'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Jeff Bezos al rescate de la leyenda del Apollo 11

El fundador de Amazon rescató dos motores del cohete que llevó al primer ser humano a la Luna. ¿Qué misterios desentrañará y qué gana el millonario?

21-03-2013, 2:32:16 PM
Jeff Bezos al rescate de la leyenda del Apollo 11
Con información de Reuters y Red Orbit

A Jeff Bezos no le basta con ser el millonario que irrumpió en el mundo de los libros online para convertir a Amazon en una poderosa plataforma de comercio electrónico y en la caja fuerte que financia sus placeres, tan costosos como exóticos. Nuevamente hizo historia al anunciar el rescate de dos motores del legendario Apollo 11, el cohete que envió a los astronautas a la Luna hace más de 40 años.

Apenas tocó tierra, tras tres semanas en el mar en su misión llamado Proyecto Bezos Expeditions, Bezos escribió y describió en su blog el descubrimiento de “un maravilloso mundo submarino, un increíble jardín de esculturas de motores F-1 entrelazados que cuentan la historia de un final violento y exaltado, que sirve como testamento del programa Apollo”.

Y es que su hallazgo es histórico. El software de ambos motores permitirán desentrañar aquel desenlace que nadie conoce: cómo fue su reentrada a la atmósfera a 8 mil kilómetros por hora y finalmente su impacto en la superficie del océano.

El mismo equipo de Bezos será el encargado de los trabajos de restauración para poder exponerlos al público y que éste pueda conocer aquellos motores que dentro de toda una misión, marcaron un hito en la historia del ser humano.

Fueron los motores que concretaron la promesa del entonces presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, de enviar y depositar a un hombre en la Luna y traerlo de vuelta antes de terminar la década de los 60.

Era 1961 cuando hizo el anuncio en red nacional. Ocho años después, un 20 de julio de 1969, Neil Armstrong y Edwin Buzz Aldrin, a bordo de la nave Apolo 11, alunizaron en el Mar de la Tranquilidad.

Millones en el planeta vieron la transmisión que hizo el Observatorio Parkes en Australia. Era la primera vez que un ser humano tocaba la Luna, su satélite hasta ese momento jamás tocado pero siempre observado.

Conforme a la promesa, la plantilla de astronautas regresó sana y salva, y fueron justamente esos motores los encargados de regresarlos a la Tierra. Pero estos tesoros quedaron “enterrados” bajo las profundidades del Océano Atlántico, donde fueron encontrados utilizando sofisticados equipos de tecnología sonar.

“Este es un hallazgo histórico”, escribió Charles Bolden, director de la NASA. “Felicito al equipo por su determinación y perseverancia en la recuperación de estos importantes artefactos de nuestros primeros esfuerzos por enviar humanos más allá de la órbita de la Tierra.

“Esperamos ansiosamente la restauración de estos motores por parte del equipo de Bezos y aplaudimos el deseo de Jeff de hacer que estos artefactos históricos se muestren en exhibición al público”, señaló en un comunicado.

Y sí, la NASA los puso en la Luna y Bezos reconstruirá la historia. Este excéntrico empresario reunió fondos privados para sacar los motores F-1 de su lugar de descanso a 4.267 metros bajo el nivel del mar.

¿Y qué gana Bezos? La satisfacción y el renombre porque en realidad los motores siguen siendo propiedad de la NASA y es muy probable que sean exhibidos en el Museo Nacional del Aire y del Espacio Smithsonian de Washington.

“Los objetos en sí mismos son magníficos”, escribió un evidentemente emocionado Bezos. “Fotografiamos muchos objetos bellos en el lugar y hemos recuperado muchas piezas de calidad. Cada pieza que traemos conjura para mi miles de ingenieros que trabajaron de forma conjunta para lograr lo que en aquel momento se pensaba seguramente como imposible”, confesó.

Bezos afirma que su equipo tendrá suficientes componentes principales para realizar una exhibición de los dos motores de vuelo F-1 y que la restauración estabilizará el hardware e impedirá una mayor corrosión.

“Estamos emocionados de tener este hardware en exhibición, podría ser que inspirase a algo increíble”, añadió.

¿Crees que esta misión es histórica? ¿Qué misterios podría desvelar este hallazgo?

Relacionadas

Comentarios