'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Educación financiera, la mejor herencia para los niños

Apps, sitios online, programas de gobierno y los juegos, son las herramientas para que los menores aprendan a conocer el valor del dinero y a administrarlo.

29-05-2013, 2:40:11 PM
Educación financiera, la mejor herencia para los niños
Angélica Hernández

Seguramente has escuchado hablar de Robert Kiyosaky, el autor del best sellerPadre rico, padre pobre“, en el que narra su historia y cómo logró hacerse millonario a una temprana edad y retirarse. ¿Cómo lo logró? Básicamente ahorrando y sabiendo administrar los pocos y luego muchos recursos que fue teniendo, pero haciéndolo desde muy joven, desde niño para ser exactos.

De acuerdo con la encuesta realizada la Asociación Mexicana de Afores (Amafore) el 72% de los mexicanos no tiene planes para el momento de su retiro laboral, esto deja un gran abismo y carencia de una cultura financiera. Nada que ver con Kiyosaky y otros grandes empresarios que, además de su visión, supieron administrar sus recursos.

Así que es momento de dejar la mejor herencia a tus hijos y no, no es la educación, sino enseñarles a manejar bien su dinero y a mostrarles cómo tomar las decisiones adecuadas. Podrán ser muy letrados o podrás heredarles la empresa, pero, ¿sabrán administrarla?

Los niños nunca son demasiado jóvenes para aprender a ahorrar o invertir su dinero, es importante que desde temprana edad, los niños entiendan que la economía es algo que los afecta de manera positiva o negativa en todos los aspectos de su vida.

“Si desde temprana edad se incorpora ésta educación tendríamos una mejor calidad de vida porque se prepara a los pequeños para poder utilizar y explotar los instrumentos financieros que proporcionan los bancos, usarlos de una manera adecuada y pensar en un ahorro para el retiro a futuro”, afirmó Sandra León, investigadora de contenidos y educación financiera del Museo Interactivo de Economía (MIDE).

La pregunta del millón es cómo. Además de la educación impartida desde casa a través de la típica alcancía, es importante comunicarse con los niños en su propio lenguaje: a través del juego. ¿Sabías que Kiyosaky aprendió el mundo de las inversiones jugando Monopoly?

Este aprendizaje debe ser de manera integral, es decir, una educación y formación integral, que incluya la cultual financiera y les permita el acervo necesario para decidir, más tarde, como jóvenes, el tipo de actividad económica que corresponda a su vocación, capacidades y talentos personales, asegura Luis Manuel Sánchez, director de Fundación Cultural Finanzas para Niños A.C.

Ambos especialistas aseguran que la infancia es la mejor etapa para iniciarlos en un tema que todos requerimos, como jóvenes y adultos. Todos necesitamos sólidos fundamentos y sanos hábitos financieros, y éstos, como cualquier otro hábito sano, deben iniciarse a temprana edad.

Juegos y Apps

Si partimos del hecho de que ésta educación financiera proviene desde el núcleo familiar, se puede estimular a los niños con opciones nada complicadas y sí efectivas con la finalidad de hacerlos protagonistas de sus propias decisiones.

Por ejemplo, los padres pueden asignarles una cantidad mensual o semanal, y desde un principio ayudarlos y decirles que ellos tienen que distribuir ese “ingreso” de tal manera que los distribuyan para su lunch, para cuando salga de la escuela, los gastos de papelería y una parte para el ahorro.

Para incentivar a los niños a ahorrar otra opción decirle al niño que por cada 20 pesos que ahorre el “banco” (o sea los padres de familia) depositarán cierta cantidad extra que sería el “interés”, “al final de cuentas la analogía del niño es que está ahorrando y obtiene una ganancia, un rendimiento”, recomienda León.

Las vacaciones son una buena época para enseñar a los niños valorar lo que el dinero cuesta ganarlo. La dinámica es muy sencilla, pagar a los pequeños una determinada cantidad por hacer las labores del hogar como lavar los platos, esto les enseña que el dinero cuesta ganarlo y los niños aprenden a tomar decisiones con dinero propio.

Por otra parte existen todo tipo de aplicaciones para llevar el seguimiento de gastos o un presupuesto, una de ellas es una aplicación del Banco de España, “Aprende a ahorrar”, en la que los padres pueden asignar de manera ficticia pequeñas cantidades a sus hijos de manera periódica, los niños pueden seguir la evolución de este monto en función de una toma de decisiones donde destinan recursos a determinadas necesidades y los padres pueden tener acceso a todos los movimientos y tomas de decisiones de los niños donde puede haber una retroalimentación.

