'; Alto Nivel
HistoriasManagement

No toda la culpa es de tu jefe, ¡autoevalúate!

No necesitas esperar a las evaluaciones anuales de la empresa, aprende cuáles son los puntos que debes evaluar de tu vida profesional y define tu propio rumbo.

19-05-2013, 10:03:02 PM
No toda la culpa es de tu jefe, ¡autoevalúate!
Tatiana Gutiérrez

Cualquier profesional tiene tropiezos en su vida laboral, sin embargo, ¿cuántos se autoevalúan para saber en qué están fallando, si van bien o se regresan? De acuerdo con estudios, más del  80% de los empleados no se aplica autoevaluaciones que
les permitan definir su vida profesional. De esta forma, más del 60% se
encuentran en puestos y lugares de trabajo no deseados, afectando directamente a sus empresas con bajos niveles de productividad y a sí mismos, con infelicidad.

Para Gastón García Padilla, senior Manager de Talento y Organización de Accenture México, una autoevaluación de desarrollo no sólo sirve para identificar cuáles son tus fortalezas, debilidades, errores  e índices de producción y calidad.

“Realizar de manera periódica este tipo de pruebas nos permiten ver si estás en el lugar indicado, en el puesto correcto y en la etapa profesional indicada, o si estás cumpliendo con tus perspectivas en la planeación de tu vida”. 

Para Padilla García, existen 5 etapas en la vida laboral de un profesionista y con base en ello, las autoevaluaciones deberían iniciar con una respuesta asertiva: 

Etapa 1. Aprender y formarse

En esta etapa el profesionista inicia con su vida laboral, se encuentra estudiando o acaba de salir de la universidad, es momento en donde los conocimientos se adquieren. 

Etapa2. Consolidar lo aprendido

El profesionista comienza a confiar en lo ya sabido, así como en las capacidades adquiridas, la vida profesional ya empieza a adquirir el nombre y apellido de quien trabaja. 

Etapa 3. Adquirir experiencia

En este momento, el profesionista ya es reconocido por su vida laboral, ha logrado metas importantes de su vida y se convierte en alguien trascendental para la operación diaria de la empresa. 

Etapa 4. Enseñar y ayudar a otros

Comúnmente es cuando se llega a puestos directivos o gerenciales. Aquí es cuando lo aprendido genera frutos, enseñar o instruir a los que comienzan o lo necesiten es la parte primordial de profesionista. 

Etapa 5. Seguir aprendiendo y retirarse

Esta es la etapa más difícil, comenta el experto. En ella, el profesionista tiene que decidir cuándo es el momento de retirarse del camino laboral que había conocido y empezar a reestructurar la vida personal y los objetivos profesionales. 

¿Cuándo realizar una autoevaluación?

Es momento que dejes de esperar las evaluaciones anuales de la empresa o hasta que tu jefe lo decida, las autoevaluaciones de desarrollo podrían ayudar a definir caminos en momentos específicos. A continuación una lista en momentos específicos que podrías aplicarla: 

Cerca de una evaluación anual. La mayoría de las empresas cuentan con ciclos de evaluación a sus trabajadores en periodos anuales o semestrales, cualquiera que fuera el caso, realizar una autoevaluación previa podría ayudarte a sacar un mejor resultado en la empresa, a mejorar tus índices productivos y a saber qué necesitas para hacerlo. 

Cuando hay cambios en tu vida personal. “Siempre hay que tomar en cuenta que la vida personal y la profesional van de la mano, es así como se debe tener cuidado y asegurar que éstas sean compatibles”. El experto recomienda realizar autoevaluaciones de desarrollo cuando te mudes a otra ciudad, cuando te cambies de casa, cuando hayas contraído matrimonio, cuando hayas decidido tener un hijo, entre otras circunstancias. Esto podría ayudarte a saber si lo que necesitas de manera laboral está compaginado con tus necesidades personales. 

Cuando exista un altibajo en tu vida profesional. Cuando subas muy rápido o cuando bajes muy pronto, comenta García Padilla. Para Israel, este sería un momento adecuado para realizar una autoevaluación, de esta forma podría saber qué es lo que está potenciando su carrera, o en su defecto, qué es lo que está degenerándola, así podría comenzar con nuevos objetivos en su vida profesional. 

Cuando exista un fracaso. Lo primero que hay que entender, es que no siempre existirán éxitos que marquen la vida laboral de un profesionista. En estos casos hay que identificar cuáles son los motivos por los que estás sufriendo alguna desilusión laboral, reconocer si es culpa tuya o no y comenzar a perfilar nuevos retos. 

¿Ahora, cómo hacer una autoevaluación correcta? En la siguiente página te lo decios. Continúa leyendo… 

Para saber más:

Claves para salir de tu zona de confort e innovar

6 preguntas para entender tu proceso creativo

Aumenta 40% tu productividad con viajes de incentivo

Relacionadas

Comentarios