'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Cuidado con el exceso de confianza, puede afectar a tu empresa

¿Existen las amistades laborales? Los expertos aseguran que hay una línea muy delgada entre la amistad y el exceso. Aprende a diferenciarla y a administrarla.

22-03-2013, 2:32:23 PM
Cuidado con el exceso de confianza, puede afectar a tu empresa
Tatiana Gutiérrez

Pedro es director de Recursos Humanos en una empresa de diseño, para él, sus métodos son efectivos y relajados, permitiéndole llevar una amistad con sus colaboradores y a su vez, estar en el campo de juego para supervisar de manera cercada y “efectiva”. Para los demás, Pedro es sólo un amigo,  para ellos sólo existe una amistad personal y no lo ven como una figura directiva laboral. 

Como Pedro, muchos directivos creen que la mejor manera de tratar al personal es siendo el “amigo”, “confidente” y “protector”, sin embargo, ¿qué tan eficientes pueden ser estos métodos? ¿Cómo podría ayudar a las empresas tener amigos en lugar de directivos y líderes? ¿Cómo ganarse la confianza sin exceder en ella? ¿Existe algún método efectivo para separar la amistad y el trabajo?

Como en todo, el exceso es malo. De acuerdo con Eduardo Lan, consultor y fundador de Mesa Consultores, el grave problema de las medianas, pequeñas y grandes empresas es que sus directivos suelen ser extremistas. “Existe un tipo de dicotomía entre la relación y el rigor, generalmente se piensa que son dos cosas distintas e incombinables”, para el experto, hay dos perfiles de líderes: 

El humanista: Es aquél que tienen la firme idea que la confianza en las personas es la mejor manera de hacerlo. Cree que las personas son lo más importante en la empresa, sin embargo, algunas personas que cuentan con este perfil, llegan a olvidar el verdadero objetivo de la empresa: generar dinero.

Si bien es cierto que el objetivo de las empresas debería de enfocarse en la formación de profesionistas, así como en la contribución de la economía del país, las empresas llegan a carecer de un balance es sus procesos y ejecuciones. 

El tirano: No hace falta describirlo. Este perfil es aquél que sólo piensa en la producción y en los números trimestrales y se olvida que hay personas trabajando a su alrededor. “Estos personajes suelen tener en mente una frase para describir su trabajo: La gente está para trabajar y para dar resultados, para eso se les paga”, comenta Lan. 

Si embargo, no se trata de llegar a extremos, las nuevas tendencias en Recursos Humanos (RRHH) aseguran que el punto medio entre estas vertientes sí se puede alcanzar. “Claro que se puede valorar a tu gente y ser responsable con los objetivos primordiales de la empresa; tratar a la gente con dignidad y ser riguroso con las políticas y resultados no están peleados, al contrario, van de la mano.”

Pero… ¿Qué sucede cuando hay un exceso de confianza, cuando no hay mano dura en las empresas? 

Al respecto, Lan asegura que cuando existe un abuso por parte de los colaboradores hacia los directivos y viceversa, hay una violación de la conducta laboral, la cual puede desencadenar errores que afecten el ambiente y los resultados. El experto menciona los 5 errores más comunes cuando no hay un control y predomina el exceso: 

Se mezcla la cordialidad con lo profesional

“Es muy importante trabajar dentro de un ambiente laboral de cordialidad y respeto, cada vez hay más empresas con nuevas generaciones que requieren de esta cordialidad para llevar a cabo un ambiente laboral efectivo, sin embargo, muchas ocasiones se confunde la cordialidad con la falta de personalidad y liderazgo”.

Uno de los puntos importantes es separar el profesionalismo con la confianza, como directivos es importante generar un vínculo entre él y su equipo de trabajo, pero debe quedar claro que la amistad está fuera del juego, es una relación de trabajo, no de amigos. 

Tomarse las cosas de manera personal

¿Cuántas veces se han preguntado si el ascenso de un compañero es por la amistad que tiene con los directivos o jefes? Este es un síntoma de exceso de confianza que no debería pasar en las empresas.

“El papel de los directivos es tomar decisiones unilaterales: ascensos, asignación de recursos y proyectos; estas decisiones deben tomarse sin que factores como la amistad afecten en ellas, por lo que es importante que los directivos aprendan a diferenciar” porque un exceso de confianza podría desencadenar favoritismos e inconformidades en estas decisiones. 

No existen límites

“Cuando hay un exceso de confianza puede causar algunos conflictos en el ambiente laboral. Puede existir una relación de confianza entre los directivos y sus colaboradores, sin embargo, debe quedar claro que es un ambiente laboral del que se está hablando, hay que marcar límites en conductas y formas de trato”. Existen muchos problemas que pueden surgir al no marcar límites: 

  • Uso de lenguaje no adecuado con el personal. 
  • Tratos indebidos en los horarios de oficina
  • Falta de respeto hacia los directivos. Mal manejo de los tiempos laborales para los empleados.
  •  Acoso sexual. 
  • Explotación laboral. 

De abajo hacia arriba

Muchas veces podemos pensar que el exceso de confianza se manifiesta de los directivos hacia los colaboradores, pero… ¿qué pasa cuando es al revés? La falta de autoridad y valores puede caer en excesos de los trabajadores, en el típico “les das la mano y se agarran el pie”.

Pueden llegar a negarse a realizar actividades, a cuestionar la toma de decisiones de los directivos, a bajar su productividad por no tener ganas y a quejarse de manera constante, asegura el consultor de Mesa Consultores. 

Pensar que tu comportamiento no tiene consecuencia

Muchas veces el exceso de confianza desata tratos libertinos, “se llega a cometer errores que se tienen con las relaciones cercanas como con tu familia y amistades, el gritar a tu personal, el exigir de más, el hacer caras o quejarse puede ser una consecuencia de no tener límites, por ello siempre hay que tomar en cuenta que los actos pueden traer consecuencias desastrosas”. 

Lan concluye que una de las soluciones para evitar el exceso de confianza entre los colaboradores y directivos es tener las políticas y procedimientos muy claros, saber delimitar los derechos y obligaciones de los trabajadores y de los directivos y asegurarte de que haya una cultura organizacional de respeto hacia el personal y hacia el trabajo. 

¿Qué otras prácticas podrían desatarse por el exceso de confianza? ¿Cómo solucionarías este problema en tu empresa?

Para saber más: 

Gerentes ineptos, cómo lidiar con ellos

Cómo trabajar con amigos y familia sin afectar al negocio

Adiós al nepotismo, bienvenida la meritocracia

Claves de descanso para ‘empresarios bárbaros’

Relacionadas

Comentarios