HistoriasMarketing

¿Cuándo y por qué cambiar el logo de tu marca?

Ante la necesidad de que la imagen siga proyectando innovación y vanguardia, muchas empresas deciden mejorar o rehacer sus logotipos. Conoce estos casos.

06-05-2013, 10:36:36 PM
¿Cuándo y por qué cambiar el logo de tu marca?
Oliverio Pérez Villegas

El logotipo es a una marca lo que la cara es a una persona. Así de claro.  Construir y poseer un logotipo de impacto es tan importante como tener una sonrisa encantadora y, sobre todo, comunicar lo que deseas. Sus colores, texturas, combinaciones y dimensiones deben ser capaces de expresar el significado de una marca. De lo contrario, no cumple con su objetivo.

Es por eso que el mercado está invadido con todo tipo de logotipos de todas las marcas que quieren posicionar su imagen en cada sector. En entregas pasadas te recomendamos algunos usos que se le da al color con fines publicitarios y de construcción de branding; y justo a partir del color, las marcas van eligiendo la combinación de texturas, formas y fondos para crear el logo perfecto.

Sin embargo, el paso del tiempo también le cobra factura a las imágenes que en determinado momento expresaron el significado, pero que ahora ya no, pues su vigencia caducó; en muchos casos, un logotipo corre el riesgo de hacerse viejo en lugar de hacerse clásico, pues hoy irradian cualidades que a la propia empresa ya no le funcionan.

En este sentido, Julio Alberto Castañeda, diseñador gráfico de Creativos Inc., recomienda dos grandes consideraciones sobre los logotipos: no casarse con uno hasta la muerte y construirlo pensando en que se convierta en una imagen clásica, mas no vieja.

Sobre la idea de no casarse con un concepto, el experto advierte que es mejor hacer una pausa y rediseñar un logotipo a seguir ofreciendo una imagen obsoleta e incapaz de conectar con nuevas audiencias. Incluso, afirma, si hay que hacer uno completamente nuevo, es válido siempre y cuando no se convierta en un patrón para tu marca.

Casos emblemáticos como éste se pueden citar los que recientemente publicó Business Insider, donde consta el cambio radical de Apple, cuya manzanita hoy es conocida en todo el mundo.

O los casos de Pepsi, que en 1898 usaba un logo que seguro muy pocos lo conocen; e IBM, cuyos orígenes gráficos nada tienen que ver con su logotipo actual.

“Renovarse o morir”, sin duda en muchos casos así hubiera sido si sus líderes no se hubieran atrevido al cambio, que en estos casos fue de forma radical y construyeron una imagen que ha perdurado hasta esta era.

Pero un rediseño de imagen es más común en nuestros días. Marcas de todos los tamaños y de todos los sectores deciden cambiar un tono, modificar la fuente de un texto o simplemente ajustar un logotipo a las exigencias gráficas de los usuarios modernos.

A propósito de la nueva imagen de Mercado Libre, que anunció una nueva campaña en días recientes, el experto considera que si bien son cambios mínimos, éstos podrían alterar de forma negativa las proyecciones de una marca; sin embargo no es el caso de este portal de compra-venta, ya que se trata de ajustes que limpian la imagen y la hacen mucho más joven y amigable.

El propio CEO de Mercado Libre, Marcos Galperin, lo expresó así: “La idea fue simplificar, alivianar y evolucionar (sin cambios radicales)”.

Este tipo de modificaciones cada vez son más comunes, incluso, en marcas bien posicionadas, en crecimiento y aparentemente sin necesidad de hacerlo. Pero es justo ahí donde se dan los cambios, cuando las empresas sienten la necesidad de tener una imagen adecuada a los contextos de espacio y de tiempo, según sus propias necesidades.

Facebook, Twitter e Instagram son casos donde algún retoque o la simple reangulación de algún elemento suponen ser un aire renovado que refresca su imagen. ¿Notaste estos cambios?

Claves para un logo efectivo

1.- Un buen logo debe ser único, equilibrado, identificable y sencillo de entender y de leer, asegura el sito Practical E Commerce.

2.- Existen diferentes tipos de logos: los icónicos, que utilizan una imagen sencilla; los logotipos, que incluyen texto; los Combinados, que utilizan una mezcla de los anteriores.

3.- Tono y color: son indispensables al momento de elegir qué tipo de sensaciones quieres despertar en el público. Recuerda que puede variar dependiendo de la industria en la que te desenvuelvas. Algunas investigaciones en colorimetría -disciplina que se ocupa de
medir los colores- sugieren la existencia de vínculos entre estilos de
personalidad y colores preferidos.

4.- Que tu logo hable de tus beneficios: Los mejores logos hablan de lo que distingue a una marca y por qué deberías consumirla. Por ejemplo, el logo de Nike da la sensación de rapidez y movimiento, algo excepcional para una empresa que se decidida a los artículos deportivos y wellness.

5.- Logo o logotipo: debes elegir muy bien si tu imagen llevará texto. Si decides usar un logotipo, asegúrate que la fuente vaya de acuerdo con tu industria. Si manejas una marca de joyas  tal vez quieras optar por una fuente serif clásica, pero si manejas algo de creatividad puedes jugar con diversos diseños.

Puedes combinar imagen y texto ya que ayudan a generar una fuerte recordación de marca. Probablemente sean el tipo más común de logos.

6.- No te dejes llevar por las modas: No hagas cambios demasiado bruscos porque podrías confundir a tu consumidor, mejor trata de hacer modificaciones sutiles a lo largo de un periodo largo de tiempo.

7.- Simpleza y claridad: Recuerda que entre más barroco sea tu diseño será más difícil de recordar por el público potencial.  No olvides que tu logo estará presente en tarjetas de presentación, merchandising, vehículos y tus productos por  lo que debe ser fácil de reproducir y memorable.

¿Has cambiado de logotipo? ¿Bajo qué circunstancias una marca debe rediseñar su imagen?

Para saber más:

¿Qué color le va mejor a tu marca? 

Tarjeta de presentación, el brazo derecho de tu branding personal

Genera tu branding personal en redes sociales

Relacionadas

Comentarios