HistoriasNegocios

Futbol mexicano, el millonario pastel que nadie quiere compartir

Ponerle fin a la multipropiedad para cerrar la cartera de Slim, ¿reconfigurará al negocio? Los expertos opinan y explican el real interés del millonario.

04-06-2013, 11:48:12 PM
Futbol mexicano, el millonario pastel que nadie quiere compartir
Erick Zúñiga, con información de Angélica Hernández

Arranquemos con dos afirmaciones y un mito. El futbol es el deporte favorito de México: Cierto. Se ha convertido en un gran negocio: Cierto. Es un negocio que sus principales jugadores están dispuestos a compartir con nuevos miembros en aras de elevar el nivel de competitividad del mismo y brindarle mayor transparencia a la actividad futbolística del país: Falso.

Empresarios de distintos sectores e industrias –especialmente de las telecomunicaciones– buscan una tajada de la elevada rentabilidad que produce el llamado “juego del hombre”, es decir, los 89,551 millones de pesos que genera al año en cuatro rubros fundamentales: patrocinios, traspasos, taquilla y derechos de televisión.

Pero no están dispuestos a compartir esta cifra –calculada por la firma de investigación de mercado De La Riva en su estudio Tendencias del Futbol, su Afición y Consumo en México–. Antes prefieren darse un disparo en el pie, que permitir la entrada de un nuevo jugador, sobre todo si éste dispone de una amplia billetera para invertir y afianzarse poco a poco en este negocio. ¿Cómo? Poniéndole fin a la multipropiedad.

Es ya sabido que la Federación Mexicana de Futbol (FMF) decidió poner fin a la multipropiedad en el balompié mexicano, medida cuyos argumentos apuntan hacia la mayor apertura y transparencia en los ámbitos deportivo y empresarial, pero que también es catalogada como un freno a los planes de Carlos Slim para fortalecer su presencia en el redituable negocio del futbol.

Por otro lado, es ingenuo olvidar que como en todo negocio, los grupos empresariales han tratado de generar ganancias a través de las pasiones por este deporte y que como cualquier otra organización o empresa, se busca un lucro.

Así, los expertos consultados por AltoNivel.com.mx coinciden en que en el trasfondo de la eliminación de la multipropiedad se percibe la mano del duopolio televisivo –Televisa y TV Azteca–, cuyos dueños Emilio Azcárraga y Ricardo Salinas Pliego protagonizan una de las disputas empresariales más abiertas en contra del dueño del también monopólico Telmex.

La incursión de Slim en el futbol habría generado incertidumbres para los jugadores titulares de este negocio, la cual había comenzado cuando el multimillonario compró el 30% de León y Pachuca, así como al Estudiantes de la UAG y al español Real Oviedo.

Sin olvidar las expectativas que generaron los rumores sobre las negociaciones con Rayados de Monterrey para adquirir sus derechos de transmisión y con Jorge Vergara para comprar a las Chivas del Guadalajara por cerca de 800 millones de pesos –aunque el dueño del equipo tapatío ya salió a desmentir la supuesta intención de vender–.

“Es obvio que el apetito de Carlos Slim iba a ser imparable. Si Azcárraga y Salinas Pliego no le ponían un alto iba a tener un crecimiento bárbaro y acaparar una muy buena parte de la liga”, considera Jorge Badillo Nieto, de Fusión Mercadotecnia Deporte.

“La eliminación de la multipropiedad está estableciendo ciertos candados en un sentido estricto del deporte al crear un poco más de confianza, pero también es vista como un bloqueo con anticipación hacia Slim en un negocio que a nivel mundial se ha convertido en uno de los más rentables y en el que quieren participar los más poderosos y adinerados”, complementa Ángel Méndez, profesor de Negocios de la Universidad La Salle.

En resumen, la medida busca generar más confianza en los juegos y el deporte; pero existe la posibilidad de que se trate de una estrategia financiera para que los participantes en este negocio aseguren su rebanada del pastel, al no dejar que sean solo los grandes empresarios quienes se apoderen de esto y se vuelva a concentrar la riqueza en un reducido número de manos.

El negocio del futbol en México es un medio cerrado y celoso en el que no todos son bien recibidos, mucho menos cuando representan un riesgo para la forma de trabajar y de los ingresos que se puedan recibir, menciona Óscar Almaguer, director de la Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid-UVM.

¿Negocio de élite o elitista?

El decálogo votado y autorizado por la asamblea de dueños es estricto: nadie podrá tener más de un equipo en la misma liga, no se permitirá la simulación accionaria y esto debe cumplirse en un periodo no mayor a cinco años. Sin embargo, ¿es tan sencillo vender un equipo de futbol?

