'; Alto Nivel
HistoriasManagement

The Beatles: Cuatro lecciones de negocios

Si el cuarteto de Liverpool no hubiera existido, tal vez nadie habría podido imaginar una historia similar en cuestiones de permanencia, éxito e influencia.

07-03-2013, 4:31:52 PM
The Beatles: Cuatro lecciones de negocios
Luis G. Estrada

De alguna u otra manera, casi cualquier persona en este planeta tiene una relación con la música de este grupo que editara, hace 50 años, su primer álbum. Alto Nivel revisó la historia del cuarteto de Liverpool. De la mano de expertos, descubrimos cuatro lecciones que empresas y empresarios pueden aprender.

John Lennon no era el mejor guitarrista de acompañamiento. Paul no era el mejor bajista, ni George el mejor requintista o Ringo el mejor baterista, pero los cuatro juntos creaban algo muy muy especial”, precisa Manuel Guerrero, conductor desde hace 18 años del programa de radio El Club de Los Beatles, que se transmiste cada día en dos emisiones por Universal Stereo.

“Creo que tuvieron una gran suerte al haberse encontrado a Brian Epstein, su manager, y a George Martin, el productor musical que reconoció en ellos lo que nadie había visto. Martin se dio cuenta de que ahí había algo. No se equivocó.”

Pero ese ‘algo’ no se limita a un asunto musical. “La diferencia la hizo que marcaron una tendencia de vestir, una tendencia en el peinado, una tendencia a hablar de la paz. Para la época, eso fue muy relevante.

La diferenciación en el marketing fue muy importante para resaltar The Beatles como marca. Por eso siguen actualizados”, asegura Adolfo Tuñón, director general de Expresa, agencia de mercadotecnia especializada en marketing BTL.

Contrario a la tendencia de la época, los Beatles empezaron a componer sus propias canciones, mientras muchas otras agrupaciones retomaban éxitos radiales para darse a conocer. Love me do inició todo, pero fueron Please, please me, From me to you y She loves you, también incluidas en ese primer álbum (Please, please me), las que conquistaron los primeros lugares de las listas en el Reino Unido, al grado de que el disco permaneció más de 15 meses entre los más vendidos, coronándose 30 semanas en el punto más alto.

Rafael Carrillo, integrante del Grupo Morsa, el cual rinde tributo a Lennon, McCartney, Harrison y Starr, lo tiene bien claro: “[The Beatles] es una marca muy bien cuidada, perfectamente cuadrada. No son personas, no son un grupo: son una marca. Probablemente una de las más redituables, económicamente hablando, durante los últimos 50 años”. No en vano Grupo Morsa ha recorrido el país representando en vivo el sonido de The Beatles desde 1984.

¿Por qué la gente sigue queriendo escuchar a la agrupación? En realidad, es una suma de factores. “Lo que los críticos pudieron haber pensado del pelo largo, pasa a segundo plano. La música y el mensaje positivo es lo principal. Incluso a personas que no saben inglés les gustan los Beatles”, precisa Guerrero.

Lección número 1: Haz algo único

¿Cómo aceptar que si el destino hace su parte, tú no debes dejar de hacer la tuya? La música de The Beatles se inscribe dentro del rock & roll por su momento de aparición, pero su sonido es particular y diferente de todo lo que se hacía en esos años y tan definitivo que influiría en prácticamente toda la música que se ha hecho posteriormente.

Epstein le dio estructura y una estrategia al ímpetu creativo; Martin supo escuchar, exigir y repetir tomas hasta definir el sonido con que cambiaron la historia.

Lección número 2: Desarrolla tu propio talento

¿Cómo aceptar que el cambio es bueno, y mejor aún si incluyes a tu propia gente… e inventas el algo revolucionario, como el videoclip? No hay nada más diferente que Please, please me y el álbum blanco. Este último representa el punto más alto de su evolución musical. Tan solo pasó un lustro de que el cuarteto azotara multitudes agitando la melena al ritmo de She loves you, a que el público tuviera que enfrentarse a algo tan distinto como While my guitar gently weeps; sin duda, hubo un proceso de educación del público por la adopción paulatina de nuevos instrumentos y elementos técnicos, pero también hubo una evolución al interior.

