HistoriasManagement

¿No has dormido bien? Tu productividad está en riesgo

Los trastornos del sueño pueden afectar seriamente tu productividad, así como en tu vida personal. Aprende sobre estos padecimientos y cómo combatirlos.

21-06-2013, 7:09:08 AM
¿No has dormido bien? Tu productividad está en riesgo
Tatiana Gutiérrez

Rafael es director de uno de los bancos más representativos de México. Durante años, su rutina y las exigencias laborales le habían obligado a dormir menos de 6 horas diarias, sin darse cuenta, comenzó a desarrollar distintos trastornos del sueño que empezaron a afectar su vida laboral: irritabilidad, falta de energía, mal humor e inclusive sueños diurnos.

Hoy, Rafael está en tratamiento farmacológico. Y como este directivo, uno de cada tres mexicanos padecen este problema, es decir, unos 37 millones de personas, lo que le ubica como una problemática de salud pública.

¿Alguna vez te has preguntado cuánto puede afectar no dormir las horas necesarios y de la forma adecuada? La mayoría de los directivos, gerentes o ejecutivos,  duermen lo que “pueden” y no lo que deben; y ésta es la vida que desde su lógica “deben” llevar: largas jornadas laborales, excesivos compromisos de trabajo, interacción personal con clientes y proveedores, así como exposición a altos índices de estrés al llevar la dirección de su equipo de trabajo.

Todo esto conlleva a cortas jornadas de sueño o baja calidad en el sueño. En otras palabras, el sueño es el factor menos importante en la agenda del día. 

Pero las  consecuencias pueden ser devastadoras.

Yoali Anara, directora de la Clínica del Trastorno del Sueño de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) unidad Iztapalapa, asegura que el llevar una mala calidad del sueño puede afectar capacidades diurnas y la vida laboral de los profesionistas, al trastocar las capacidades cognitivas que pueden desencadenar en las siguientes reacciones: 

  • Disminución en las capacidades de atención, de organización y de reacción. 
  • Afectación en la toma de decisiones. 
  • Aumento en el número de accidentes laborales. 
  • Malos estados de ánimo. 
  • Enfermedades crónico degenerativas. 
  • Problemas en el sistema inmunológico. 
  • Depresión y baja en autoestima. 

¿Cuánto tiempo debo dormir?

Para muchos esta pregunta puede marcar una diferencia. Para la especialista consultada por AltoNivel.com.mx, es una cuestión subjetiva:

“Existe lo que llamamos la curva del sueño, de acuerdo con ésta, más del 85% de la población debe dormir alrededor de entre 7 y 9 horas. El resto del porcentaje se divide entre la gente que debe dormir más de 9 y menos de 6 horas”.

Esto quiere decir, agrega, que las horas que debe dormir tu cuerpo va a variar de acuerdo con las mismas exigencias de éste.”

En este sentido, existen personas cuyo cuerpo exige dormir más de 10 horas para poder tener una actividad diaria adecuada, pero también existen individuos que con 4 o 5 horas de sueño pueden reabastecerse de energía para estar activos de nueva cuenta, sin verse afectadas por trastornos del sueño diurnos. A unos y a otros se les denomina como “largos dormidores” y “cortos dormidores”. 

¿Cómo puedes saber a cuál categoría perteneces? Sencillo. La mejor manera de averiguarlo es acudiendo con un especialista que se encargue de realizar los estudios correspondientes.

Otra forma más práctica, no por ello la recomendada, es estar alerta a las señales que envía el cuerpo, cuando no se está durmiendo de la forma adecuada o cuándo el tiempo de descanso es insuficiente.  

A continuación, la directora de la Clínica del Trastorno del Sueño de la UAM Iztapalapa comparte una breve lista de los trastornos más comunes: 

* Síndrome de apnea obstructiva del sueño

Quienes padecen este trastorno suelen concar ronquidos y sufrir la falta de respiración durante su jornada de sueño. Estas personas no suelen darse cuenta de su padecimiento, sin embargo, presentan interrupciones continuas durante el horario de dormir. De acuerdo con la experta, este padecimiento suele presentarse, mayormente, en hombres y se presenta después de la segunda década de edad. 

