'; Alto Nivel
ActualidadHistoriasTelecomunicaciones

Competencia y bajos precios en telecos llevará tiempo

Analistas prevén que el trabajo regulatorio apenas comienza y el gobierno debe estimular a nuevos
inversores para ampliar mercados.

17-05-2013, 8:40:37 AM
Competencia y bajos precios en telecos llevará tiempo
Reuters


México podría promulgar en
los próximos días una celebrada reforma al sector de
telecomunicaciones y medios, el feudo de magnates como Carlos
Slim
y Emilio Azcárraga, pero las promesas de más competencia y
menores precios podrían tardar en dar frutos.


La reforma a artículos de la Constitución mexicana incluye
la apertura de mercados a más inversiones extranjeras,
licitaciones de más canales de televisión y mayor supervisión a
las empresas grandes.

Ahora, está en su último trámite: la aprobación de los
congresos de los estados.

Pero, incluso después de que sea promulgada por el
presidente Enrique Peña Nieto, queda pendiente el intrincado
trabajo de escribir las normas secundarias para “aterrizar” los
cambios y abrir
los muy concentrados mercados de
telecomunicaciones y medios de la segunda mayor economía
latinoamericana.

La reforma “suena muy bien, pero en la práctica vamos a ver
cómo se va a implementar (…) no nada más es decir ‘queremos
más competencia’, sino realmente también se necesitan que puedan
invertir”, dijo Marcela Dueñas, analista del sector en México
para Standard & Poor’s.
 

México es la casa de América Móvil, de Slim, la
mayor empresa de telecomunicaciones de América Latina con 328
millones de suscriptores en 18 países. En el mercado local tiene
alrededor del 70 por ciento de los clientes de teléfonos móviles
y el 80 por ciento de los de teléfonos fijos.

El país es también la cuna de Televisa, de
Azcárraga, la líder mundial en contenidos para televisión en
español y la mayor operadora local de señales abiertas -con
cerca de 70 por ciento de audiencia- y de TV de paga.

¿Obstáculos para el crecimiento?

El éxito de esas empresas las ha convertido además en objeto
de críticas porque su tamaño se ha vuelto un obstáculo para el
desarrollo del sector, en un país que se ha rezagado en términos
de acceso frente a otros de la región y sus socios globales.

México, por ejemplo, tenía al cierre del año pasado unos 86
accesos celulares por cada 100 habitantes, mientras que en
Brasil, su mayor rival por inversiones en la región, había 133
conexiones por cada 100 habitantes.

Y el país es el penúltimo entre los 34 socios de la
Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico
(OCDE) en conexiones de banda ancha fijas, con 11,1 por cada 100
habitantes a junio del 2012, sólo más que Turquía.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz
Esparza, dijo, luego de que el Congreso aprobó la reforma en
abril, que el rezago en el sector le generaba a México pérdidas
por hasta 30,000 millones de dólares al año.

Las reglas de juego aprobadas en abril por el Congreso crean
nuevas y más fuertes autoridades, amplían la inversión
extranjera en mercados como telecomunicaciones y satélite y
ordenan la licitación de nuevos canales de televisión, entre
otros puntos.
 

No obstante, tomará tiempo escribir los reglamentos
necesarios para ejecutar esos cambios, conformar el nuevo
regulador del sector, poner en el mercado nuevas frecuencias y
resolver una miríada de pleitos legales pendientes.

Christopher Buck, de Barclays, dijo en un reporte que aunque
la reforma “resultará en una regulación mejor y más efectiva
(…), es difícil tener más claridad hasta que se establezca el
nuevo regulador y haya establecido las reglas – posiblemente en
el primer trimestre del 2014”.

En tanto que el director de la firma de análisis
Mediatelecom Policy & Law, Jorge Fernando Negrete, agregó que
además la reforma, por sí sola, no basta para acelerar el
crecimiento.

“La reforma es para llevar infraestructura pública o privada
a los ciudadanos, pero el desarrollo de sus habilidades
digitales, el desarrollo de nuevos productos y servicios masivos
(…) y demás elementos que fomentan la conectividad y estimulan
el desarrollo de nuevos usuarios, se logra con una agenda
digital, es decir, con política pública”, comentó.

Para Jorge Nicolín, quien dirigió al regulador de
telecomunicaciones actual, la Cofetel, a principios de la década
del 2000, adicionalmente habría que animar a otras empresas a
invertir en los mercados donde los dominantes comiencen a
enfrentar obstáculos como consecuencia de la reforma.

“Lo único que no se quiere es tener empresas que no
inviertan lo suficiente. Sería una tontería afectar a quienes sí
invierten, si no se cuenta con otros que sí quieran hacerlo”,
afirmó. Pero incluso esas nuevas inversiones “no necesariamente
se pueden materializar de la noche a la mañana”, añadió.

Esperando la norma

Las mismas empresas han adoptado un patrón de espera.
Alfonso de Angoitia, vicepresidente ejecutivo de Televisa, dijo
en una reciente conferencia telefónica con analistas que lo
aprobado por el Congreso son “pinceladas anchas”.
 

Aunque destacó eventuales retos en áreas como televisión
abierta, donde se considera el lanzamiento de nuevas cadenas,
así como la obligación de ofrecer su programación de TV abierta
de manera gratuita a operadores de TV de paga, algo conocido
como “must offer”.

Y América Móvil, que corre el riesgo de que el Gobierno
ordene la desagregación de su red local -en caso de ser
declarada dominante en el mercado- seis meses después de la
conformación del nuevo regulador, insistió también en la
necesidad de conocer las normas secundarias.

“Sería (…) prematuro predecir los efectos de largo plazo
de la reforma y el nuevo marco referencial que contempla, pero
estos efectos podrían ser adversos para nuestros intereses en
aspectos significativos”, dijo la empresa en un documento
enviado al regulador de valores de Estados Unidos, la SEC.

Operadores más pequeños, que confían en beneficiarse de la
reforma, esperan, sin embargo, velocidad:

“Uno ve claramente que el Gobierno está buscando velocidad
en el cambio. No están buscando únicamente algo que transforme
un mercado tan importante como éste, sino que suceda ya”, dijo a
Reuters Francisco Gil Díaz, presidente de la española Telefónica
en México, la segunda mayor operadora de móviles del
país.

Para saber más:

Reforma en telecos genera reacciones positivas

América Móvil cae por resultados y reforma telecos




Relacionadas

Comentarios