HistoriasMarketing

Marketing de guerrilla para campañas de bajo presupuesto

Su esencia es la originalidad y su toque la polémica. Se trata de anuncios inolvidables que no exigen alto presupuesto pero sí un alto costo de innovación.

18-02-2013, 5:03:35 AM
Marketing de guerrilla para campañas de bajo presupuesto
Oliverio Pérez Villegas

¿Grandes ideas y poco presupuesto? ¿No sabes cómo traducir las imágenes de tu mente para crear un mensaje nuevo, fresco y poderoso? Quizá debas considerar los alcances que hoy te ofrece el marketing de guerrilla.

Reconocido por su simplicidad y altas dosis de creatividad, el marketing de guerrilla se posiciona como la gran opción ante la falta de recursos para anunciar tu marca en prime time televisivo o en decenas de espectaculares sobre Periférico o Insurgentes, asegura Juan Carlos Rubio, asesor de mercadotecnia directa para Concept Marketing.

Si bien es cierto que grandes empresas son las que han explotado más esta herramienta, al tratarse de una gran idea más que de un gran presupuesto, su accesibilidad es amplia y prácticamente todos pueden lograr el éxito con un buen marketing de guerrilla. Un mayor presupuesto facilitará el desarrollo de la idea, pero sería un error asumir que de eso depende conseguir el objetivo.

¿De qué se trata? De tener “máximo impacto, mínima inversión”. Como lo señala uno de los artículos de El País, “el término, acuñado en 1984 por Jay Conrad Levinson, piensa fuera de lo tradicional para llegar de otra manera a un público que lo ha visto todo, bombardeado por miles de mensajes publicitarios al día. La clave de la publicidad guerrillera es que no parece publicidad. Cuando ataca deja al público pensando qué es lo que ha visto. Intriga, sorprende, transgrede, hace sonreír y generalmente ocurre en la calle”.

Y para lograrlo, se necesitan rrescura, innovación, creatividad, libertad, ambición, sentido del humor y mucha claridad en lo que quieres comunicar, son los requisitos para que tu marketing de guerrilla logre el impacto que lo caracteriza. Para entender cómo se aplica este tipo de marketing, Juan Carlos Rubio explica los pasos básicos para lograr un buen mensaje.

1. Da más con menos

Éste es quizá el punto más importante del marketing guerrillero, pues se trata de que tu público te vea, te escuche, te huela o te sienta, y que sea una experiencia inolvidable porque le provocaste un fuerte impacto.

El presupuesto es más bien simbólico, pero la penetración y la
sencillez de la creatividad hacen de éste un mensaje poderoso ante un
insight universal. Un solo mensaje o una sola idea deben ser capaces de ofrecer a tu público mucho más de lo que estás ofreciendo (tu producto o tu causa). Dale una sonrisa, un comentario o una reflexión. Regálale un momento para la memoria.

2. Elige el mejor lugar

No se trata de contratar el espectacular más grande ni de colgarte del edificio más alto. Piensa muy bien en la arquitectura del espacio y de tu anuncio, el lugar que está esperando ser la escenografía perfecta para tu mensaje sorpresivo. El País cita que no hay formatos ni reglas. Por ejemplo: “La agencia BBDO colocó decenas de brazos de plástico colgando de los maleteros de taxis neoyorquinos para promocionar Los Soprano”. O qué tal sorprender al cliente con su propio reflejo sobre tu producto.

3. Rompe viejos paradigmas

Aunque pareciera un paso obvio cuando se habla de innovar, es importante que dejes atrás todo lo que has hecho en publicidad, pues aunque te sirvan de bases para tu quehacer profesional, el impacto del marketing de guerrilla exige una idea revolucionaria.

A diferencia de las otras formas de hacer mercadotecnia, el marketing de guerrilla no se caracteriza por copias, perfeccionar o de plano refritear ideas. Crear un nuevo paradigma y una nueva forma de anunciarte es la esencia del marketing de guerrilla.

Como anunciante buscas sacar de su rutina al consumidor, lo mueves, hasta puedes molestarlo, pero siempre quedará en su memoria. Lo ideal, claro es que busques el aplauso por tu originalidad.

 

4. Métete en la vida del target

Ya sabes que no puedes hacer un anuncio del montón. Además, debes crear la experiencia que el usuario comente, recomiende y siempre recuerde. Todos recordarán tu marketing de guerrilla si lo aplicas correctamente.

Más allá de las grandes producciones, se trata de que la gente llegue a su casa y tu anuncio sea un punto de conversación. Es decir, le muestras tu producto, lo impactas, le gusta y se lleva toda la experiencia haberlo visto. De eso se trata meterte en sus vidas.

5. Viraliza

Generalmente –explica el experto– este punto se da por añadidura. Una vez que te hayas quedado en la memoria del usuario, éste lo compartirá y difundirá al grado de que todos quieran ver de qué se trata.

Y en un mundo 3.0, las redes sociales te ofrecen este potencial. Ya sea con un video, una imagen o un tuit, la capacidad de multiplicar el número de ojos que puede ver tu anuncio dependerá de tu creatividad e innovación.

Por eso es importante intentarlo. Aunque no todos le apuestan a este marketing, quienes lo logran siempre verán resultados positivos. Se trata de publicidad muy exigente. Sólo que hay que hacerlo.

¿Has experimentado con el marketing de guerrilla? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Para saber más:

Las 6 claves del marketing de guerrilla 

Crear experiencias, la tendencia en BTL 

5 tendencias de marketing para 2013 

No hay formatos ni reglas. La agencia BBDO colocó decenas de brazos de plástico colgando de los maleteros de taxis neoyorquinos para promocionar Los Soprano.

Relacionadas

Comentarios