HistoriasMicrositio

6 acciones para evitar que tu trabajo se devalúe

El Capital Humano es un activo que puede apreciarse o depreciarse, IQubadora nos explica cómo convertirse en un colaborador rentable e incrementar tu valor.

03-06-2013, 11:22:57 AM
6 acciones para evitar que tu trabajo se devalúe
Roberto Esparza Viedma, Autor de Empleología y Director General de IQubadora

Además de brindarnos un sentido de
crecimiento y realización, las personas estudiamos para tener un .empleo y
cubrir nuestras necesidades y .aspiraciones económicas. Se cree que mientras
mayor sea nuestro nivel educativo más altos serán nuestros ingresos;
ocuparemos cargos más prestigiosos y seremos menos susceptibles al desempleo,
tal como lo muestra la pirámide de la columna anterior: .Claves para administar el ciclo de
vida de tu carrera laboral
.

Es así que los futuros ingresos
se convierten en una tasa de retorno y los gastos actuales en educación y/o
capacitación
en realidad son una inversión

A mediados de los años 70’s, Jacob Mincer
(1974) y el premio nobel Gary Becker (1975), considerados por muchos como los
padres de la teoría de Capital Humano y la Economía Laboral, establecieron una
relación entre el nivel de educación y el nivel de ingreso de las personas a
través de sus aportaciones en el desarrollo de las bases empíricas del Capital
Humano y el concepto de la tasa de rentabilidad de la educación.

Se dice que las personas son el activo
más importante de una organización. Sin embargo, la realidad que se vive en la
mayoría de las empresas opera de manera contraria. El Capital Humano es percibido
como un centro de costos que conforme pasan los años se va depreciando por
causa de diversos factores como la falta de. capacitación, el .presentismo
laboral
, .mobbing, periodos de desempleo y bajo desempeño, entre otros.

¿Cómo puedes medir el retorno de inversión de tu
carrera profesional? ¿Cómo
convertirte en un colaborador rentable y sustentable tanto para la empresa como
para ti mismo? A continuación te proponemos algunos cambios que tendrás que realizar para que tu trabajo se aprecie conforme avanzas en tu carrera profesional.

Acciones para evitar que tu trabajo se deprecie

1) ¿Activo o
Pasivo? Cómo quieres ser clasificado.

Independientemente de si la empresa
para la que trabajas considera a sus colaboradores como un costo o como activos,
el único responsable en incrementar su valor dentro de una organización eres tú
mismo. No esperes a que otros vengan a recordártelo. ¿Qué has hecho para ser
visto de una manera distinta? Si te remites a cumplir los objetivos por los
cuales fuiste contratado a cambio de cierta remuneración económica, no estarás
siendo muy congruente con la expectativa de ser considerado como el activo más
importante de la organización.

 2) Identifica
el estilo de la empresa en la que buscas trabajar.

Antes de dar el sí a una oferta
laboral, es importante que detectes si se trata de una empresa que trata a sus
colaboradores como un activo o como un costo. Pregunta sobre las oportunidades
de desarrollo
que te ofrece y sus planes de vida y carrera. 

3) Conviértete
en un learning worker

Un “learning worker” es aquella persona que se encuentra en procesos
continuos de autoaprendizaje. Independientemente de si trabaja en una empresa
que cuenta o no con programas de capacitación o incluso. Este tipo de
colaboradores, entienden a  la
capacitación como una fuente de apreciación del capital humano.

Más que tener los medios económicos para lograrlo, tienen la
intención y el enfoque para seguir aprendiendo. Algunos ejemplos de
auto-capacitación es el aprovechamiento de recursos en internet como webinars,
portales especializados, tutoriales en youtube, etc. Así como la investigación
a través de whitepapers especializados, documentales, conferencias y
exposiciones, entre otros.

4) Haz de tu búsqueda de empleo un proyecto. 

Muchas
personas desempleadas, creen tener mucho tiempo libre y ninguna ocupación. Pues
se equivocan, se encuentran justo en medio del que podría ser uno de los
proyectos más importantes de su vida, iniciar una carrera profesional y
agregarle valor incluso en medio de un periodo “inactivo”.

Aunque no te
encuentres trabajando
, puedes estar activo. Si te es posible invierte en
capacitarte, cursar un taller, diplomado, certificación, etc. Mejorar tu nivel
de inglés o incluso aprender algún otro idioma. Aprender nuevas herramientas de
trabajo correspondientes a tu ramo, utilización de un software y actualización
de tus conocimientos en un área particular.

Conviértete en un experto
buscador de empleo significa ir mu­cho más allá de la propia frontera de la desocupación. En realidad, implica pensar
distinto y hacer diferentes las cosas.

5) Aplica
la Interoperabilidad

Cámbiate el chip de estar en un
trabajo a estar en una carrera. Lo que significa actuar con agilidad y pro
actividad. Tener la capacidad de poder ampliar tus funciones; demostrar que
puedes hacer cada vez mejor tu trabajo actual y adicionalmente puedes
incursionar en otras áreas  desafíos
dentro de la empresa. Un colaborador interoperable, se ve a sí mismo como un
auto-empleado, capaz de generar valor en cada una de las actividades que
desarrolla dentro de la empresa.

6)
Desarrolla
la apreciación de valor de tayectoria

Si bien es cierto que estudiamos
para contar con una profesión que nos permita dedicarnos a algo en específico y
generar ingresos, también lo hicimos para realizarnos y contribuir con nuestro
talento
a la sociedad.

Estar en un empleo que no te
satisface y que no cubre dichas necesidades, puede provocar la depreciación de
tu talento. Recuerda que a mayor grado de satisfacción mayor productividad. De
esta manera se incrementan los bonos con los que te cotizas en el mercado laboral.

También es cierto que en muchas
ocasiones las necesidades y prioridades inmediatas, nos conducen a ocupar
vacantes en empresas que no son compatibles con nuestros deseos de realización
y con el empleo de nuestros sueños. Sin embargo, no debe permitir que la rutina
haga que olvides tu propósito. Elabora un plan que te permita moverte hacia tus
objetivos más genuinos lo más rápido posible.

Mientras sigamos auto
percibiéndonos como una pieza más en la organización y no nos responsabilicemos
por nuestro propio crecimiento y aprendizaje, estaremos lejos de potenciar
auténticamente el valor de nuestro talento. Contemplarnos como un costo más
para la organización, además de desestimarnos, representa un freno indiscutible
para nuestro desarrollo personal.

Después de todo, si se considera
que el capi­tal humano es un activo, entonces éste queda sujeto a ser apreciado
o depreciado; de ahí que también haya necesidad de calcular este indicador,
pues en esa medida, tendremos una traducción cuanti­tativa del valor que
efectivamente tenemos para una organización.

¿Te consideras un activo o pasivo de la empresa? ¿Qué otras acciones crees que debas tomar para incrementar tu valor dentro de la empresa?

Para saber más:

.Claves para administrar el ciclo de vida de tu carrera laboral

.Lo que empresas y candidatos deben saber antes de dar el “sí”

.¿Buscas trabajo o empleo? Conviértete en empleólogo

.Lo que no hizo Albert Einstein para conseguir empleo


Relacionadas

Comentarios