HistoriasMicrositio

¿Por qué no bajará la inflación en México?

El dato de inflación de mayo, de 4.63%, se atribuye al pollo, huevo y jitomate, pero los combustibles son un lastre. Jorge Monjarás analiza el tema.

07-06-2013, 1:38:47 PM
¿Por qué no bajará la inflación en México?
Jorge Monjaras, editor en jefe de Valor Corporativo

El dato de inflación de mayo, de 4.63%, se atribuye al pollo, huevo y jitomate… de nuevo. Pero la gasolina y el gas son los más importantes responsables de que no se alcance el objetivo del Banco de México. Los combustibles son un lastre en la lucha contra la inflación.

Es cierto, la famosa especulación con los pollitos le dio otro empujón a la inflación de mes pasado. Tenemos que hablar de cómo las autoridades han insistido en castigar a los detallistas, en lugar de analizar qué está mal con los distribuidores, al grado de que quienes también han protestado contra las alzas en el pollo son los tenderos mismos. Pero lo dejamos para otra ocasión.

El pollo subió 4.35%, pero su peso en el cálculo de la inflación es grande, igual que el jitomate, que por cierto, también se incrementó en más de 10%, y cómo algúna vez dijo Guillermo Ortiz (más o menos), las salsas pesan en el índice.

Hablando sobre el tema con el doctor Raymundo Tenorio Aguilar, director de las carreras de Economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe, él hizo notar que las presiones sobre los alimentos van a durar quizá otro par de meses.

¿Por qué? Hay que revisar el Índice Nacional de Precios al Productor (INPP), en donde puede encontrarse que los costos para los productores de pollo, por ejemplo continuaron incrementándose en 10% en mayo, para los de jitomate… ¡22.8%! Como bien señala el experto, estos aumentos tienden a reflejarse el mes siguiente en los precios al consumidor, así que junio no se ve favorable en términos de productos agropecuarios.

Para los criadores de animales, en general, las peores alzas les vienen del alimento para sus crías. Por ello, Tenorio estima que en dos meses, cuando comiencen las cosechas de estos productos, la inflación al productor caerá. Sin embargo, como él mismo dice, generalmente los precios al consumidor ya no bajarán.

Es probable que algunas presiones inflacionarias cedan en los próximos meses, sin embargo pero no será un año más fácil que el anterior. Parece que la meta de 3% está quedando cada vez más lejana y la producción agropecuaria es sólo una razón. Hay otra, que influye en las presiones de costos de todas las ramas de la economía y que no parece tener remedio hasta ahora: los energéticos.

Si revisas este renglón en el desglosado de inflación hasta mayo, verás que el precio de los energéticos ha bajado 5.37% de diciembre para acá. Pero este número no dice la verdad. Hay una aparante caída de 19% en los precios de la electricidad, pero esto sólo es reflejo de la entrega de subsidios a la luz que efectúa el gobierno cada año en estas fechas a los estados del norte del país, que necesitan aire acondicionado en estas temperaturas infames y no podrían pagarlo de otra manera. Viendo más de cerca encontramos que el gas natural doméstico se ha incrementado 5.15% en lo que va del año… ¡20.56% en un año!

Las gasolinas promedian 10% de aumento de mayo a mayo porque los gasolinazos, tan criticados en el periodo de Calderón, han continuado sin cambio, al grado de que el famoso subsidio está cerca de ser eliminado. Primer comentario, esperemos que no se sigan de largo y acabemos pagando la gasolina más cara que en Estados Unidos.

Estas alzas están ahí, debajo de todos los costos de productos primarios, manufacturas y servicios en México. Son un elemento que no permitirá que la inflación se acerque a 3% y menos a la inflación de la OCDE, que ronda el 1.5% (hay que ser justos: con Europa en recesión no existen presiones inflacionarias).

Gasolina y gas son responsabilidad de Pemex y por ende del Estados mexicano, éste es pues responsable de la inflación subyacente más importante que vivimos. Imagínate qué pasará si el gobierno federal opta por reducir los subsidios a la electricidad, como lo ha comenzado a lanzar a los medios, en forma de buscapiés. Habrá que decirle adiós a los objetivos de inflación por otro par de años, y quizá tolerar que se desborde de 5%.

Vivienderas

En otro tema. Haz de cuenta que el empujoncito que tuvo GEO ayer en la Bolsa Mexicana de Valores equivale a un frío asentimiento con la cabeza por parte del mercado. De 4.91 se fue a 5.41, sólo para regresarse a 5.21 pesos por acción. Este viernes 7 de junio, y se mantuvo cerca de ese precio.

El stand still es un buen primer paso, pero nada más, y quizá el otro elemento que le gustó al mercado fue la contratación de Rothschild, que también lleva el caso de Urbi. No quedó especificado si Fians, de María Eugenia Sidaoui, quedó despedida del proceso.

Pero coincido con la opinión que leí por ahí: Ninguna viviendera va a poder arreglar su situación y renegociar, si no se difunde pronto la nueva política de vivienda del gobierno federal.

*Si tienes algo qué comentarme puedes seguirme en Twitter @JAMonjarasM o seguirme en mi blog Expresocortado.blogspot.com

Relacionadas

Comentarios