HistoriasMicrositio

Lo que no aprendimos de Margaret Thatcher…

Los modelos económicos convencionales ya no sirven para solucionar la situación de Europa. Pero hay elementos del pasado que pueden dar mejores resultados.

08-04-2013, 4:36:42 PM
Lo que no aprendimos de Margaret Thatcher…
Por Sergio Gil Franco, director editorial de la revista Inversionista.

Por Sergio Gil Franco, director editorial de la revista Inversionista.

Aún hay
mucha incertidumbre sobre el futuro del continente europeo. Ya no funcionan los
viejos modelos económicos ante las nuevas circunstancias de globalidad y
sofisticación financiera.

Los
bancos centrales
de los países desarrollados no han dejado de inyectar enormes
sumas de dinero a sus economías, pero la inflación sigue bajo control. Por su
parte, los bancos, que en teoría deberían prestar dinero a manos llenas debido
a que las tasas de interés están en niveles históricamente bajos, han preferido
no hacerlo, tanto por mayores regulaciones como por la falta de incentivos.
Ambos factores han provocado el estancamiento de la economía mundial.

Muy
pocos sectores están aprovechando las bajas tasas para ofrecer a sus clientes
mejores ofertas. La industria automotriz ha mostrado una franca expansión y el
mercado hipotecario de Estados Unidos aprovechó para reestructurar los créditos
actuales a tasas de interés preferenciales.

Sin
embargo, el desorden económico prevalece: las medidas de austeridad impuestas a
Grecia provocaron que los capitales buscaran refugio en Chipre, inflando su
sistema financiero y colocando a este país al borde de la quiebra. La
imposición de nuevas medidas de austeridad hubiera provocado la contaminación
hacia otros países, principalmente a Rusia, de donde provenía gran parte del
capital alojado en la isla del Mediterráneo. Por eso las autoridades buscan la
solución justamente en el mismo sistema financiero, tratando de afectar lo
menos posible a los pequeños ahorradores.

Ante el
desorden económico mundial, algunos especialistas sugieren que el sistema
basado en el patrón dólar está agotado y que mejor valdría regresar al patrón
oro
. Esto basados en que el valor del metal se establece por su escasez, mientras
que el dinero en cualquier denominación no sólo es abundante, sino que
simplemente se requiere una orden para imprimar más sin tener ningún elemento
que le dé sustento.

Justo
ahora, ante el reciente fallecimiento de la ex Primera Ministra de la Gran
Bretaña, Margaret Tatcher, vale la pena reflexionar sobre las medidas que,
aunque conservadoras y altamente enérgicas, logró restablecer el equilibrio
económico, a pesar de que no logró abatir los altos índices de desempleo.

Conocida
también como “la Dama de Hierro”, por su firme oposición al socialismo
encabezado por la Unión Soviética y por las políticas implantadas durante su
gestión como Primera Ministra del Reino Unido, Thatcher estableció las bases
para la integración de la Gran Bretaña a la Comunidad Económica Europea, pero
sin la unificación monetaria. Sabía que una moneda comunitaria, sin una base
fiscal también consolidada, a la larga mostraría las diferencias que había –y
aún hay– entre los Estados miembro.

Ya
vimos que no se trata de volver a las medidas que dieron resultado en el
pasado, sino de adaptarlas a las nuevas circunstancias. Pero quizá, el
ingrediente que hace falta es un liderazgo firme, como el de Tatcher, para
lograr los resultados que esperamos.

Escríbenos aquí o también puedes encontrarnos en nuestro blog Inversionista, en Facebook Inversionista o en Twitter @InversionistaMX.

Para saber más:

Lecciones de liderazgo de Margaret Thatcher

Las decisiones más polémicas de la Dama de Hierro

Funeral de Margaret Thatcher será el 17 de abril

Thatcher tendrá un funeral similar al de Lady Di

Muere Margaret Thatcher a los 87 años de edad

Relacionadas

Comentarios