HistoriasNegocios

El legado económico de Benedicto XVI en el Vaticano

Una lluvia de escándalos financieros y de corrupción han costado miles de millones al Vaticano y a la Iglesia. El nuevo Papa deberá controlar el gasto.

12-02-2013, 11:32:40 AM
El legado económico de Benedicto XVI en el Vaticano
Altonivel

Benedicto XVI, al igual que cualquier Papa, tiene una
serie de funciones que le impiden controlar el día a día de las finanzas de su
pequeño país, a pesar de tener el rango de
jefe
de Estado
. Sin embargo, sí es su responsabilidad elegir a los
administradores y directores de instituciones como el
Banco del Vaticano, entre otras.

Durante el pontificado de Joseph Ratzinger, la Iglesia
ha experimentado una serie de obstáculos que, por un lado, han golpeado su
imagen y, por otro, sus finanzas. Casos
de corrupción
revelados en documentos “secretos”, a través de Vatileaks y de abusos en diferentes diócesis son algunos de los desafíos
que el próximo Papa deberá resolver con la diligencia propia de un estadista,
tras el anuncio de la renuncia de Benedicto XVI por “falta de fuerzas”.

El Banco Vaticano

En enero, el museo
del Vaticano
y otros establecimientos dejaron de recibir tarjetas de débito y crédito como forma de pago, a pesar de
que el turismo derrama más de 120
millones de dólares (mdd) en ingresos
cada año a la Santa Sede. Ahora, los visitantes deben llevar efectivo si
quieren acceder a la Basílica de San
Pedro
o comprar souvenirs.

Además, a principios de año, el Banco de Italia suspendió la operación
de todos los cajeros automáticos del
pequeño país. La motivación detrás de estas decisiones, según informaron portavoces de la Santa Sede, obedeció al próximo vencimiento de un contrato entre el Vaticano y uno de sus prestadores de servicios financieros. El Vaticano aseguró que la medida sería temporal, pero de momento, sigue vigente.  

Desde hace años, el Banco
del Vaticano
ha estado rodeado de un escándalo porque no ha sido capaz de
adaptarse a las nuevas regulaciones financieras internacionales, que implican
la adopción de mecanismos para evitar el lavado
de dinero
. Su ex director general, Ettore
Gotti Tedeschi
, fue investigado por supuesto lavado de dinero, Tedeschi fue
despedido en mayo de 2012 no sin que antes las autoridades fiscales congelaran
una cuenta con 38 mdd en fondos de dudosa procedencia.

El caso del mayordomo particular de Josep Ratzinger,
detenido por entregar supuestamente documentos privados a la prensa, fue
posteriormente liberado y “perdonado” por el propio Papa. Sin embargo,  Paolo
Gabriele
, acusado de robo de documentos, demostró ser  sólo un eslabón más de la cadena de casos de corrupción al interior del Vaticano.

El episodio de Vatileaks, en donde miles de documentos
internos de la Santa Sede fueron publicados, no contribuyó a acallar las
críticas, sino sólo a suscitar más preguntas sobre los procesos y la administración
de la Santa Sede.

Demandas perdidas, indemnizaciones millonarias

Otro asunto que le ha costado miles de millones al Vaticano
y que aún no ha sido finiquitado del todo son las demandas legales perdidas. Los escándalos de abusos sexuales en varios países han dilapidado parte de los fondos
que las diócesis recaudan alrededor del mundo. Un gasto sin precedentes que
todavía tiene varios casos no resueltos en los juzgados. Esta “mala práctica”
puede costarle muy caro a las Iglesia, obligada a indemnizar a las víctimas de abusos.
El cálculo de las indemnizaciones no es exacto, pero expertos estiman lo estiman en varios miles de millones de dólares.

Fieles ‘emergentes’

Tras los escándalos y los problemas que enfrenta la Iglesia,
muchos han apuntado a Europa como un
caso que refleja su debilidad. En países como España, la caída de los fieles
que asisten a la iglesia o se consideran a sí mismos católicos ha disminuido a
tasas de dos dígitos desde la década de los 80.

Un estudio del Pew Forum de Estados indica que mientras en
1900 el 66% de los cristianos vivía en Europa hoy esa tasa es inferior al 26%,
en contraste con los cristianos en otras regiones del mundo, en donde las
comunidades se han multiplicado.

En total, el Pew Forum indica que el porcentaje de
cristianos en relación a la población mundial era similar hace 100 años a lo
que es hoy día, cuando una de cada tres personas en el mundo profesa la fe
cristiana -más de dos mil millones en total-.

Al contrario de Europa, en los países en vías en desarrollo, la comunidad cristiana crece. Philip Jenkins, experto en asuntos católicos y
autor del libro:  ‘Next Christendom: The
Comming of Global Christianity” (‘Próxima cristiandad: El advenimiento del
cristianismo global’), afirma que la labor de predicadores y evangelizadores ha
propulsado a las comunidades cristianas en América Latina, Asia y África.

El experto calcula que mientras en el continente africano
sólo vivían 10 millones de cristianos en 1900, para el año 2000 superaban los
360 millones y prevé que este número se eleve hasta 633 hacia el año 2025. Por
su parte, augura que para ese año la comunidad
cristiana
de América Latina
sumará 640 millones y la asiática se aproximará a los 460, lo que multiplicará
el número de fieles y aumentará la recaudación de las diócesis en esas regiones.

Ante este cambio, algunos analistas proponen que el nuevo
Papa deberá provenir de un país en vías de desarrollo, en donde la Iglesia
experimenta mayor crecimiento.  

¿Qué medidas deberá
tomar el nuevo Papa para administrar de forma diligente el Vaticano? ¿Crees que
el próximo pontífice deberá ser oriundo de un país en vías de desarrollo?

Para saber más:

Benedicto XVI renuncia cansado de los escándalos

Vaticano cancela pagos con tarjeta en su territorio

Infografía: ¿Qué hizo Benedicto XVI como Papa?

Papa Benedicto XVI renuncia al pontificado

Relacionadas

Comentarios