ActualidadHistorias

El Papa Francisco y su ‘disputa’ con el protocolo

Las tradiciones, inamovibles por siglos, hoy son removidas por Francisco, decidido a marcar una diferencia aun por encima del protocolo de la Iglesia.

19-03-2013, 9:14:44 AM
El Papa Francisco y su ‘disputa’ con el protocolo
Altonivel, con información de agencias

El nuevo Papa Francisco está decidido ha diferenciar su papado de los anteriores y, como lo hiciera instantes después de su elección, el jesuita ha tomado la sencillez por bandera, aun cuando eso signifique romper con los longevos protocolos de la Iglesia Católica.

Jorge Mario Bergoglio inicio oficialmente su papado hace unas horas tras la misa solemne en la que se le entregó el Palio, un larga estola, de lana blanca con seis cruces rojas que perteneció a su predecesor Benedicto XVI; y el anillo de Pescador, el cual eligió de plata dorada y no de oro como suele ser costumbre.

Ante cientos de miles de personas y líderes extranjeros en la plaza de San Pedro -de 132 delegaciones oficiales, entre ellas la mexicana encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto-, mencionó lo que serán las directrices de su mandato: los pobres y los desprotegidos.

Asimismo, hizo un llamado al mundo para luchar por la paz, “el respeto por las criaturas de Dios” y el medio ambiente, además de que exhortó a los responsables de los ámbitos “económico, político y social” -frente a 31 Jefes de Estado- a no dejar que “los signos de destrucción y de muerte” guíen el mundo.

Pero no solo el discurso del papa Francisco, autodeclarado “humilde servidor de Dios”, ha sido objeto de análisis, sino también sus acciones: tras el rito protocolario, se subió a un jeep totalmente descubierto, dejando atrás el uso del Papamóvil con vitrales a prueba de balas, y deteniéndose de vez en cuando para saludar a los feligreses e incluso saliendo del auto un momento para bendecir a una persona discapacitada.

Sin embargo esto no es la primera acción”de humildad” o renuencia al protocolo de la Iglesia, que realiza el nuevo pontífice. Aquí algunas de las más destacadas desde su nombramiento:

* Una vez que el humo blanco comenzó a salir de la chimenea de la Capilla Sixtina, el maestro de ceremonias le ofreció al jesuita la tradicional capa roja ribeteada con armiño, utilizada para ocasiones ceremoniales, a lo que el latinoamericano respondió, según los asistentes: “No gracias, monseñor. Se acabaron los tiempos del carnaval”.

* Tan solo una hora después de su elección, el 13 de marzo, el nuevo Papa desafió nuevamente los estándares y se escabulló del Vaticano en un auto camuflado con dirección a la basílica romana, sitio en el que quería rezar y agradecer a Dios, ya que en ese sitio el fundador de la orden jesuita, Ignacio de Loyola, alguna vez rezó.

* Tras dicho recorrido, Francisco le pidió al chofer del auto que hiciera una parada en el hotel clerical del centro de Roma donde se había hospedado antes del cónclave. El motivo: pagar la cuenta y recoger su equipaje. Se dice que al día siguiente tuvo otro viaje incógnito, ésta vez para visitar a un amigo enfermo en el hospital.

* En su meta por mostrar una Iglesia renovada y con un enfoque distinto, el Papa volvió a dejar en claro sus prioridades al tomar posesión de su nuevo hogar. Se cuenta que al momento de quitar los sellos del departamento papal, en el Palacio Apostólico, mientras funcionarios del Vaticano se inclinaban en una reverencia y el arzobispo George Gaenswein, amo de la casa papal, buscaba el interruptor de la luz, Francisco dijo: “Aquí caben 300 personas. No necesito todo este espacio”. Por lo tanto no dormirá en la recámara asignada a su investidura.

* Otro aspecto que atrae la atención sobre el sumo pontífice es su apariencia. De inicio, Francisco declinó el uso de un anillo papal cuyo modelo esta formado por oro macizo, como el que usara Benedicto XVI, por lo que solicitó que éste fuera de plata dorada, un modelo que le fue propuesto a Pablo VI (1973-1978). De igual manera, su crucifijo no será de oro, sino de un metal de mucho menor valor: hierro.

Como estas anécdotas hay varias que circulan en los pasillos del Vaticano y después se expanden por las calles y los diarios de todo el mundo, revelando que la nueva actitud del líder de 1,200 millones de feligreses buscará reformar y renovar una Iglesia que durante los últimos años ha enfrentado severos escándalos y la pérdida de fe en millones de seguidores.

¿Pero es esto suficiente para combatir los males evidenciados de esta Institución? Para los expertos, seis días es demasiado pronto para evaluar un papado, sin embargo destacan que el discurso y las acciones de Francisco buscan alejarse -y al momento lo ha logrado- de su antecesor Benedicto XVI y acercarse al papado de Juan Pablo II, donde la emotividad vuelva a ser parte de la fe.

¿Pero cuáles son los planes del nuevo pontífice para cambiar a la Iglesia? ¿Cómo enfrentará los vicios y males de una Institución duramente golpeada por los escándalos de pederastia? ¿Combatirá el centralismo del Vaticano? ¿Qué reforma emprenderá para encarar desafíos como los temas de la mujer, los jóvenes, el celibato, la sexualidad, la banca vaticana…?

Para los analistas, como Bernardo Barranco -en ¿Qué esperar del nuevo papa Francisco?-, muchos de estos puntos no pueden ser resueltos de la noche a la mañana -mucho menos en los seis días que lleva en el cargo-, pero si apuntan que el papa Francisco ya comenzó su cuenta regresiva, pues dada su edad deberá realizar sus cambios en los primeros dos años de su mandato, ya que no hacerlo supondría un error, el mismo en el que incurrió Benedicto XVI.

Para saber más:

5 retos del Papa desde el management

App del Papa, la más descargada en EU

Francisco y su estilo de liderazgo en su primer día de Papa

Papa Francisco y el cambio de dirección de la Iglesia católica

Relacionadas

Comentarios