TRATAMIENTO: Existen tratamientos quirúrgicos que pueden ayudar a desaparecer este problema. Pero también existen otros tratamientos que pueden ir desde evitar dormir boca arriba y bajar de peso, hasta los aditamentos maxilares -que mejoren el flujo de aire durante el sueño- y el CPAP (por sus siglas en inglés), que consiste en generar presión positiva a través de una máscara facial ajustada. 

Insomnio

La especialista señala que éste es uno de los padecimientos más comunes cuando se habla de problemas al dormir, y también es uno de los más complejos a la hora de identificar su origen. Se caracteriza por dificultad para dormir o manten el sueño, o por la facilidad con la que persona se despierta y se le dificulta retomar el descanso. 

“Es necesario hacer una evaluación correcta, ya que este padecimiento es común que se presenta debido a otros trastornos del sueño”, apunta la experta.

Algunos de sus síntomas son: estados nerviosos, irritabilidad, cansancio físico y mental, problemas de relación, mal rendimiento en el trabajo, disminución de la memoria y concentración, ansiedad y falta de energía, entre otros.

TRATAMIENTO. El consumo de inductores (medicamento) del sueño es muy peligroso, asegura Anara. Existen personas que han consumido inductores toda su vida, afectando su sueño y su sistema nervioso central, un tratamiento recetado no dura más de un mes, agrega la experta. La recomendación de la experta es realizar una evaluación con un especialista y evitar la automedicación. 

Existen algunos hábitos que pueden mejorar la calidad del sueño y de la vida, en los cuales se puede trabajar antes de recurrir al tratamiento farmacológico: no realizar siestas si te dificultan el dormir por la noche, evitar las cenas con comidas pesadas; evitar tomar té, café y alcohol, así como fumar, entre otros.

* Trastornos de movimiento

Estos trastornos suelen despertar a la persona en varias ocasiones durante toda la noche. Síndrome de movimientos periódicos de las extremidades y piernas inquietas, este  último afecta a un 5-15 % de la población, tanto hombres como mujeres, y puede aparecer a cualquier edad, siendo más frecuente a partir de la cuarta década de la vida.

TRATAMIENTO. Es necesario hacer una valoración clínica, pues muchos de estos padecimientos suelen necesitar ayuda farmacológica, la cual puede ir desde tratamientos con dopamina, hasta un rango más aplio con opciones como la levodopa, dopamina agonista, benzodiazepinas, drogas antiepilépticas y suplementos dietéticos de hierro.

* Narcolepsia.

Esta es una enfermedad que propicia la somnolencia excesiva diurna, es decir, el paciente llega a quedarse dormido sin ningún factor que lo propicie. 

Es un trastorno del sistema nervioso y su causa exacta se desconoce, sin embargo, en algunos pacientes está ligada a la reducción en las cantidades de una proteína llamada hipocretina, la cual se produce en el cerebro. Tiende a ser hereditaria. 

Sus síntomas generalmente ocurren por primera vez durante las edades de 15 a 30 año y sus principales alertas son: Períodos de somnolencia extrema cada 3 a 4 horas en el día, se presentan alucinaciones similares a los sueños durante la fase entre el sueño y la vigilia, parálisis del sueño, que se presenta cuando la persona no se puede moverse a medida que empieza a dormirse o apenas se despierta en la mañana; y la cataplejía, una pérdida súbita del tono muscular estando despierto que le imposibilita moverse. 

TRATAMIENTO. Necesita evaluación médica, ya que, de acuerdo con Anara, este padecimiento necesita tratamiento farmacológico. 

También los cambios en el estilo de vida y la asesoría emocional pueden ayudar a desempeñarse mejor en el trabajo y en las actividades sociales. Por ejemplo, consumir comidas ligeras o vegetarianas durante el día y evitar comidas pesadas antes de actividades importantes, o bien planificar siestas para controlar el sueño durante el día, siempre y cuando no afecte la jornada de descanso por la noche. 

¿Quieres saber cuáles son las reglas que debes seguir para tener un buen dormir? Continúa leyendo… 

Para saber más: 

Factores que impiden conciliar el sueño

El sueño, trastornos y sus consecuencias

Claves para conciliar el sueño con rapidez

Relacionadas

Comentarios