Para los expertos esto no es nada fácil, dado que es muy complicado que cualquier empresario pueda estar interesado o cuente con los recursos necesarios para adquirir un equipo de futbol con todos los gastos que representa (contratos, instalaciones, estadio, etcétera), sin obviar el alto riesgo que conlleva una inversión de este tipo; no obstante, no descartan que grandes firmas internacionales o trasnacionales exhiban su interés por algún conjunto.

“A este negocio va a entrarle quien tenga la capacidad y la liquidez necesaria para poder adquirir un equipo cuando se pongan a la venta”, menciona Méndez.

En este sentido, Almaguer, reitera que hacerse o deshacerse de un conjunto de futbol no es fácil por el costo, y que sólo es un pequeño y selecto grupo de empresas en México el que podría realizar una compra de este tipo.

El consenso es claro: Si no hay comprador, de nada servirá la eliminación de la multipropiedad y todos se quedarán con el mismo número de equipos.

Las estrategias

En su intento por prevenir un mayor crecimiento de Slim en el futbol mexicano, la estrategia de los empresarios televisivos se basó en “sacrificar” su cartera de equipos, para ser ellos quienes pongan el ejemplo de que no debe haber multipropiedad.

“Aunque es bien sabido que esto ha existido durante años, jamás respetaron este convenio, ellos hicieron lo que quisieron, tuvieron hasta tres franquicias cada uno, y nadie les decía nada”, menciona Badillo Nieto, también catedrático de la UVM y de la Universidad Marista.

En el caso de Salinas Pliego, se deshizo de los Toros de Neza y de los Jaguares de Chiapas, únicamente conserva a los Monarcas de Morelia; mientras que Azcárraga tiene como activo principal a las Águilas del América, en su momento el Necaxa fue cedido al gobierno de Aguascalientes y el San Luis a otro grupo de iniciativa privada.

Así, bajo el análisis de los expertos se deberá estar atento a que no se realice alguna triangulación o se cree una empresa con el único fin de adquirir un equipo, u otra acción que puedan realizar los mismos dueños de equipos para seguir de manera disfrazada al frente del mismo y beneficiarse de los distintos negocios que el futbol conlleva.

Televisa y TV Azteca, sin daños 

¿La eliminación de la multipropiedad realmente afectará los negocios del duopolio televisivo? En una palabra: No. Sus portafolios de negocio son muy amplios y el hecho de que se queden sin uno o dos equipos de Primera División o los tengan que ceder, no les causará una afectación considerable, sobre todo por la famosa integración vertical que se da en las televisoras.

Finalmente ambas televisoras tienen muchísimos negocios internamente, además del futbol, está la producción televisiva, las ventas publicitarias, las relaciones públicas, en realidad es prácticamente como si el portafolio de ambas televisoras quedaran intactos. 

Badillo Nieto explica que para Salinas Pliego, en términos empresariales y económicos no era redituable tener a los Jaguares de Chiapas al ser uno de los equipos con un promedio de entrada muy bajo en la liga, aunque se hizo un buen esfuerzo en materia de mercadotecnia, al final es un conjunto que no generó el arraigo suficiente entre la afición chiapaneca.

TV Azteca y Televisa podrían generar alguna estrategia que les permita manejar a sus equipos de alguna manera “discreta”, en lo que los especialistas consideran “juegos y estrategias a nivel empresarial” que realizan para proteger sus intereses.

Si bien es sabida la guerra entre las televisoras por la transmisión de los partidos, ya que prácticamente se reparten entre las dos las emisiones futbolísticas de cada fin de sema, no es complicado imaginar los estragos que representaría la llegada de un tercero en discordia. Una razón más para cerrarle el paso a un rival con una de las billeteras más poderosas del mundo.

Slim va por los derechos de transmisión

Bloquear los esfuerzos de Slim para entrar al negocio futbolístico “es de alguna manera retrasar lo inevitable”, señala Badillo Nieto, quien añade que el empresario es un hombre con muchos recursos, influencias y con una visión empresarial muy amplia que tiene el poder para hacer lo que quiera.

No obstante, es un hombre que se caracteriza por diversificar su portafolio de negocio, “a lo mejor en este momento tiene determinado porcentaje de Pachuca, quizá el día de mañana él pueda retirar su inversión del grupo para trasladarla a un escenario que sea más atractivo, a lo mejor Chivas o Monterrey, se habla también de los Santos de la Laguna, finalmente creo que no le va a hacer tanta mella”.

Lo que puede hacer Slim en este caso es quedarse con uno o dos equipos, tiene la ventaja de contar con un plazo de cinco años para que la liga quede fuera de toda multipropiedad, eso le da margen de maniobra, pero más allá de poseer o ser dueño en un porcentaje de cualquier equipo, el negocio principal para él se basa en los derechos de transmisión, en la posibilidad de que se puedan abrir una o dos señales más de televisión pública él pueda adquirir una de esas señales.

