'; Alto Nivel
HistoriasManagement

6 preguntas para entender tu proceso creativo

Por inercia se piensa que la creatividad es una característica misteriosa y exclusiva de ciertas áreas; estas interrogantes te ayudarán a romper este mito.

17-05-2013, 9:30:15 AM
6 preguntas para entender tu proceso creativo
César Albarrán / Twitter: @Viscount_Wombat

¿Qué la creatividad? ¿Cuál es la relación entre las ideas y los negocios? ¿Puede el proceso creativo ayudar realmente a mi empresa? Estas preguntas seguramente se han atravesado por tu mente al menos en una ocasión.

De igual manera, muchas posibles respuestas han desfilado por tu cabeza en un esfuerzo por lograr que tu empresa o negocio siga la cuesta hacia arriba y no en sentido contrario.

Sin embargo, para entender a la creatividad y su importancia es necesario prestar atención a puntos de fondo que suelen pasar desapercibidos ante la impaciencia por los resultados. Por ello planteamos seis preguntas claves a las que da respuesta Carlos Franco, consultor especialista en desbloqueo creativo para individuos y equipos de trabajo en Aprende Creatividad y ex director de Investigación y Desarrollo del Centro de Industrias Creativas The Storey en Inglaterra.

1.- ¿Cómo definir a la “creatividad”?

Por inercia, apunta el experto, se piensa en la creatividad como una característica misteriosa y rara que es exclusiva de áreas como el diseño, la publicidad, y el arte, o que solo está presente durante la juventud.

“La forma que he encontrado para entender su esencia real es relacionándola con el concepto de tener ‘buena condición física’. Para desarrollar tanto la condición física como la creatividad sólo se requiere el hábito de fomentarlas cotidianamente: ambas ayudan a fluir por nuestra realidad, independientemente de lo que dice nuestro título profesional, tarjeta de presentación o acta de nacimiento”, apunta.

Una de las personas más creativas que conozco, relata, es un contador público, una actividad que normalmente se asocia con el extremo opuesto: la estrechez de mente. Pero por otra parte podemos ver ejemplos de diseñadores o publicistas que tienen pensamientos muy poco creativos.

En este sentido, la creatividad es una habilidad que podemos desarrollar y sirve para afrontar y resolver nuestros problemas cotidianos, económicos, de procesos, comunicativos, entre otros, agregando algo nuevo y de valor.

“Es ver el panorama y unir los puntos para hacer que las cosas sucedan”, precisa.

Ser creativo permite generar soluciones novedosas a viejos problemas, producir inventos y mejorar procesos y desde luego, todo ello es susceptible de convertirse en ideas de negocio o en innovaciones para los ya existentes.

2.- ¿Por qué la “creatividad” y “hombre/mujer de negocios” parecen estar peleados en el mundo empresarial?

Hay tres puntos que explican la razón por la que estos conceptos parecen estar en conflicto:

Miedo al fracaso. Nuestra educación y forma de trabajo han tendido a enfocarse en detectar errores y castigarlos.

Un estilo creativo considera cada error como un prototipo o línea de exploración y lo asimila rápidamente, aprendiendo de la experiencia. Las compañías más creativas asignan un porcentaje de tiempo y dinero (alrededor del 20%) a ensayar proyectos creativos de forma cotidiana y así han surgido soluciones innovadoras como Gmail.

Al superar el miedo al fracaso el enfoque se vuelca sobre la exploración de posibilidades.

Rutina tóxica. La rutina tiene efectos devastadores sobre la creatividad porque hace que nuestros comportamientos sean automatizados. Esto deriva en generar fotocopias del pasado: nuestras ideas no se renuevan.

El efecto es aún más dramático si el grupo de personas con las que convivimos es demasiado homogéneo o reducido, de acuerdo a un estudio de la Universidad de Harvard.

Si todos en la organización piensan de forma muy similar, es el equivalente a encontrarse en una “habitación llena de eco”.

El escultor Auguste Rodin lo resumía en una frase: “Donde todos piensan igual, nadie piensa demasiado”.

