HistoriasNegocios

Mujeres en México, con pocas oportunidades directivas

Analizamos las políticas económicas de igualdad de género, como las “cuotas” de mujeres en los consejos de Administración. ¿Logrará México el nivel de Noruega?

11-03-2013, 5:57:48 PM
Mujeres en México, con pocas oportunidades directivas
Elie Smilovitz / Twitter: @smilovitz

La discriminación laboral, el acoso sexual y la inequidad de los sueldos marcan diferencias entre mujeres y hombres en el mercado laboral. Sin embargo, algunos países, como Noruega y Francia, ya han adoptado leyes que obligan a las empresas a mantener consejos de administración equilibrados e igualdad de género. La razón, más mujeres que hombres se titulan de las universidades, lo que no explica que ellas tengan menos posibilidades de ascenso profesional. 

1953 marcó el año en que la mujer pudo acceder al voto en México. A pesar de la relativa cercanía de esa fecha, muchos cambios han tenido lugar en el mercado laboral y el mundo académico, que ahora se encuentran compuestos, en buena medida, por mujeres. No obstante, el progreso de la inserción de la mujer en el mercado laboral se encuentra minado por obstáculos como el acoso y la discriminación, lo que dificulta el progreso económico del país en su conjunto.  

En el mundo, 12 países miembros de la ONU están gobernados por mujeres, entre ellos Alemania y Brasil, las
dos principales potencias económicas de su región. Otros, como Corea del Sur, han elegido por primera
vez a una mujer para presidir la nación y, en América Latina, Argentina, Brasil, Costa Rica, República Dominicana,
Jamaica, Trinidad y Tobago y Antigua y Barbuda están encabezados por mujeres, lo que refleja un ascenso constante del poder económico y político de las mujeres.

De la universidad a
la empresa, las cosas cambian

En 2012, más de la mitad de los estudiantes de posgrado en México eran mujeres, según la Asociación Nacional de Universidades e
Instituciones de Educación Superior. Pero ese porcentaje no se refleja
en la cantidad de directivas que ocupan el máximo puesto de la dirección
general en sus empresas, que se reduce a menos del 20% del total, según una
encuesta de la UNAM, respaldada por estudios internacionales como el del International
Business Report, que, tras evaluar a 12 mil empresas en 40 países, deduce
que sólo un 20% de las posiciones jerárquicas más importantes son ocupadas por
mujeres.

Esta situación no sólo ocurre en México, de hecho,  este problema detonó iniciativas de ley en varios países europeos que, que poco a poco, consiguieron permear entre el grueso de la población.  

Noruega aplicó la ley para resolver la inequidad  

En las empresas europeas, apenas el 12% de las posiciones más importantes en los consejos de administración están ocupadas por mujeres. Durante años, las políticas de igualdad no lograron aumentar ese porcentaje, hasta que se adoptaron las “cuotas obligatorias”.

Noruega encabeza la adopción de este tipo de leyes. En ese país, durante el año 2002 apenas un 7% de los integrantes de los consejos de administración eran mujeres, pero a la fecha esa cifra se eleva casi al 50%, gracias a la ley de cuotas. En su momento, los promotores de dicha ley argumentaron que no había motivo para que las mujeres, que conformaban la mitad de los graduados universitarios del país, no vieran reflejado su progreso académico en su carrera profesional. 

Bélgica, Italia y Holanda adoptaron una ley similar en 2011 que obliga a que 33% de los integrantes de los consejos de administración de grandes empresas sean mujeres. En Francia esa ley aplica en una medida del 20%, que se elevará al 40% en los próximos cuatro años, para empresas con más de 500 empleados.   

Y es que las cifras de licenciados universitarios en Europa ya favorecen a las mujeres, según diferentes estadísticas, ellas constituyen un 60% del total de los graduados de la Unión Europea, pero enfrentan el mismo problema que las trabajadoras mexicanas, es decir, se gradúan, pero su éxito no se ve reflejado en su ascenso profesional.

Situación en México

Cuatro de cada 10 empleadas mexicanas han sido
víctimas de algún tipo de acoso laboral,
es decir, más de ocho millones de trabajadoras han tenido que lidiar con ese
problema, lo que refleja el tremendo impacto que tiene el acoso sexual sobre el total de la fuerza laboral en nuestro país.  

Accenture señala que el 30% de la fuerza productiva en
México
lo conforman mujeres, mientras que la UNAM asegura que casi la mitad de
las mexicanas mayores de 14 años
trabaja. En total, cerca de 19 millones de mujeres forman parte de la Población
Económicamente Activa (PEA) de México, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Así, las cifras demuestran
que la mujer mexicana está insertada en el mercado laboral, desde el punto de vista de la cantidad, aunque la calidad
de su retribución y el potencial de
su participación no ha sido plenamente explotado, en parte por los obstáculos que
enfrentan, como el acoso. Y este problema no sólo tiene un impacto en las mujeres, sino en la economía en su conjunto. No hay que olvidar que estudios
como el que elaboró Goldman Sachs “Global Economics Paper 164”, señalan que la
igualdad de género contribuye a
eliminar la pobreza, lo que implica que la discriminación laboral contra la
mujer tiene un impacto generalizado en la situación económica. 

Emprendedoras mexicanas y exitosas

La doble responsabilidad de
aportar el sustento del hogar y
guiar el desarrollo familiar es otro de los obstáculos que enfrentan las
trabajadoras mexicanas, quienes deben conciliar la vida laboral con la
familiar. Pero incluso en estas difíciles circunstancias, las cifras apuntan a
favor de las emprendedoras, que han demostrado poder absorber, con éxito, ambas
tareas.

El Distrito Federal es un ejemplo de esa doble capacidad emprendedora y familiar. Según un
reporte de la Cámara de
Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño
de la
Ciudad, el 56% de las empresas del sector comercio están lideradas por mujeres
y, de ellas, una de cada cinco genera el 100% del ingreso que para mantener a
su familia y su hogar. Ante esta realidad, hay que cuestionarse por qué todavía
las mujeres no ocupan un porcentaje más elevado en los principales puestos
directivos en las empresas.  

Así, mientras Europa ha apostado por leyes que obligan a las corporaciones a incluir a mujeres en los órganos directivos, estudios como el de Goldman Sachs señalan que en las economías con mayor igualdad de género, tienen un mejor desempeño. ¿Cuándo votará México una iniciativa similar a la Noruega? 

Para saber más:

Infografía, mujeres mexicanas creen poder tenerlo todo

Herramientas clave para mujeres de negocios

Brecha salarial entre hombres y mujeres se mantiene

Relacionadas

Comentarios