Lemonade” es otra aplicación donde el objetivo es que el niño juega a ser el dueño de su negocio de limonadas y tiene que aprender a distribuir las ganancias obtenidas por las ventas para destinarlos de la manera más óptima a la compra de insumos para volver a hacer más limonada y poder venderla.

Tarea padres-gobierno

Son los padres, en primer lugar, los responsables de acercar a los niños a la cultura financiera y conducir el proceso de enseñanza en la materia. “Ocurre, sin embargo, que en muchos de los casos, a los padres de familia les tiene sin cuidado y dan por hecho que en el ciclo natural de la vida habrán de aprender por sí solos, y suelen hacerse a un lado su dicha responsabilidad”, comenta Sánchez.

Pero también es importante que el gobierno ponga orden en el Sistema Educativo Nacional, e incorpore la materia de finanzas como algo tan básico y elemental, como lo es actualmente estudiar un segundo o tercer idioma, o estudiar el uso de las herramientas computacionales en escuelas de nivel básico (primarias y secundarias), aseveró.

“El gobierno debe hacerse cargo de su responsabilidad ineludible de elevar el nivel de cultura financiera en el país, porque de ello depende no solo el bienestar económico de las familias, sino el desarrollo económico del país sustentado en una óptima asignación de los recursos y la promoción el ahorro interno.

Además existen programas de educación financiera, módulos y juegos por parte de asociaciones como Banamex que impulsa el desarrollo de juegos didácticos, Bancomer que brinda programas de educación financiera, ahorro y crédito y por parte del gobierno la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras (Condusef) impulsa este tipo de proyectos.

Tanto en la Fundación Cultural Finanzas para Niños, A.C como en el MIDE existen diversos programas de apoyo y cursos que van dirigidos a niños e incluso jóvenes y adultos con el objetivo de enseñar que la economía, las finanzas y las inversiones no solo competen a los grandes empresarios sino que son elementos que están en el día a día.

¿Qué te parecen éstas técnicas para enseñar a los niños a ahorrar? ¿Cómo padre de familia qué haces tú para educar a tus hijos en materia financiera?

Para saber más:


Educación
financiera para niños y papás

Las
mejores apps para regalar a los niños

Consejos
financieros para padres en el Día del Niño


Seguramente
has escuchado hablar de Robert Kiyosaky, el autor del best seller Padre rico,
padre pobre, en el que narra su historia y cómo logró hacerse millonario a una
temprana edad y retirarse. ¿Cómo lo logró? Básicamente ahorrando y sabiendo
administrar los pocos y luego muchos recursos que fue teniendo, pero haciéndolo
desde muy joven, desde niño para ser exactos.

 

De
acuerdo con la encuesta realizada la Asociación Mexicana de Afores (Amafore) el
72% de los mexicanos no tiene planes para el momento de su retiro laboral, esto
deja un gran abismo y carencia de una cultura financiera. Nada que ver con
Kiyosaky y otros grandes empresarios que, además de su visión, supieron
administrar sus recursos.

 

Así que
es momento de dejar la mejor herencia a tus hijos y no, no es la educación,
sino enseñarles a manejar bien su dinero y a mostrarles cómo tomar las
decisiones adecuadas. Podrán ser muy letrados o podrás heredarles la empresa,
pero, ¿sabrán administrarla?

 

Los
niños nunca son demasiado jóvenes para aprender a ahorrar o invertir su dinero,
es importante que desde temprana edad, los niños entiendan que la economía es algo que los afecta de
manera positiva o negativa en todos los aspectos de su vida.

 

“Si
desde temprana edad se incorpora ésta educación tendríamos una mejor calidad de
vida porque se prepara a los pequeños para poder utilizar y explotar los
instrumentos financieros que proporcionan los bancos, usarlos de una manera
adecuada y pensar en un ahorro para el retiro a futuro”, afirmó Sandra León,
investigadora de contenidos y educación financiera del Museo Interactivo de Economía
(MIDE)
.

 

La
pregunta del millón es cómo. Además de la educación
impartida desde casa a través de la típica alcancía, es importante comunicarse
con los niños en su propio lenguaje: a través del juego. ¿Sabías que Kiyosaky
aprendió el mundo de las inversiones jugando Monopoly?

 

Este
aprendizaje debe ser de manera integral, es decir, una educación y formación
integral, que incluya la cultual financiera y les permita el acervo necesario
para decidir, más tarde, como jóvenes, el tipo de actividad económica que
corresponda a su vocación, capacidades y talentos personales, asegura Luis
Manuel Sánchez, director de Fundación Cultural Finanzas para
Niños A.C.

