HistoriasTecnología

Haz de tu celular un punto de venta ¿aceptas tarjeta?

La tecnología de banca móvil ofrece soluciones que permiten utilizar los teléfonos como cajas registradoras. Conoce cómo funcionan y cuánto cuestan.

02-04-2013, 1:48:13 PM
Haz de tu celular un punto de venta ¿aceptas tarjeta?
Elie Smilovitz / Twitter: @smilovitz

¿Te imaginas las ventajas de tener una app que convierta tu teléfono celular en un punto de venta y le permita aceptar tarjetas de crédito y débito? Esto ya es posible gracias a nuevas tecnologías de pagos móviles

Aunque tres de cada cuatro transacciones comerciales en México todavía se hacen en efectivo,
según el director nacional de Visa,
Eduardo Coello, un 70% de las compras
por internet
se pagan con tarjeta de
crédito, según datos de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), lo que refleja una tendencia a utilizar el “plástico” como forma de pago.

Además, la nueva Ley contra el lavado
de dinero
, aprobada hace sólo unos meses, obliga a reportar todas las transacciones en efectivo que superen los 33 mil 500 pesos, aproximadamente, y a pesar de que la Ley aún carece
de reglamento, la tendencia
legislativa y la del mercado apuntan hacia la sustitución del dinero físico en beneficio del uso de tarjetas de crédito, débito, así como medios electrónicos de pago.

Un estudio de Juniper Research calcula que a finales de 2013
más de 530 millones de personas usarán algún tipo de banca móvil, 230 millones más que en 2012, lo que augura
oportunidades de negocio en este segmento.

En este contexto encontrar Terminales de Punto de Venta (TPV) es cada vez más común en los comercios mexicanos. Las TPV son los aparatos en donde deslizamos nuestra tarjeta para pagar. Grandes empresas como American Express cuentan con una amplia red de comercios
afiliados que utilizan sus TPV, aunque los jugadores más relevantes del sector son los bancos.

Instituciones financieras como Bancomer llegan a cobrar hasta un 11% del valor de una transacción
si el comercio que cuenta con su TPV lo utiliza para vender a “meses sin intereses”, otros bancos,
como HSBC, prefieren cobrar una
renta mensual por el dispositivo que oscila entre los 120 y los 350 pesos más
IVA.

Entre las ventajas de tener un TPV se encuentra la
posibilidad de vender a meses sin intereses, de aceptar tarjetas de débito o
crédito y de acercar el TPV hasta el cliente, lo que permite cobrar sin
necesidad de manejar dinero en efectivo. Así, cada vez más Pequeñas y medianas
empresas (Pymes) aceptan tarjeta.

Nuevas tecnologías

La empresa mexicana Praxis
prepara el lanzamiento al mercado dos modelos de TPV muy particulares que
funcionan desde los teléfonos celulares
gracias a tecnología blue-tooth y a una app especial.

Praxis cuenta con un modelo de TPV que se conecta al celular
y  puede imprimir recibos. Su costo oscila
entre los mil 500 y los dos mil 500 pesos, aunque cuenta con un modelo más
austero que se conecta mediante el auricular del teléfono y, aunque es incapaz
de imprimir recibos, puede procesar una transacción con tarjeta de forma segura. Este modelo cuesta unos 600 pesos. 

Carlos López Gallegos, gerente de Banca Móvil de Praxis, explicó a AltoNivel.com.mx que una de las principales ventajas de estos TPVs
es que funcionan en un 85% de los celulares del mercado, tanto los que cuentan
con sistema Android, como en los iPhones e incluso en teléfonos
celulares de prepago o que utilizan el sistema operativo Java.

Para funcionar dependen de una app que se instala en el celular, pero que no almacena información sensible de las tarjetas de
crédito o débito, sino que encripta la información de la tarjeta, para garantizar la seguridad de la transacción y evitar el fraude.

Una alternativa móvil

Tener un punto de
venta
 es costoso, porque involucra pagar una renta, sueldos, recibos de luz, agua y otros servicios, entre otros gastos. Por eso, contar con una tienda virtual y TPV
móviles puede ser una buena alternativa para Pymes que quieren recibir pagos electrónicos. Pero también para empresas más grandes, por ejemplo, cadenas de restaurantes de comida rápida pueden
equipar a sus repartidores con TPV en sus celulares, para que éstos cobren
directamente al cliente que desea pagar con tarjeta al momento de recibir el producto en su domicilio. 

“El agente comercial o el repartidor desliza la tarjeta en
el TPV, la información es procesada por la app en el celular, la operación es encriptada
y transmitida al banco responsable de verificar los datos de la tarjeta y autorizarla.
Inmediatamente después el TPV imprime el recibo y todo ocurre en unos cuantos segundos”, explica Gallegos.

El sistema de Praxis contempla una comisión por transacción en torno al 3% del monto total, un
precio similar al que cobran algunos grandes bancos por el uso de TPV
tradicionales. Pero también ofrece un esquema de pago mensual.

En este sentido, Gallegos señala que el público objetivo de
Praxis serán, en primer lugar, bancos e instituciones financieras y, en
segundo, comercios o cadenas que quieran implementar los TPV en teléfonos
celulares.

¿Han comprado o
cobrado a través de un TPV portátil?  ¿Recibes
tarjeta de crédito o débito en tu empresa?

Para saber más:

Entrevista al CEO de VISA: Dinero en efectivo, el enemigo a
vencer

La era del ‘Gobierno electrónico’

M-Banking, el banco en tu smartphone y en tu tablet

Relacionadas

Comentarios