HistoriasNegocios

4 casos de éxito de RSE en México

Femsa, Bimbo, Siemens México y Walmex emprenden grandes proyectos de sustentabilidad y responsabilidad corporativa. Conoce los más relevantes.

01-04-2013, 6:09:29 PM
4 casos de éxito de RSE en México
Elie Smilovitz / Twitter: @smilovitz

Ser una empresa
responsable’
no sólo es una tendencia
de moda, sino una estrategia para potenciar los beneficios y el crecimiento en un entorno cada vez más competitivo. C
onsumidores, gobiernos, ONG y el entorno empresarial exigen de las corporaciones un enfoque holístico, que contemple el bienestar de todos los stakeholders y no sólo el éxito financiero de los accionistas.

Cuando las empresas adoptan este esquema de
operación aspiran a ser sustentables, verdes y pueden obtener certificaciones que las acreditan como Empresas
responsables o compañías que preservan
la
RSE (Responsabilidad Social Empresarial), gracias a que contribuyen al desarrollo de las comunidades locales en donde operan, preservan los recursos naturales en lugar de arrasarlos, utilizan energía renovable y reciclan sus residuos.

Grandes corporaciones mexicanas o que operan en México, como Bimbo, Femsa, Siemens
México o WalMex han emprendido grandes proyectos de generación de energías renovables, manejo de residuos, desarrollo de
productos más sanos y eficiencia en el consumo de agua con el objetivo de convertirse empresas verdes y responsables.

Así, a pesar de que la RSE y la economía verde tienen aún un largo
camino que recorrer en nuestro país, señalamos algunos de los proyectos de sustentabilidad más relevantes
emprendidos por empresas.

El edificio verde de Siemens
México


La sede de esta empresa alemana en la Ciudad de México se convirtió en uno de los
primeros “edificios verdes” tras una
inversión de 140 millones de pesos (mdp). El corporativo Dos patios, en la
ciudad de México, fue reinaugurado en 2012 y obtuvo la certificación de
Liderazgo en energía y certificación ambiental (LEED) otorgada por el Consejo de edificios verdes de Estados Unidos
(USGBC por sus siglas en inglés).

El complejo utiliza 30% menos electricidad que un edificio
convencional
gracias a que, en promedio, cada metro cuadrado requiere 8 watts de para ser iluminado, ya que tiene una red de más de 105 mil focos con tecnología
led
. Además, la sede de Siemens también utiliza 20% menos agua para
funcionar que un edificio tradicional, gracias a un sistema de tratamiento de aguas residuales.   

FEMSA, un enfoque social y de nicho 


En el caso de Femsa,
2012 marcó un antes y un después en la RSE de la empresa, ya que fue el primer
año que estableció una estrategia de
sostenibilidad
transversal de largo plazo.

Entre sus programas más ambiciosos se encuentran ‘Coordenadas para vivir’, un proyecto social que involucra a niños y
jóvenes de entre 10 y 18 años a los que se les imparten conferencias y talleres
sobre temáticas variadas, tales como acoso escolar, abuso de alcohol y drogas,
educación sexual, entre otros.

Por otra parte, Femsa es una de las primeras
empresas mexicanas en reportar su actividad al Global Reporting Iniciative (GRI),
una iniciativa que compromete a las corporaciones con sus grupos de interés o stakeholders. La empresa también
participa en el Carbon Disclosure
Project
(CDP), en donde reporta
sobre sus emisiones de gases con efecto invernadero.

En 2011, Femsa, en conjunto con Bimbo, el Banco
Interamericano de Desarrollo y otras instituciones, financió el mayor parque de
generación de energía eólica en México, ubicado en Oaxaca.

Bimbo
y la planta de Barcel Occidente


Bimbo es una de las empresas mexicanas más grandes y
una de las compañías de alimentos más importantes del mundo, cuenta con
presencia en 19 países y factura más de 13 mil millones de dólares (mdd) por
año.

Desde una perspectiva industrial, el programa de RSE de la panificadora la ha llevado a
reutilizar 70% del agua que consume en sus más de 14 plantas en México; a invertir
en un parque de energía eólica, Piedra Larga, para aprovechar la
generación de energía renovable.

También a construir una planta –Barcel Occidente– que cumple con la Norma BRC del British Retail Consortium y con los requisitos
necesarios para solicitar la certificación 
de ‘Empresa segura’ de la
Secretaría de Trabajo y Previsión Social, así como la de ‘Industria limpia’ de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos
Naturales (Semarnat) y a promover el uso de transporte no contaminante en su flota de camiones de distribución.

Desde un punto de vista de producto, la empresa ha comenzado a eliminar las grasas saturadas y trans en varios de ellos, para cumplir con las recomendaciones
establecidas por la Organización Mundial
de la Salud
(OMS). Y cuenta con
un Instituto de innovación y nutrición, cuyo objetivo es desarrollar alimentos
más sanos.

WalMex
y la donación de alimentos


Como parte de la estrategia global de esta empresa
de supermercados norteamericana, la creación de un índice de productos sustentables, la garantía de contar con
proveedores que cuenten con certificados de sustentabilidad o el manejo de
residuos para conseguir reciclar el 100% de ellos hacia 2020, aproximadamente,
definen los ejes estratégicos del grupo tanto en centros de distribución como
en tiendas.

A nivel local, Wal Mart México ha adoptado varios programas sociales para combatir
el hambre en comunidades de bajos
recursos, como la donación de alimentos,
que superó las 23 mil toneladas en 2012, así como su programa de “seguridad
alimentaria”, que beneficia a 19 mil familias mexicanas.

Otras actividades de RSE incluyen programas de
capacitación para mujeres emprendedoras
y la incorporación de pequeños
productores
en la cadena de producción de la corporación. En 2012, Wal Mart
distribuyó más de 5 mil productos  artesanales
diferentes elaborados por productores de escasos recursos, según señala su
informe de RSE.

Si bien pareciera que incorporar una estrategia de Responsabilidad Social en el negocio es para las grandes empresas, hacer RSE es para cualquier negocio de cualquier tamaño. Pero efectivamente han sido las empresas grandes, las que están impulsando este proceso de sustentabilidad en sus socios que pueden ser Pymes.

Al incorporar en sus procesos mejores prácticas, éstas empiezan a bajar hacia proveedores y otros socios estratégicos, de tal forma que en los próximos cinco años, según los expertos, veremos cambios sustanciales en todos los niveles empresariales.

¿Qué opinas de los diferentes enfoques corporativos para implementar estrategias de RSE, cuál te parece más acertado? 

Para
saber más:

Tres ventajas del desarrollo sostenible para tu negocio

Rumbo a 2050 invierte en verde

Impact investment, inversión más allá del ROI

Relacionadas

Comentarios