“Lo que interesa a Slim es obtener los derechos de transmisión para cautivar a más televidentes. ¿Y cuál fue su objetivo? Lo más evidente: el futbol”, coincide Méndez.

No en vano adquirió los derechos de los juegos olímpicos de invierno y verano, él está interesado en adquirir los derechos de Fórmula 1, lo que demuestra que el multimillonario no habría adquirido tantos eventos deportivos si no tuviera una plataforma donde transmitirlos. 

Independientemente de la cuestión del poder, su objetivo es acceder a la televisión pública, hacerse de una de las señales que se puedan licitar en unos años y que será la plataforma para transmitir todos los eventos que poco a poco ha adquirido.

En conclusión, éste será el negocio más importante que Slim puede llegar a tener, y de paso poner de rodillas el modelo tradicional de la televisión deportiva que hemos visto en México, que desde hace muchos años fue un monopolio y ahora un duopolio, pero quiere su tajada del negocio y de alguna manera lo conseguirá.

El impacto deportivo

Fuera del ámbito empresarial, las consecuencias de la eliminación de la multipropiedad prometen considerables avances para la liga nacional, y no sólo en la cuestión de un mayor alineamiento con los estatutos de la FIFA, sino también en el aspecto competitivo.

En este sentido, el ex jugador profesional Miguel España, hoy director técnico del equipo de futbol de los Borregos Salvajes del Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México, considera que el fin de la multipropiedad es una buena medida para el futbol nacional, al menos en apariencia.

“Esta acción le da un poco más de transparencia al futbol, es buena para el ámbito deportivo y puede facilitar que se lleguen a mejores decisiones. Pero habrá que esperar a ver cómo se desarrolla y sus resultados”, menciona.

Bajo su análisis, esto podría conllevar a superar los “modelos a la mexicana” del draft –como se conoce a la compra-venta de los jugadores, en un sistema que simula al mercado bursátil–  y el sistema de torneos cortos, los cuales son únicos en su tipo al no repetirse en otras partes del mundo; incluso permitirá que los votos y decisiones al interior de la asamblea sean más equitativos.

¿Pero esta medida ayudará a sortear los principales obstáculos del futbol nacional, como la falta de planeación y la lucha de intereses? Para el ex seleccionado nacional esto es algo que deberá observarse con el paso del tiempo marcado por la FMF, no sin antes destacar que la carencia de proyectos en el balompié mexicano es uno de los grandes desafíos a vencer. 

Para entender cómo la multipropiedad podría abrir el camino hacia una mayor competitividad en el futbol nacional, es necesario comprender hasta qué punto es dependiente del ámbito empresarial y qué relación tienen los resultados deportivos con las inversiones de las empresas propietarias.

Almaguer, también responsable de la maestría en Gestión de Entidades Deportivas  de la UVM, destaca que en la pasada liguilla solo faltó uno de los equipos que cuentan con mayor inversión en la liga.

Entre los 8 equipos clasificados estaban todos los que tienen billeteras amplias, salvo el Guadalajara, pero estuvieron presentes el América, de Televisa; los Tigres, de Cemex; el Monterrey, de FEMSA; el Morelia, de TV Azteca; Cruz Azul, de la cooperativa del mismo nombre; y el Santos, del Grupo Modelo. 

Las excepciones fueron el Atlas, que enfrenta problemas económicos; y los Pumas, que al ser parte de la UNAM no manejan grandes presupuestos.

Para ejemplo basta retomar el caso del actual campeón de la Liga Mx, el América, que invirtió desde su último título en 2005 a la fecha al menos 90 millones de dólares en jugadores y entrenadores para volver a ser el monarca del futbol nacional. De acuerdo con datos obtenidos por El Economista, de agencia de jugadores y de marketing deportivo, esta cifra significa la inversión más alta desde la obtención de un título y otro.

La cifra sólo se compara con lo que pagó Cemex desde que tomó a Tigres en 1996 para coronarse por primera vez, desde 1982, en el 2011. La cantidad fue de 55 millones de dólares en fichajes.

Ya sea por igualar las condiciones del juego para los distintos dueños de equipos o por abolir esquemas nocivos en el conocido mercado de piernas, el adiós a la multipropiedad podría tener un impacto positivo en el terreno deportivo de la liga de futbol, sin embargo esto es algo que se comprobará solo con el rodar del balón durante los próximos cinco años.

¿Crees que Carlos Slim desistirá de sus inversiones en el territorio futbolístico del país? ¿Consideras que la llegada de un nuevo jugador como el multimillonario sería positivo o negativo para este deporte nacional?

Para saber más: 

¿Cuenta regresiva para Slim en liga mexicana de futbol?

Carlos Slim y sus negocios deportivos

Pasiones y negocios: ¿Cómo debe festejar un CEO?

Slim quiere invertir en el futbol español

Azcárraga sigue pasos de Slim: apuesta por deportes

Relacionadas

Comentarios