'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Henrique Cardoso culpa a Rousseff de “excesiva confianza”

Cardoso culpó a la “excesiva confianza” de los políticos por el ‘status quo’ por un crecimiento económico de 1,8% en los últimos dos años.

20-05-2013, 5:09:56 PM
Henrique Cardoso culpa a Rousseff  de “excesiva confianza”
Reuters


El Gobierno brasileño debería
preocuparse menos por sus altos niveles de aprobación y concentrarse más
en las reformas que, aunque sean impopulares, podrían sacar al país de
su bajo crecimiento económico, dijo el lunes el ex presidente Fernando
Henrique Cardoso
.


Hablando en la apertura del Foro de Reuters Sobre Inversiones
en América Latina, Cardoso culpó a la “excesiva confianza” de los
políticos por el ‘status quo’ por un crecimiento económico de apenas un
promedio de 1,8 por ciento en los últimos dos años, un período en que
Brasil dejó de ser atractivo para el capital extranjero.


Cardoso, que presidió Brasil entre 1995 y el 2002 y a los 81
años continúa siendo una voz influyente dentro del partido opositor
PSDB, dijo que una reforma laboral y tributaria podrían poner a la mayor
economía de América Latina otra vez en la senda del crecimiento, pero
que la presidenta Dilma Rousseff no ha mostrado el valor o la capacidad
necesaria para lograr que sean aprobadas por el Congreso.

“Brasil no continuó en el camino de las reformas”, dijo
Cardoso. “Había cierta excesiva confianza en que el ímpetu dado por la
estabilidad (financiera) y por el mundo (…) eran suficientes para
asegurar el bienestar para siempre”.

Rousseff, una izquierdista pragmática, es una de los líderes
más populares del mundo, con un nivel de aprobación cercano al 80 por
ciento gracias en gran medida a que el desempleo se ha mantenido en
mínimos históricos pese al anémico crecimiento económico.

La presidenta es favorita para ganar la reelección en los
comicios de 2014 contra rivales como Aecio Neves, un senador de PSDB por
el estado de Minas Gerais apoyado por Cardoso.

Cardoso dijo que Rousseff necesita estar dispuesta a gastar
parte de su capital político por el bien del país. El ex presidente citó
cambios en las leyes laborales que ofrecen algunos de los más generosos
beneficios y protecciones del mundo, pero también contribuyen a
excesivos costos de producción que vuelven poco competitivas a muchas
industrias locales.

Esas reformas requieren “un esfuerzo enorme del presiente y del Gobierno, y desgasta. Uno pierde popularidad”, dijo.

Y Cardoso sabe perfectamente de que habla. Como presidente
privatizó empresas estatales y emprendió otras reformas difíciles para
acabar con la hiperinflación en la década de 1990. Las decisiones
tomadas durante su gobierno prepararon el terreno para una década
siguiente de prosperidad, pero dejaron un sabor amargo entre los
votantes y el PSDB no ha vuelto a ganar las elecciones desde entonces.

Rousseff no se ha quedado cruzada de brazos. Emprendió
iniciativas políticamente difíciles, incluyendo la privatización de
algunos aeropuertos y carreteras, presionó para reducir las tasas de
interés a mínimos históricos y la semana pasada logró la aprobación de
una polémica ley para inyectar capital privado a los puertos de Brasil,
un serio cuello de botella para el crecimiento económico.

Los economistas esperan que esos cambios aceleren el
crecimiento a un 3 por ciento este año, desde un modesto 0,9 por ciento
en el 2012.

Para saber más:

Brasil inicia subasta de bloques de petróleo

Inflación en Brasil se desacelerará en próximos meses: Mantega

 

Relacionadas

Comentarios