'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

¿Cómo afecta la inflación los hábitos de consumo?

Un estudio de la agencia GfK demuestra la percepción de los consumidores mexicanos ante el panorama económico y cómo afecta en sus decisiones de compra.

20-06-2013, 10:27:36 AM
¿Cómo afecta la inflación los hábitos de consumo?
Oliverio Pérez Villegas

El panorama económico mexicano no es el más alentador. Nada menos ayer reportábamos que la actividad económica de México (IGAE) se contrajo un 0.77% en abril por la debilidad en los sectores industrial y de servicios. Además, las cifras del Banco de México arrojan que en el primer trimestre del año el Producto Interno Bruto (PIB) del país creció solamente 0.8%, su menor récord en tres años; y por otro, la inflación de precios en alimentos se ha disparado hasta 9.5%, es decir, casi cinco veces más el promedio de 2.0% de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Un par de datos que ponen en jaque a México, pues  en materia económica se ubica como el país más rezagado de la OCDE, razón que, sin duda, impacta de forma negativa en la vida ordinaria de los mexicanos y en sus hábitos de consumo. 

De acuerdo con un estudio de la agencia GfK, el 75% de la población nacional estaría dispuesta a modificar sus hábitos de consumo ante el incremento de los precios en insumos básicos, sin embargo, esta decisión no sería una cuestión de gusto sino de mera adaptación a las circunstancias del mercado.

Además de que los consumidores mexicanos tienen una percepción generalizada sobre el aumento de la inseguridad y la corrupción en el país, la principal razón por la que dejarían de consumir ciertos productos o servicios obedece al encarecimiento de la vida misma: 54% de los encuestados percibe un incremento considerable en los precios de bienes básicos y alimentos, y otro 40% lo percibe en servicios.

Veámoslo así: si los usuarios en México tienen gastos periódicos e impostergables, y éstos suben considerablemente de precio, el presupuesto de los consumidores ya no es el mismo, razón que exige nuevas estrategias de marketing y de consumo para captar y explotar las oportunidades que cada vez son menores.

Según el estudio, gasolina, lácteos, congelados y embutidos son los rubros que observan un mayor incremento en sus precios, ya que la percepción de los encuestados está por encima del 55%; mientras que los costos de luz, agua y teléfono se ubican en una percepción de 43%.

La lista es muy extensa en el análisis que detalla que también los cigarros, medicamentos, pan, botanas y dulces; además de los refrescos, limpiadores, detergentes, café y hasta equipos electrónicos y línea blanca, son significativamente percibidos con un incremento en sus precios.

Sin embargo, no se trata sólo de percepción por parte de los consumidores. El Índice Nacional de precios al Consumidor de 2013 muestra que, de enero a abril de este año, el índice subió de 107.7 a 109.1, mientras que el Índice de Confianza del Consumidor en la economía bajó de 100 en enero a 95.2 a mayo.

Ambas, cifras oficiales y percepción del consumidor, demuestran la teoría. La pregunta, entonces, tendría que estar enfocada hacia las estrategias que pueden o deben emplear las marcas que, quizá, han resentido este fenómeno.

Y es que solamente el 24% de los consumidores mexicanos dijo que seguirá comprando de la misma forma y en las mismas cantidades, mientras que un contrastante 60% ya está cambiando sus hábitos, reduciendo sus compras y cambiando de marca, de tal manera que ahora, el precio se pondera sobre la calidad, según el estudio.

Hoy es más visible que esa mayoría de usuarios compra pensando en lo que le alcance, y no necesariamente en lo que desea. Además, 53% señaló que cambiaría su lugar de consumo para algunas o todas sus compras, mientras que el 29% compraría en el mismo sitio.

Y cual si fuera cuesta de enero, la búsqueda de ofertas, promociones y descuentos se convierte ahora en la forma más socorrida de comprar. El 30% de los encuestados dijo que será más selectivo en sus compras, mientras que otra tercera parte sólo lo hará bajo estos modelos de precios bajos; en tanto que sólo el 11% dijo no estar interesado en ofertas ni promociones.

Lovemarks y lovemarkers podrían resentir esta tendencia de temporada, ya que el número de mexicanos que cambiaría su marca favorita por otra más barata, ante una crisis económica, es significativamente alto en todas las categorías, ya que el porcentaje rebasa el 50%.

Numeralia

PIB primer trimestre 0.8%

Inflación México (alimentos) 9.5%

Promedio OCDE 2.0%

Consumidor que cambiaría hábitos 75%

Consumidor que compra distinto 60%

Consumidor que compraría igual 24%

Percepción de alza en alimentos 54%

Percepción en alza de corrupción 52%

Percepción en alza de gasolina 59%

Percepción en alza de lácteos  54%

Percepción en alza de congelados 54%

Percepción en alza de embutidos 54%

Percepción en alza de luz 43%

Percepción en alza de agua 43%

Percepción en alza de teléfono 43%

Percepción en alza de cigarros 31%

Percepción en alza de medicina  31%

Percepción en alza de detergentes 24%

Percepción en alza de café 23%

Percepción en alza de electrónicos 21%

Percepción en alza de línea blanca 20%

Percepción en alza de Internet 15%

Precios al consumidor Subió de 107.7 a 109.1 unidades

Confianza del consumidor Economía 100 (enero) a 95.2 (mayo) 

Fuente: GfK

¿La desaceleración económica le ha afectado a tu marca? ¿Cómo se enfrenta un panorama como éste?

Para saber más:

Inflación de México es la segunda más alta de OCDE

Confianza del consumidor cae 1.2% en mayo: INEGI 

Ventas mayoristas y minoritas bajan en abril: INEGI

Relacionadas

Comentarios