 

Ambos
especialistas aseguran que la infancia es la mejor etapa para iniciarlos en un
tema que todos requerimos, como jóvenes y adultos. Todos necesitamos sólidos
fundamentos y sanos hábitos financieros, y éstos, como cualquier otro hábito
sano, deben iniciarse a temprana edad.

 

Juegos y Apps

 

Si
partimos del hecho de que ésta educación financiera proviene desde el núcleo
familiar, se puede estimular a los niños con opciones nada complicadas y sí
efectivas con la finalidad de hacerlos protagonistas de sus propias decisiones.

 

Por
ejemplo, los padres pueden asignarles una cantidad mensual o semanal, y desde
un principio ayudarlos y decirles que ellos tienen que distribuir ese “ingreso” de tal manera que los
distribuyan para su lunch, para cuando salga de la escuela, los gastos de
papelería y una parte para el ahorro.

 

Para
incentivar a los niños a ahorrar
otra opción decirle al niño que por cada 20 pesos que ahorre el “banco” (o sea
los padres de familia) depositarán cierta cantidad extra que sería el
“interés”, “al final de cuentas la analogía del niño es que está ahorrando y
obtiene una ganancia, un rendimiento”, recomienda León.

 

La
temporada vacacional es una buena época para enseñar a los niños valorar lo que
el dinero cuesta ganarlo. La
dinámica es muy sencilla, pagar a los pequeños una determinada cantidad por
hacer las labores del hogar como lavar los platos, esto les enseña que el
dinero cuesta ganarlo y los niños aprenden a tomar decisiones con dinero
propio.

 

Por
otra parte existen todo tipo de aplicaciones para llevar el seguimiento de
gastos o un presupuesto, una de ellas es una aplicación del Banco de España, “Aprende a ahorrar”, en la que los
padres pueden asignar de manera ficticia pequeñas cantidades a sus hijos de
manera periódica, los niños pueden seguir la evolución de este monto en función
de una toma de decisiones donde destinan recursos a determinadas necesidades y
los padres pueden tener acceso a todos los movimientos y tomas de decisiones de
los niños donde puede haber una retroalimentación.

https://itunes.apple.com/es/app/aprende-a-ahorrar/id547590720

 

“Lemonade” es otra aplicación donde el objetivo
es que el niño juega a ser el dueño de su negocio de limonadas y tiene que
aprender a distribuir las ganancias obtenidas por las ventas para destinarlos
de la manera más óptima a la compra de insumos para volver a hacer más limonada
y poder venderla.

https://play.google.com/store/apps/details?id=com.sammdesmond.lemonadestandads&hl=es 

 

Tarea padres-gobierno

 

Son los
padres, en primer lugar, los responsables de acercar a los niños a la cultura
financiera y conducir el proceso de enseñanza en la materia. “Ocurre, sin
embargo, que en muchos de los casos, a los padres de familia les tiene sin
cuidado y dan por hecho que en el ciclo natural de la vida habrán de aprender
por sí solos, y suelen hacerse a un lado su dicha responsabilidad”, comenta
Sánchez.

 

Pero
también es importante que el gobierno ponga orden en el Sistema Educativo
Nacional, e incorpore la materia de finanzas como algo tan básico y elemental,
como lo es actualmente estudiar un segundo o tercer idioma, o estudiar el uso
de las herramientas computacionales en escuelas de nivel básico (primarias y
secundarias), aseveró.

 

“El gobierno
debe hacerse cargo de su responsabilidad ineludible de elevar el nivel de
cultura financiera en el país, porque de ello depende no solo el bienestar
económico de las familias, sino el desarrollo económico del país sustentado en
una óptima asignación de los recursos y la promoción el ahorro interno.

 

Además
existen programas de educación financiera, módulos y juegos por parte de
asociaciones como Banamex que impulsa el desarrollo de juegos didácticos,
Bancomer que brinda programas de educación financiera, ahorro y crédito y por
parte del gobierno la Comisión Nacional para la Defensa de los
Usuarios de las Instituciones Financieras (Condusef)
impulsa programas
de educación financiera.

 

Tanto
en la Fundación Cultural Finanzas para Niños, A.C como en el MIDE existen
diversos programas de apoyo y cursos que van dirigidos a niños e incluso
jóvenes y adultos con el objetivo de enseñar que la economía, las finanzas y
las inversiones no solo competen a los grandes empresarios sino que son
elementos que están en el día a día.

 

¿Qué te
parecen éstas técnicas para enseñar a los niños a ahorrar?

¿Cómo
padre de familia qué haces tú para educar a tus hijos en materia financiera?

 

Relacionadas

Comentarios