HistoriasMarketing

Cine-loner, el consumidor de lujo que va al cine solo

Son hombres y mujeres que prefieren disfrutar el momento en soledad; son un nicho potencial para ofrecer experiencias individuales en museos o restaurantes.

10-04-2013, 11:31:11 PM
Cine-loner, el consumidor de lujo que va al cine solo
Oliverio Pérez Villegas

¿Forever alone? No, no se trata de esas personas que se caracterizan por ser aisladas y hasta segmentadas de los grupos sociales. Los cine-loners lo hacen por elección propia y no es una forma de ser que apliquen en todos los aspectos de sus vidas.

Se trata de hombres y mujeres que van al cine solos, así, como un lujo individual. Y aunque suena difícil al principio, debido a que el común de los cinéfilos mexicanos ve esta actividad como un pretexto perfecto para coincidir con amigos o familiares, los cine-loners están reinventando esta experiencia.

De acuerdo con un estudio sobre esta microtendencia realizado por De la Riva Group, esta nueva tribu del marketing está buscando consentirse de forma personal, sin amigos, sin familia, sin novias o novios, sin hijos; quieren un momento que puedan disfrutar para sí mismos.

Zorayda Morales, coautora de este estudio, explica que el potencial de esta tribu radica en que se dan la posibilidad de elegir el día, el horario, la película, el asiento y hasta el consumo en la dulcería sin consultarlo con alguien más. “Son ellos solos, y en su mayoría, afirman disfrutar más esta experiencia que hacerlo en compañía de alguien más”, afirma.

Son adultos con autosuficiencia económica, solteros y casados, hombres y mujeres. También van al cine en compañía, pero justo el hecho de hacerlo solos da pie a la forma en que las marcas pudieran aprovechar para acercarse y satisfacer las necesidades de esta nueva tribu del marketing.

Salen de la oficina y buscan liberar una agenda que suele ponerse muy cargada de trabajo; por otro lado, las tensiones en casa o en alguna relación hacen que esta microtendencia vaya tomando forma,  al grado de que hoy en día, dos de cada 10 mexicanos asiduos al cine ha ido solo alguna vez, mientras que uno de cada tres entrevistados dijo conocer a un cine-loner.

Según la experta, además de las propias empresas exhibidoras, todas aquellas marcas que decidan abrir sus posibilidades para ofertar experiencias individuales –que generalmente no lo son– podrían ser excelentes aliados de los cine-loners.

Sectores como el restaurantero o cultural son ideales para ofrecer experiencias personales para los usuarios. Los cine-loners también podrían ser museo-loners o restaurant-loners. Están ahí, ávidos de poder hacer la misma actividad con sus amigos, pero también sin ellos.

Para las marcas, Morales recomienda no asfixiarlos, ya que una de sus principales necesidades es poder disfrutar del cine sin mayores distractores. Al contrario, una publicidad discreta y amable en lugares estratégicos de las salas de cine podrían funcionar muy bien.

De esta manera se convierte en un lujo accesible a todos los bolsillos, a todos los horarios y a todos los segmentos de la sociedad. “En el mundo acelerado en el que vivimos cualquier persona puede huir al cine cada vez que se siente atareada”, agrega la analista de All About.

“Así como las salas de cine, cualquier punto de venta se puede convertir en un espacio de lujo. A medida de que el rito de consumo sea menos saturado, las personas tenderán a recurrir a éste como un momento personal”, remata.

¿Has ido al cine solo? ¿Qué recomendarías para enganchar con esta nueva tribu?

Para saber más:

Silver surfers, la tribu más constante en Internet 

Claves de Lacoste para hacer marketing de lujo

Súper noctámbulos, hombres que van al súper 

Relacionadas

Comentarios