funciones y organigrama. Platica individualmente con tu personal, comunica cuál es el objetivo de su persona y área, así como sus funciones y los motivos de su contratación, esto le ayudará a separar tareas y objetivos, sin depender de compañeros o el equipo. 

Genera esquemas de retribución y reconocimiento. En algunas ocasiones lo económico queda a un lado. Cuando tienes personal que se siente reconocido e importante para la organización, el resultado lógico es un empleado comprometido. Crea sistemas para retribuir el trabajo de la gente. 

Crea programas de capacitación. Comprobado, empleados capacitados generan empresas capacitadas. Preocúpate por el bienestar físico y mental de tus colaboradores.

Sin embargo, la parte más importante, asegura Rizo, es tener definida la visión y misión de las organizaciones, pues asegura que si una organización carece de rumbo interno, los colaboradores también lo carecerán. “Una visión y misión definidas crean un rumbo concreto, así tus colaboradores también formarán parte de los objetivos conjuntos de la empresa”. 

¿Has tenido empleados Drácula en tu organización? ¿Cuál fue tu experiencia?

Para saber más: 

Analiza tus logros y define tus competencias

8 consejos para aumentar tu productividad

Genera buen clima laboral y eleva la productividad

¿No has dormido bien? Tu productividad está en riesgo

Relacionadas

Comentarios