HistoriasMicrositio

México, una potencia productora de ‘shale gas’

Expertos calculan que el país cuenta con las cuartas reservas más grandes del mundo. Pero, ¿hacia dónde va este negocio? ¿Sabrá México aprovecharlo?

28-02-2013, 4:51:00 PM
México, una potencia productora de ‘shale gas’
Elie Smilovitz / Twitter: @smilovitz

El Poder Ejecutivo de México, encabezado por el presidente Enrique Peña
Nieto, envió su ‘
Estrategia de energía 2013-2027 al Poder Legislativo para su
evaluación. El debate está garantizado,
porque lo que está en juego es el futuro del sector. Y la energía no es un
sector de ocio ni de lujo, es una necesidad primordial para mantenerse caliente
en el invierno, iluminado por la noche y conectado a Internet.

En estos días, publicamos un artículo en AN sobre la industria del plástico que, sin duda,
dará algo que pensar a nuestros lectores sobre la relación de intereses industriales en relación a la energía -Plástico del futuro y el ‘shale gas’-.

Pero en este post me gustaría centrarme en un tema
específico que debe ser prioritario en la reforma energética,
el ‘shale gas’, conocido también
como gas de esquisto. La razón es
muy simple, este gas tiene el potencial para reemplazar, al menos de forma
parcial, a otras fuentes de energía tan importantes como el gas natural y el petróleo. En una frase, no es la panacea, pero sí una industria con tremendo potencial. 

Puede que ahora el término sea todavía un tanto desconocido,
pero el ‘shale gas’ va a aparecer una y otra y otra vez en los medios de comunicación
y en el debate público, hasta transformarse en un concepto popular. Porque, si
los estudios elaborados por varias instituciones serias resultan ser acertados,
México va camino a convertirse en la cuarta potencia mundial por sus reservas
de ese tipo de gas.

Pero ¡cuidado!, a finales de los años 70, según narra la
historia, un presidente declaró: “Prepárense para administrar la abundancia”.
México había descubierto el inmenso yacimiento de petróleo de Cantarell.
Pocos años después, en 1982, ese mismo presidente se vio forzado a nacionalizar la
banca en medio de una de las peores crisis
financieras
en la historia nacional.  A partir de ahí, todo el modelo económico de México comenzó a transformarse hasta
convertirse en una economía muy abierta que abandera el libre comercio como eje transversal de su estrategia de crecimiento.
Esa apertura ha permeado en prácticamente todos los sectores, salvo en el
eléctrico y el de hidrocarburos. Por un lado esto parece necesario, pues Pemex aporta casi el 40% de los ingresos públicos, pero, por otro, dentro del seno de la propia Pemex se comenta que la empresa ya “no puede con todo”

La realidad es que la Estrategia energética oficial para los
próximos 15 años deja muchos cabos sueltos. El eje de la planificación energética nacional debe ser el
desarrollo sostenible” (DS), punto.
Porque DS no sólo implica calcular y minimizar el impacto medioambiental de la actividad económica, que se traduce en
una mejor calidad del aire, el agua, y otros ecosistemas, o en promover acciones para que todos los poblados tengan algún tipo de fuente de energía, que puede ser tan básica como la leña, sino en incluir en el documento una estrategia concreta sobre la explotación responsable del shale gas.

Los beneficios que se obtengan del shale gas deben beneficiar directamente a los grupos sociales
más vulnerables y detonar una inversión cuantiosa en biocombustibles, sólo así podrá ser considerada una estrategia sostenible que mire al futuro y pueda no sólo alcanzar la meta de producir el 35% de la energía a partir de fuentes sostenibles en 2024, sino superarlo.

En una frase, México necesita una propuesta creíble y bien fundamentada sobre la explotación del gas de esquisto que especifique los flujos de
capital que generará y, de forma paralela, esté anclada en un verdadero plan de sostenibilidad.

¿Qué opinas sobre la reforma
energética?

Para saber más:

Rumbo a 2050, invierte en verde

Negocios verdes, negocios limpios

Blog. Ágora púrpura. Cuida el agua, usa gasolina

Relacionadas

Comentarios