'; Alto Nivel
HistoriasMarketing

Conoce a los Noctacletos y qué los mueve

Esta microtendencia del marketing ve a su bicicleta como un statement, recorre las calles por la noche y consume los accesorios más caros para su actividad.

06-03-2013, 4:33:23 PM
Conoce a los Noctacletos y qué los mueve
Erick Zúñiga / Twitter: @ErickZunigaLuna

Su gusto es rodar y rodar, su territorio cualquier calle de la ciudad, su horario la noche, sus motivaciones: mantenerse en forma, liberar su estrés y proteger el ambiente; salen en caravana y por ello su percepción de comunidad es fuerte y su sentido de organización, la base de sus reuniones.

No se trata de alguna plaga o algún grupo subversivo, mucho menos de movimiento clandestino, no. Se trata de los noctacletos, es decir, personas que por las noches salen a la calle montadas en sus bicicletas –o “biclas” según su glosario– para recorrer las calles, cuidar su salud y promover el uso de este medio de transporte en una sociedad acostumbrada a utilizar los automotores en sus traslados.

Esta microtendencia, identificada y estudiada por De la Riva Group, pretende darle un nuevo sentido a la bicicleta para que deje de ser considera como un juguete de lujo –como fue considerada durante la Revolución Francesa– y se convierta en una alternativa de medio de transporte en un país como México en el que el tráfico vehicular forma parte de la vida diaria.

Reto complicado, mas no imposible, pues según una encuesta realizada por la propia investigadora de mercados el 37% de los mexicanos tienen bicicleta, pero solo el 13% la utiliza como medio de transporte, que contrasta con otras sociedades, como holandesa, donde sus habitantes realizan el 30% de sus viajes en bicicleta y el 18% a pie.

¿Pero quiénes son estos noctacletos?

Las investigadoras responsables del estudio, Ruth Jimena Calixto y Karla Serrano,  desglosan para los lectores de AltoNivel.com.mx, el perfil de estos amantes de la bicicleta.

De inicio, apuntan, los noctacletos son principalmente jóvenes de 18 años de edad en adelante –aunque también gente de todas las edades–, que poseen una bicicleta y realizan recorridos nocturnos junto a otros ciclistas –en gran medida porque en el transcurso del día las calles están repletas de coches y gente–, formando grupos que comenzaron como una actividad entre amigos que se realiza en los ratos que los integrantes tienen libres por la tarde noche.

Pero ahora se ha extendido su afiliación, gracias en gran parte a las redes sociales, y su organización, pues ahora cualquier persona que así lo desee puede participar y es bien recibido dentro del grupo.

Pero en esencia el noctacleto “es una persona fiel a su bicicleta”, que ve su “bicla” como un statement, es decir, un símbolo que habla de su personalidad, de su imagen, y con el que busca generar reacciones, por lo que le da vital importancia a mantenerla en buen estado y personalizarla.

Es como cuidar un auto, apuntan las investigadoras, ya que tiene un sentido de pertenencia con la bicicleta, la “arma” a su forma de ser, la personaliza, incluso hay quienes le ponen un nombre.

Al mismo tiempo, busca y conoce lugares donde arreglarla o comprar el equipo o los accesorios que necesita, como cascos, luces, chaleco reflejante, etcétera, que no se preocupa de más por abrir su cartera, por lo que pueden buscar y consumir desde lo más caro hasta los más barato.

Aunque el gasto lo decide cada quien de acuerdo a sus gustos y alcances económicos, dado el amplio espectro socioeconómico de sus integrantes.

Al estar consciente de que su bicicleta refleja su imagen suele escogerla no solo por sus funciones, sino también por el diseño con el cual se identifica más, incluso esto puede ser un factor de mayor importancia que las especificaciones técnicas y prácticas de la bici.

Por otro lado, el noctacleto también se reconoce como bicicletero, pero se dice más respetuoso de las reglas, tanto de las dictadas por el grupo como por las de las autoridades de gobierno, por lo que no reniega el uso del casco ni del chaleco, equipa a su bici con la luz para que los automovilistas lo distingan en la noche; y conoce el reglamento del GDF en esta materia.