Si bien los grandes hits de la primera época habían sido compuestos por la dupla Lennon-McCartney, nadie podría imaginar la última etapa sin Something o Here comes the sun de Harrison.

Luego vino lo impensable: en un movimiento sin precedentes y que difícilmente podría ser replicado, dada la situación actual de la industria musical, The Beatles decide dejar de presentarse en vivo. La decisión fue tomada por dos factores fundamentales: la complejidad de la canciones cada vez era mayor y era difícil representarlas en vivo, además de que “sentían que su calidad interpretativa estaba decreciendo porque la gente no iba a escuchar a The Beatles, los iba a ver e iba a gritar…”, acota Guerrero.

Lección número 3: Recíclate

¿Cómo aceptar que a veces una idea ya usada puede tener buenos resultados? Misteriosos caminos tiene la innovación (…y el Señor, claro). No basta con cambiar las cosas; hay que proponer. El fin de las presentaciones en vivo podría haber significado la muerte artística del cuarteto de Liverpool; no obstante, encontraron el vehículo para minimizar el impacto de esta decisión, y en el camino dieron un giro que creó una industria en sí misma. ¿Cuántos ingresos habrán generado cadenas especializadas en la transmisión de videos musicales
como MTV o VH1 en los años que tienen?

Pero no todo es el videoclip. El de 1967 fue el año en que, por fin, la tecnología permitió que fuéramos testigos de lo que ocurría en otra parte del mundo en el momento en que sucedía. Para conmemorar este avance se preparó una transmisión especial desde distintas partes del mundo que se enlazarían en el programa Our World.

La elección de Inglaterra no debe haber sido difícil, pues The Beatles eran ya un fenómeno global, así que la agrupación preparó una canción para la ocasión: All you need is love. La audiencia estimada del programa fue de 400 millones de personas, una oportunidad invaluable. Los resultados están a la vista: la canción alcanzó la cima de las listas y probablemente es la canción más famosa del cuarteto de Liverpool.

Lección número 4: Recuérdale a tu público quién eres

¿Por qué vale la pena que levantemos la mano? Si tu empresa tiene una buena historia a la que hacer referencia, utilízala; vivimos en un tiempo con tal sobrecarga de información y opciones que la simple referencia de haber sido usado en el pasado es un diferenciador importante.

The Beatles ha influido a tanta gente y de tantas maneras que es prácticamente imposible, aún hoy, estar ajeno a su obra. Este es un fenómeno que seguirá presente en la cultura por mucho tiempo, ya sea mediante reediciones, reinterpretaciones, covers o proyectos de gran escala, como Love, el show del Cirque du Soleil; o el musical Across the universe. Las nuevas generaciones no solo reciben esta herencia, sino que la procuran.

“¡Es increíble pensar que mucha de la audiencia del programa (El club de los Beatles) tiene menos de 20 años: no habían ni siquiera nacido cuando fue el asesinato de John Lennon!”, dice Guerrero.

Al final, existen muchas más lecciones de los llamados ‘Cuatro fabulosos’. De no ser por estas, no seguirían generando reacciones (y pasiones) en el público.

*Encuentra el reportaje completo en la edición impresa de la revista Alto Nivel correspondiente a marzo.

¿Cuál es la lección más importante que te deja este grupo convertido en marca universal?

Para saber más:

10 lecciones de Kidzania para internacionalizar un negocio

Lecciones de éxito de Joe Montana

Lecciones de Don Peppers para un marketing exitoso

Siete lecciones de liderazgo de Los Beatles

Claves de un campeón contra el “cangrejismo”

Relacionadas

Comentarios