'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

País con deuda por encima del 90%, destinado a caer en picada

La mayoría de los países está por encima de esta cifra. Un estudio, que analiza la relación entre deuda pública y crecimiento, generaría un nuevo paradigma.

28-04-2013, 1:47:56 PM
País con deuda por encima del 90%, destinado a caer en picada
Elie Smilovitz / @smilovitz

Cuando los países sobrepasan el 90% de deuda
en relación a su Producto Interno Bruto (
PIB),
las
economías comienzan a caer en
picada. Esta afirmación es resultado de un extenso estudio elaborado
Carmen Reinhart, profesora de la Kennedy School of Government de Harvard y Kenneth Rogoff, economista investigador en esa universidad, en medio de un debate financiero en Estados Unidos y Europa.  

Los analistas revisaron los datos
sobre deuda y crecimiento disponibles desde el año 1790 a 2010, es decir, su estudio
se basa en más de 200 años de
estadísticas macroeconómicas
y sus conclusiones son aplomadoras: cuando los
países sobrepasan el 90% de deuda sobre su PIB, sus economías caen, en
promedio, 2.3%. Así, pasan de crecer 3% anual, a sólo 1.7%. Sin embargo, a partir del año 1945, la estadística
adquiere un matiz más acusado, pues las economías caen desde ese 3% hasta números rojos de -0.1%.

En Estados Unidos, donde la deuda sobrepasa el 100% del PIB, en Japón, dónde ésta incluso supera el
200%, convirtiéndose en la más alta del mundo en relación al PIB, y en varios países europeos, diferentes economistas han llamado la atención
sobre el riesgo que implica para las
economías tener cifras de endeudamiento tan grandes. 

¿No ayuda la deuda a apalancar el crecimiento?

Si se realiza un ejercicio financiero de riesgo, veremos
que en muchas ocasiones pedir prestado resulta positivo, pues, por una parte,
el apalancamiento puede acelerar el
crecimiento gracias al uso de recursos ajenos. De esta manera, las entidades
bancarias han logrado crecer hasta convertirse en grandes empresas
multinacionales.

Sin embargo, la adopción de riesgos no es ilimitada y, según los
analistas de Harvard, el 90% de deuda sobre el PIB marca un punto de inflexión
en donde, lejos de beneficiar el crecimiento, pedir prestado incide de manera
negativa en la economía, por varias razones.

Por una parte, los mercados exigen mayores garantías antes
de comprar bonos de deuda pública,
lo que lleva al país emisor a pagar primas de interés demasiado altas. Esto es lo que le ha ocurrido a países como Grecia o Portugal, cuyos
bonos, calificados como “bonos basura
por agencias como Fitch y Moody’s, deben pagar al inversor tasas
de interés que superan, con creces, los pronósticos de crecimiento de ambos
países. En una frase, devolver los intereses
sobre esos bonos resulta prácticamente imposible, pues el PIB no crecerá lo
suficiente como para pagarlos.

Por otro lado, un exceso de
riesgo, advierten los analistas de Harvard, puede conducir a tres consecuencias
perniciosas: inflación
descontrolada; medidas de austeridad
que conllevan el riesgo de generar descontento social y crisis de confianza
en las instituciones; o, en última instancia, a la quiebra.

Una propuesta distinta

Más allá de las investigaciones de
Reinhart y Rogoff, tres investigadores de la universidad de Amherst, en Massachussets, Estados
Unidos: Robert Pollin, Michel Ash y Thomas Herndon, proponen una teoría
diferente.

Según este nuevo estudio, el
análisis anterior de Reinhart y Rogoff presentaba una serie de datos
incorrectos debido a un error técnico en su hoja de cálculo. Los nuevos
investigadores analizaron casos como el de Nueva
Zelanda
, un país que creció de forma acelerada a pesar de su alto nivel de
endeudamiento. Así, concluyeron que, a partir del año 1945, los países cuya
deuda excedía el 90% pasaron de crecer un 3% anual, a sólo 2.2%, es
decir, crecieron más de lo que los investigadores de
Harvard aseguraban.

Estos trabajos han incidido en el
debate sobre el “techo de la deuda
en Estados Unidos y también entre los economistas europeos, pues aquellos que
defienden medidas de austeridad,
como Alemania, se oponen a una expansión
del gasto público
, mientras que otros señalan que la disciplina fiscal no
es una solución en sí misma, a pesar de los altos radios de endeudamiento de
los países. En Estados Unidos, este debate se ha dado en el marco del “precipicio fiscal“. 

En México, la deuda pública del
Gobierno Federal ha crecido 333% en
los últimos 11 años, mientras que la deuda de los Estados y Municipios lo ha hecho en 300%, según Carlos Noriega, del
Grupo de Economistas Asociados (GEA). De esta forma, la deuda mexicana en relación al PIB se ubica en torno al 37%. 

¿Crees que la deuda sobre el PIB en México debe seguir aumentando?

Para saber más:

Claves financieras de la economía
mexicana

Infraestructura con inversión
privada, el gran desafío financiero

Economista anticipa el colapso del
dólar

Relacionadas

Comentarios