Tendencia a sentirnos “ocupados” todo el tiempo. La aceleración del ritmo de vida, la competitividad, y la “infoxicación” –saturación por exceso de información– han fomentado comportamientos que también inhiben la creatividad.

El multitasking, por ejemplo, erosionó los terrenos del respiro y el deleite en el trabajo. Es lo que el personaje de Julia Roberts (ejecutiva neoyorquina atribulada) descubre en Italia en Comer, rezar y amar (cinta del director Ryan Murphy, de 2010), donde aprende el concepto del dolce far niente, “lo dulce de no hacer nada”, y que es un estado en donde paradójicamente nuestra mente relajada tiende a ser más creativa.

3.- ¿Por qué es importante la creatividad en la generación o mantenimiento de un negocio?

El juego de los negocios está acelerándose al ritmo más vertiginoso en la historia de la humanidad: es el equivalente a un frenético juego de Monopoly que se volvió global.

Nunca habían existido tantas formas de estar comunicados, recolectar datos, colaborar o desarrollar tecnologías tan salvajemente novedosas que resultaban inconcebibles hace relativamente poco tiempo.

Pensemos en Google Glass, por ejemplo, en la impresión 3D de órganos del cuerpo, pero también en las formas más novedosas de aportar valor y hacer negocios, como el emprededurismo social, los productos virtuales, el manejo de Big Data o las industrias creativas.

Mantener una mente creativa permite hablar el lenguaje del cambio para evolucionar y que nuestros negocios, nuevos o ya existentes, sigan aportando valor y aprendiendo del entorno. Así evitamos su fosilización o extinción.

4.- ¿Cómo puede ayudar el pensamiento creativo a sanear el flujo de los procesos de un negocio?

La tendencia apunta hacia la simplificación. Se requiere de una dosis altísima de creatividad para simplificar el flujo de procesos de tu negocio y llegar a la esencia del mismo.

A partir de ahí puede destilarse tu “aporte único”: lo que te distingue y hace especial, para poder alinear tus productos, servicios y decisiones sobre un mismo eje.

Cuando encuentras la esencia, ésta puede convertirse en una cantidad infinita de líneas de negocio, colaboraciones con otros negocios, o la invención de productos o procedimientos novedosos.

5.- ¿Crees que en México haya una resistencia cultural a que “los empleados se pongan creativos”?

Sin duda. No hay muchas empresas que cuenten con una estrategia activa para germinar las propuestas de proyecto de sus empleados, quienes están más en contacto con la producción o con el cliente.

Es común escuchar órdenes que llevadas al extremo sonarían algo así: “¡Yo soy el jefe, enciérrate en ese cubículo y ponte a generar muchas ideas fuera de la caja!” “Sigue los procedimientos de siempre para obtener ideas novedosas”. Resulta muy absurdo.

Ni siquiera es necesario que estos comentarios se digan en voz alta, basta con que los miembros de un grupo implícitamente comuniquen que las nuevas ideas no son bienvenidas (a través de chismes, miradas, actitudes negativas o indiferencia) para que cualquier asomo de creatividad se vea inhibida, los procesos no cambien y cualquier oportunidad de innovación muera incluso antes de haber nacido.

6.- Se tiene la noción de que el uso constante de la tecnología incita a la creatividad, ¿puede darse lo contrario

Desde luego que el recibir información de todas partes del mundo, poder almacenarla, compartirla y hacer más rápidos los procesos del negocio nos ha vuelto muy productivos.

También estar en contacto con lo que se hace en otras partes es una gran fuente de inspiración. Pero las personas creativas necesitan que sus ideas impacten a otras personas.

Sin feedback su motivación comienza a marchitarse muy pronto. La tecnología es útil como herramienta, mientras no cause alienación en las personas.

Por otra parte, la creatividad es un rasgo humano compuesto de muchas habilidades “blandas”, las cuales pueden ejercitarse.

Para saber más:

¿Atrapado en la rutina? Desbloquea tu creatividad

Frota la lámpara: tips para liberar a tu genio creativo

Expopublícitas quiere ser capital de la creatividad en AL

Claves para salir de tu zona de confort e innovar

¿El aburrimiento como fuente de creatividad?

Creatividad, persuación e interacción

Relacionadas

Comentarios