'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

El plástico del futuro y el ‘shale gas’, negocios sin precedentes

Expertos anticipan grandes oportunidades, pero los costos y beneficios, así como el impacto ambiental no han sido calculados. Aquí la radiografía del sector.

28-02-2013, 3:21:54 PM
El plástico del futuro y el ‘shale gas’, negocios sin precedentes
Elie Smilovitz / Twitter: @smilovitz

El plástico se encuentra en una amplísima variedad de productos, desde
la ropa y las autopartes, hasta los envases, botellas, cubiertos de mesa y
otros muchos.
AltoNivel.com.mx
platicó con José Cueto, presidente de la
Asociación
Nacional de Industrias del Plástico
(ANIPAC)
sobre las
oportunidades de negocio
que ofrece el sector.

Reciclaje, el primer desafío

La separación de basura orgánica e inorgánica es sólo el principio antes de comenzar a separar vidrio,
metal, plástico y papel-cartón. Pero conforme la cultura del reciclaje se abre paso en las ciudades mexicanas,
también lo hace la industria del tratamiento de residuos, en donde el plástico
juega un papel muy relevante.

Según datos aportados por el
ingeniero Cueto, en 2012 se generaron 4.6 millones de toneladas de residuos en la ciudad de México, de las que 1.6
millones fueron recuperadas por la industria para darle un segundo uso. En
comparación con 2011, el crecimiento del plástico
reciclado
fue del 13%. “Podemos hacer mucho si se separa la basura en todas
las ciudades y nos enfocarnos en el reciclaje. En Europa llevan más de 30 años
separando y clasificando la basura”,
comenta Cueto.

El destino de los residuos varía en función del uso que
tuvieron. Así, por ejemplo, los hospitales desechan grandes cantidades material
médico que, por motivos de salud, no
puede ser reciclado. En estos casos, la industria puede ocupar ese plástico
para generar energía, mediante su
incineración controlada en plantas de
gasificación
. Sin embargo, en el caso de botellas, envases, topers,
cubiertos y platos, entre otros muchos productos de plástico, la reutilización sí es posible mediante un
proceso de reciclaje denominado “mecánico”.  

Nuevos envases, mobiliario urbano, como bancas públicas o mamparas para
estaciones de transporte son sólo dos ejemplos de los muchos productos que
pueden fabricarse con plástico reciclado. En este sentido, Cueto señala que utilizar
más plástico en envases de productos
frescos
permite la conservación de la comida durante periodos más largos,
lo que puede  contribuir a evitar su desperdicio.
Señala que Inglaterra y otros países europeos son un buen ejemplo de la
utilización de este tipo de envases.  “A
nivel internacional somos el país 12 en consumo per cápita de plástico estamos
por detrás de Estados Unidos y Europa, que consumen mucho más”, puntualiza.  

Shale gas, la esperanza de los industriales

“Toda la petroquímica depende de un subproducto del gas.
Hoy, Pemex, por mandato, sólo invierte en proyectos rentables, pero como ellos controlan
la cadena de suministro de gas y no invierten demasiado ahí, están frenando a
la industria. Pemex es el tapón más importante para la industria de
transformación del gas”, asegura Cueto.

El vínculo entre la
petroquímica y la industria del plástico puede no parecer demasiado evidente,
pero según ANIPAC, el 8.2% del petróleo
mundial se destina a la fabricación o transformación de plástico, mientras que el 92% se utiliza para combustibles, transporte y generación de energía
eléctrica
.   

“Hay que sentar las bases para la industria
del gas de esquisto o shale gas. Si vamos a invertir en shale gas, debemos
saber cuál será la estrategia para el país. Como industria, nuestro propósito
es convertirlo en plástico. Digamos que la forma más conveniente de utilizar el
shale gas es la fabricación de plásticos, principalmente polietileno, que se usa para tuberías, tinacos, empaques, entre
otros”, comenta el presidente de ANIPAC, quien propone abrir la explotación del shale gas a la inversión privada.

