HistoriasManagement

Claves para elegir a un mentor y tener una buena relación

Un mentor sirve como guía, pero no es la persona que tiene las soluciones a tus problemas. Aprende a tomar sus consejos y ejecuta tus propias soluciones.

18-06-2013, 8:01:31 AM
Claves para elegir a un mentor y tener una buena relación
Tatiana Gutiérrez

Se debe tomar en cuenta que la relación con un mentor necesita una preparación constante y una amistad profesional sólida.

Por ello, Borghino brinda algunas recomendaciones que pueden ayudar en la relación con este personaje: 

Nunca tu jefe. Tu mentor nunca debe ser tu jefe o supervisor inmediato, esto podría causar problemas éticos en su relación.

Recuerda que un mentor dará su punto de vista, de manera objetiva, en la problemática, más no dirá exactamente cómo se debe actuar. Toma en cuenta sus consejos y ejecuta tus propias soluciones. 

Ten respeto y confianza. Estos personajes tienen mayor conocimiento y vida profesional, respeta su persona y sus experiencias. Escucha con atención y aprende de sus consejos. También la confianza es fundamental para que exista una comunicación asertiva y una retroalimentación mutua. 

Nunca escojas un mentor por afinidad. Lo que buscas es un guía profesional, no a un amigo. Tu mentor debe ser tu asesor y consejero. La mayoría de las veces la amistad puede nublar la percepción profesional de los consejos que tu mentor brinde. Sin embargo, como en todo, hay excepciones. 

Contáctalo de manera periódica. Un mentor debe tener una relación continua contigo, Borghino recomienda que las citas sean frecuentes y se lleven bajo un plan de trabajo. Verifica cuáles son los temas en que necesitas asesoramiento y mantén un plan conjunto. 

El mentor no tiene soluciones, sólo opciones. Es común pensar que esta persona tiene la solución a todos los problema, comenta el experto, pero en realidad lo que puede proporcionar es orientación para tratar el tema, más no te dirá qué debes hacer y qué no.

“Da caminos y soluciones alternativas que te ayudarán a salir adelante, sin embargo, tú eres el que tiene la última palabra”. 

Encuéntralo y pregúntale. Para muchos, la duda es saber cómo tenerlo. Si bien la experiencia es diferente para cada persona, existirán mentores a los que no es necesario pedir su ayuda, la amista, respeto y confianza pueden propiciarla de manera espontanea. En caso contrario, se recomienda acercarte y preguntarle si te puede asesorar en temas en común. La clave para conseguir un mentor es acercarse a esa persona.

¿Tienes un mentor? ¿Cómo ha sido tu relación con este guía profesional? ¿Cuáles son tus consejos?

Para saber más: 

Cómo aprovechar tu inteligencia emocional en la oficina

Cómo establecer un programa de mentoring eficaz

Descubre cómo retener al talento a través del mentoring

Relacionadas

Comentarios