ActualidadHistorias

¿Por qué el América es campeón?

El equipo azulcrema logró una remontada historica ante el Cruz Azul y en la tanda de penales consiguió una nueva copa, ¿pero la merecía? Las cifras hablan.

27-05-2013, 9:36:40 AM
¿Por qué el América es campeón?
Altonivel

¿Es el América un merecido campeón del futbol mexicano? Ésta es la pregunta que millones de aficionados al balompié se hacen –sobre todo los antiamericanistas–, sin embargo la exhibición de coraje y determinación del conjunto azulcrema no son suficientes para entender al actual monarca, así que para que tú decidas su desempeño, te mostramos las cifras que lo respaldan como el equipo con mayor constancia.

Si bien los Tigres de UANL finalizaron la etapa regular como súper líderes gracia a la victoria sobre el América en la última jornada, con lo que se colocaron 3 puntos por encima del equipo de Coapa; no lograron pasar los cuartos de final ante su acérrimo rival: los Rayados de Monterrey, mientras que el conjunto alado se impuso a los regios en semifinales con un marcador global de 4-3.

Eliminado el equipo del Tuca Ferreti, América se convirtió en el contendiente por el título con los mejores números: nueve partidos ganados, cinco empates y solo 3 derrotas, con una diferencia de goles de +15 y con 32 unidades, con el plus de tener en su plantilla al máximo goleador del certamen: Christian “Chucho” Benítez.

Pero las cifras no daban tranquilidad suficiente contra una máquina que venía encarrilada en la Liguilla, que pasaba con autoridad sobre sus adversarios: al Morelia lo derrotó con un global de 4-3 y al Santos Laguna con un 5-1.

Así, la primera parte de la final fue para el conjunto azul, que con la mínima diferencia salió victorioso de su casa y se encaró en la vuelta con un gol a los 20 minutos que lo colocaba como virtual campeón.

La maldición del Cruz Azul estuvo a punto de ser derrotada, pero en cinco minutos el América demostró porqué fue uno de los dos mejores cuadros de la temporada y empató el marcador global a través del capitán y principal defensa Aquivaldo Mosquera y de su portero Moisés Muñoz.

El resto es historia. El equipo azulcrema consiguió su onceavo título del balompié nacional –con lo que empató a las Chivas del Guadalajara como la escuadra más ganadora del campeonato–, en el Estadio Azteca y rompió ocho años de sequía e inestabilidad.

Cabe recordar que el último título del América se dio en el Clausura 2005 ante el cuadro de los Hidrorrayos del Necaxa, sin embargó la última final que había disputado fue en 2007, la cual perdió y marcó el inicio de una mala racha para el equipo: irregularidad, el desplome hasta el fondo de la tabla, e incluso la cercanía de zona de descenso.

Diez directores técnicos y dos renovaciones mayores en la directiva del equipo fue la factura a pagar. Guillermo Cañedo White y Michel Bauer ocuparon la presidencia de los americanistas pero los reiterados descalabros los obligaron a dejar el cargo, mismo que sería ocupado por un ex jugador multicampeón –con un destacado pasado americanista–: Ricardo Pelaez.

Con esta reestructura americanista llegó el proyecto del DT Miguel Herrera, quien logró mantenerse durante tres torneos completos al frente del equipo, algo que estrategas como Manuel Lapuente, Carlos Reinoso y Alfredo Tena no lograron pues en un año los tres desfilaron por el banquillo azulcrema.

Los resultados de la continuidad americanista no tardaron en dar resultados: en sus primeras dos temporadas Herrera llevó al equipo a semifinales, donde cayeron ante el Monterrey y luego ante el Toluca.

En el Clausura 2013 sus resultados fueron mejores, ya que no sólo consiguió el subliderato en la fase regular, sino que también logró un récord histórico para el equipo al derrotar en la misma temporada a sus tres acérrimos rivales –en sus respectivas versiones de clásicos–: 3-0 al Cruz Azul en el Azteca; 2-0 al Guadalajara a domicilio en el Omnilife y 1 a 0 a los Pumas en el coloso de Santa Ursula.

La final

Hace 24 años estos equipos no se encontraban en la final del futbol mexicano, en aquel partido los azulcremas se impuesieron a los cementeros, la historia se repitió.

A pesar de que el equipo azul se impuso 1 a 0 en el encuentro de ida, el cuadro americanista saltó a la cancha con la convicción de acortar la distancia e imponerse, sin embargo, la expulsión de Jesús Molina en el minuto 13 y el gol de Teófilo Gutiérrez al 20 pusieron en una gran predicamento a los locales.

Pero lejos de desmoronarse, el cuadro siguió adelante al grado de que la desventaja númerica no fue un factor clave en el juego. Los americanistas cubrieron espacios y atacaron pero sin éxito, teniendo sus delanteros un par de ocasiones para anotar mismas que no aprovecharon.

En momentos la ventaja cementera pudo ser mayor, sin embargo el arquero Moisés Muñoz salvó dos jugadas y otro disparo de Chaco Giménez caprichosamente no entró a la porteria azulcrema.

Fue en el minuto 88, cuando el capitán americanista Mosquera anotó el gol de la esperanza, unos minutos más tarde, en tiempo de compensación, el arquero Muñoz remató de “palomita” un tiro de esquina e igualó el marcador global a 2.

Durante el tiempo extra no hubo gloes y se obligó a la tanda de penales: Cruz azul falló sus primeros dos intentos mientras que los azulcremas anotaron sus respectivos tiros, dejando el marcador 4 a 2, para un global de 6-4 que dio al América una estrela más en su camiseta.

¿Qué te pareció el partido? ¿Crees que el América es digno campeón del futbol mexicano? ¿Quién crees que fue la figura del partido de vuelta de la Gran Final?

Relacionadas

Comentarios