Efectos y consecuencias, el área gris 

Diferentes estudios, entre ellos uno elaborado por la Oficina de Administración de Energía de Estados Unidos indican
que México puede puede tener las cuartas reservas más grandes del mundo de gas de esquisto, detrás de China, Estados Unidos y Argentina, lo que significa una oportunidad enorme para el desarrollo
económico y una verdadera transformación del mapa de países productores de energía.

Sin embargo, a la fecha, no existe un plan definido, específico y exhaustivo de carácter
estratégico para la explotación responsable del shale gas a nivel nacional, pues la incertidumbre sobre la inversión requerida, las formas para financiarla y los beneficios proyectados no han sido calculados, como tampoco las implicaciones para el medio ambiente, la emisión de gases contaminantes, las necesidades de agua y de otros recursos básicos para su explotación. Todo ello genera la necesidad de plantear un debate público, para evaluar la viabilidad o inviabilidad de utilizar este gas como fuente de energía.  

Cueto asegura
que la explotación del shale gas reduciría el precio del plástico y permitiría
utilizar el petróleo para otros fines. Empresas como Pemex Petroquímica, Mexichem
y la brasileña Braskem se encuentran entre los
principales “fabricantes” y distribuidores de las materias primas necesarias para elaborar
plástico y conforman el primero de los tres grandes eslabones de la cadena de
producción en esa industria.

En el segundo eslabón, la mayoría de los participantes son
extranjeros, y se ocupan de la fabricación de maquinaria y equipo para manipular el plástico. Mientras que en tercer lugar se
ubican los “transformadores”, entre ellos, fabricantes de autopartes, tuberías,
tinacos, envases, bienes de consumo, artículos para el hogar o la oficina,
reciclaje etc. Por eso, el gremio del plástico constituye uno de los más interesados
en permitir la inversión privada para explotar el shale gas en México.

El sector en la actualidad

“Nos vemos como una
industria horizontal que vende a otras industrias”, afirma Cueto. Según ANIPAC,
existen unas cuatro mil empresas vinculadas con alguna parte del proceso de
producción o utilización del plástico registradas por el INEGI, de las que el 75%
son transformadores.

“Estamos preparando un
estudio estratégico de la industria del plástico, que va a incluir a todas las
industrias vinculadas a nosotros, como textiles, calzado y juguetes,
principalmente. También vamos a publicar un estudio de sustentabilidad, que sobre todo va a servir para medir mejor lo que
hacemos, porque todavía no han un avance importante en esta área en México”,
señala el responsable de ANIPAC.

La industria de transformación de plástico
está concentrada en D.F., Estado de México y Jalisco, que, en conjunto, representan más del 60% de la producción
de resina de plástico. Por municipios, destaca Arandas, Jalisco, considerado
el primero a nivel nacional. En Nuevo
León
, donde se produce casi el 10% de los productos de plástico en México, las
empresas se encuentran muy ligadas al sector automotriz y la producción de autopartes. En este sentido, ANIPAC prevé un crecimiento significativo en regiones del
centro del país, como Guanajuato y Aguascalientes, debido a la inversión
realizada en esos Estados por las armadoras de coches.

Cueto considera que la
industria de plástico mexicana es más grande de lo que realmente se piensa,
debido a que muchas piezas que se utilizan en coches o en aparatos eléctricos
son consideradas “partes eléctricas”, a pesar de que incluyen plástico. Algo similar
ocurre con la industria del calzado
y la textil.

Cabe mencionar que del 12 al
15 de marzo de este 2013 el Centro Banamex en el D.F. recibirá Plastimagen, la feria más importante de
la industria del plástico en el país. Sus promotores prevén que durante el evento se cierren negocios por valor de 120 millones de dólares (mdd). José Navarro, director general de EJ
Krause, calcula que la feria recibirá unos 30 mil visitantes provenientes de 30
países.

¿Qué puntos consideras que la política industrial
mexicana, en particular la relacionada con el plástico, debería seguir para
garantizar un desarrollo sostenible?  

 Para saber más:

Expertos: “Pemex no puede con todo”

Negocios verdes, negocios
limpios

Rumbo a 2050, invierte en
verde

Masdar, la primera ciudad
100% sostenible

Relacionadas

Comentarios