Sigue leyendo. Pedaleando los paradigmas de la bicicleta…

Para saber más:

Elektrobike, la bici eléctrica urbana 100% mexicana

Gamificación, la tendencia que marca el futuro del marketing

Las nuevas tribus de marketing Parte II

Tráfico, un problema que molesta y cuesta

Los beneficios del ciclismo urbano

Segunda pantalla, la tendencia del marketing sin TV


Su gusto es rodar, su territorio cualquier calle de la
ciudad, su horario la noche, sus motivaciones son mantenerse en forma, liberar
su estrés y proteger el ambiente; salen en caravana y por ello su percepción
de  comunidad es fuerte y su sentido de
organización la base de sus reuniones.

No se trata de alguna plaga o algún grupo subversivo, mucho
menos de movimiento clandestino, no, se trata de los noctacletos, es decir,
personas que por las noches salen a la calle montadas en sus bicicletas –o “biclas”
según su glosario– para recorrer las calles, cuidar su salud y promover el uso
de este medio de transporte en una sociedad acostumbrada a utilizar los
automotores en sus traslados.

Esta microtendencia, identificada y estudiada por De la Riva
Group, pretende darle un nuevo sentido a la bicicleta para que deje de ser
considera como un juguete de lujo –como fue considerada durante la Revolución
Francesa– y se convierta en una alternativa de medio de transporte en un país
como México en el que el tráfico vehicular forma parte de la vida diaria.

Reto complicado, mas no imposible, pues según una encuesta
realizada por la propia investigadora de mercados el 37% de los mexicanos
tienen bicicleta, pero solo el 13% la utiliza como medio de transporte, que
contrasta con otras sociedades, como holandesa, donde sus habitantes realizan
el 30% de sus viajes en bicicleta y el 18% a pie.

¿Pero quiénes son
estos noctacletos?

Las investigadoras responsables del estudio, Ruth Jimena
Calixto y Karla Serrano,  desglosan para los
lectores de AltoNivel.com.mx el perfil de estos amantes de la bicicleta.

De inicio, apuntan, los noctacletos son principalmente jóvenes
de 18 años de edad en adelante –aunque también gente de todas las edades–, que
poseen una bicicleta y realizan recorridos nocturnos junto a otros bicicletistas
–en gran medida porque en el transcurso del día las calles están repletas de
coches y gente–, formando grupos que comenzaron como una actividad entre amigos
que se realiza en los ratos que los integrantes tienen libres por la tarde
noche.

Pero ahora se ha extendido su afiliación, gracias en gran
parte a las redes sociales, y su organización, pues ahora cualquier persona que
así lo desee puede participar y es bien recibido dentro del grupo.

Pero en esencia el noctacleto “es una persona fiel a su
bicicleta”, que ve su “bicla” como un statement, es decir, un símbolo que habla
de su personalidad, de su imagen, y con el que busca generar reacciones, por lo
que le da vital importancia a mantenerla en buen estado y personalizarla.

Es como cuidar un auto, apuntan las investigadoras, ya que
tiene un sentido de pertenencia con la bicicleta, la “arma” a su forma de ser,
la personaliza, incluso hay quienes le ponen un nombre.

Al mismo tiempo, busca y conoce lugares donde arreglarla o
comprar el equipo o los accesorios que necesita, como cascos, luces, chaleco
reflejante, etcétera, que no se preocupa de más por abrir su cartera, por lo
que pueden buscar y consumir desde lo más caro hasta los más barato.

Aunque el gasto lo decide cada quien de acuerdo a sus gustos
y alcances económicos, dado el amplio espectro socioeconómico de sus
integrantes.

Al estar consciente de que su bicicleta refleja su imagen
suele escogerla no solo por sus funciones, sino también por el diseño con el
cual se identifica más, incluso esto puede ser un factor de mayor importancia que
las especificaciones técnicas y prácticas de la bici.

Por otro lado, el noctacleto también se reconoce como
bicicletero, pero se dice más respetuoso de las reglas, tanto de las dictadas
por el grupo como por las de las autoridades de gobierno, por lo que no reniega
el uso del casco ni del chaleco, equipa a su bici con la luz para que los
automovilistas lo distingan en la noche; y conoce el reglamento del GDF en esta
materia.

Relacionadas

Comentarios