HistoriasNegocios

Bonos directivos y la crisis de credibilidad financiera

John Taft, CEO de RBC Wealth Management, señala que las millonarias compensaciones de altos cargos son parte importante de la crisis; y ofrece soluciones.

11-03-2013, 4:13:56 PM
Bonos directivos y la crisis de credibilidad financiera
Elie Smilovitz / Twitter: @smilovitz

En 2007 explotó la crisis
financiera internacional
y, de forma paralela, los tres principales
ejecutivos de
Goldman Sachs recibieron,
cada uno, un bono superior a los 67 millones de dólares (mdd). En 2011 y 2012,
las principales firmas financieras en
Estados
Unidos
, como Morgan Stanley, JP Morgan Chase, Bank of America y Citigroup
han destinado más de 92 mil mdd a los
bonos
de fin de año
de sus ejecutivos. Según un estudio de la consultora Johnson
Associates, casi la mitad de todas las ganancias de
Wall Street se destinan a compensaciones de altos cargos.  

Para John Taft, CEO de RBC
Wealth Management
,  y bisnieto del ex presidente de Estados Unidos y ex
presidente del poder judicial en ese país, William
Taft
, los bonos de los altos ejecutivos de Wall Street constituyen una
parte importante de la crisis de
credibilidad
a la que se enfrenta el sistema financiero internacional.

Sueldos asimétricos

Los bonos y beneficios
multimillonarios
para altos
ejecutivos
financieros parecen no guardar una proporción directa con el
resto de la economía, ya que los
gobiernos de varios países, entre ellos Estados Unidos y España, han tenido que rescatar a los bancos endeudados con dinero de los contribuyentes.

Además, las empresas despiden trabajadores y la recuperación económica es muy lenta,
pero eso no ha impedido que muchos altos ejecutivos financieros perciban
compensaciones multimillonarias.  

En Alemania
algunos políticos han lanzado iniciativas para incluir “topes salariales” a los ejecutivos y reglas más estrictas para aprobar
sus bonos, de tal suerte que las compensaciones de fin de año no puedan
exceder, por ejemplo, 24 meses de su sueldo. En Inglaterra, el principal centro
financiero
de Europa, compañías
como Standard Chartered, el segundo
prestamista del Reino Unido, recortó
los bonos a altos ejecutivos en un 7% durante 2013. Aun así, su director
general recibió una compensación por valor de más de 3.15 mdd, mientras que el
director financiero recibió un bono por 2.16 millones al finalizar 2012.  

A este respecto, Taft, durante su intervención en el
simposio financiero organizado por CFA
Institute
en Wasington D.C. señala: “Todo el sistema está construido con
base en un esquema de compensaciones
asimétricas
, porque a diferencia de los inversionistas, los directores que
manejan las corporaciones no pueden perder. Siempre tienen un sueldo que puede
aumentar si su desempeño es bueno, pero en ningún caso bajará de cero. No es
una sorpresa que los riesgos que toman muchas corporaciones sean, al igual que
las compensaciones de sus ejecutivos, asimétricos”.

Claves para recuperar
la confianza

Tener un sistema que permita a los empleados bancarios y de otras empresas denunciar las malas prácticas bajo condición de
anonimato; contar con contratos sociales
en donde las corporaciones estén
obligadas a demostrar de qué forma beneficiarán a las comunidades locales en
donde operan; crear conciencia entre los inversionistas de la necesidad de
exigir a los ejecutivos empresariales y a los gobiernos acciones que garanticen
un comportamiento ético, son algunas
de las propuestas planteadas por Taft.

El ejecutivo señala que los bancos tienen por delante la
tarea de recuperar la confianza de sus clientes y afirma que para conseguirlo
tienen que transformarse en prestadores de servicios útiles para la sociedad. El
ejecutivo explica que el sistema
financiero
 carece de confianza,
simplemente no puede funcionar y denuncia que éste no debe trabajar para
satisfacer a los accionistas o shareolders, sino que para tener éxito resulta indispensable
tomar en cuenta a los stakeholders,
es decir, a empleados, clientes y comunidades locales. 

“Los contratos corporativos sociales fueron una
propuesta impulsada por empresas como General Mills, que se encuentra entre las
500 corporaciones más importantes de Estados Unidos y que funcionaron muy bien”,
asegura Taft, quien opina que esos contratos deberían ser utilizados por los bancos,
ya que tienen la función de explicar de qué forma la empresa beneficia con su
operación a los stakeholders.

¿Crees que los
sueldos de los directores de bancos y de otros actores financieros deberían ser
regulados por ley?

Para saber
más:

ABC de la crisis en europa

6 películas para entender la crisis económica mundial

Capital semilla, lo que necesitas para arrancar tu negocio

Relacionadas

Comentarios