'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

México ante los peligros del contagio económico de EU

El panorama no es alentador para el vecino país y está claro que la economía mexicana resentirá la caída del PIB norteamericano. ¿Qué esperar para 2013?

05-02-2013, 6:15:04 PM
México ante los peligros del contagio económico de EU
Elie Smilovitz / Twitter: @smilovitz

¿Qué le depara 2013
a la economía de
Estados Unidos?
¿Cuáles serán sus efectos en la 
economía mexicana?
Las respuestas no son simples. El engranaje de la
economía norteamericana, como el de la mexicana, se conforma de
muchas y muy diversas partes.  

No obstante, para
el Centro de Investigación en Economía y
Negocios del Tec de Monterrey
(CIEN), la reciente contracción de -0.1% del
Producto Interior Bruto (PIB) en
Estados Unidos es una señal de alarma que plantea una “encrucijada” para los
norteamericanos; por un lado, la recesión
 económica y, por otro, la vuelta “a la senda del crecimiento”. Para que la recesión sea oficial, la economía norteamericana deberá contraerse de nuevo al cierre del primer trimestre de 2013

¿Por qué cae?

Los argumentos de
quienes prevén una recesión hacia el final del primer trimestre de 2013 señalan
una coyuntura internacional desalentadora, una reducción del gasto público en el Gobierno encabezado
por Barak Obama, que impactará de
forma negativa el crecimiento y la inversión, una desaceleración del consumo interno, producto del fin
de los recortes de impuestos y un bajo ritmo de la producción industrial, entre
otros factores, como una tasa de desempleo ubicada cerca del 8% desde
septiembre de 2012.

En esta línea se
posiciona el estudio del CIEN, que afirma que la “canasta exportadora” está muy influida por
la Unión Europea  “una región que
difícilmente saldrá de su letargo económico en los próximos 24 meses”. Además,
el reporte enfatiza en que la “producción
del sector real norteamericano vuelve a señalar que los efectos de la más
reciente recesión no se han ido” y que ello tendrá un impacto negativo en
México.

Otro de los problemas que debe
sortear la economía estadounidense es el desempleo.
Expertos como el economista Joshua Shapiro del FMR Inc. en Nueva York señalan
que las buenas cifras de empleo en el sector de la construcción norteamericano, en donde las contrataciones no han parado de aumentar
desde hace cinco meses, se deben, en parte, a la reconstrucción de la zona
devastada por el huracán Sandy, por
lo que su efecto puede ser efímero.  

Para Dean Maki, economista jefe
para Estados Unidos del banco Barcaly’s, el mayor impacto en la reducción de la
tasa de desempleo en ese país no será otro que el retiro de los “baby boomers”, una generación que llega
al fin de su vida laboral y que, en muchos casos, son trabajadores que no han
podido reincorporarse al mercado tras perder sus empleos durante la crisis de
2008 y 2009, por lo que aún engrosan las filas de desempleados.

El otro lado de la frontera

Para los economistas del Tec para México “la
lección es clara”. Afirman que el crecimiento económico del 3.5%
proyectado para 2013 “se encuentra en vilo”. Sus argumentos apuntan a la
desaceleración de las exportaciones manufactureras, porque éstas constituyen el grueso del comercio con el vecino del norte.

Durante la segunda mitad del 2012,
la actividad industrial mexicana en
sectores como equipo eléctrico, computación, maquinaria e incluso autopartes
disminuyó, según el reporte, que afirman que “es evidente” que el desempeño futuro de estos sectores
“estará en función de lo que ocurra en Estados Unidos” y que  “las perspectivas a ese respecto no son las
más favorables”, a pesar de que algunos subsectores han mejorado su desempeño
durante los últimos meses del 2012 y los primeros de 2013.

En una frase, para los analistas
de Bank of America, si Estados Unidos crece por debajo del 1.5% en 2013, México
no superará el 3%. Por su parte, la Organización para el Crecimiento y el
Desarrollo Económico
(OCDE), encabezada por el mexicano José Ángel Gurría, revisó su pronóstico
de crecimiento para 2013 a la baja. Señaló que Estados Unidos no crecería por
encima de ese 2%, mientras que la zona euro se contraería por segundo año
consecutivo, mientras que Japón apenas se expandiría un 0.8%.

La OCDE señala que México se verá arrastrado por la desaceleración en
Estados Unidos, debido a la disminución de la demanda de productos mexicanos en
ese país y del adelgazamiento de la inversión
–no hay que olvidar que Estados Unidos es el principal inversor extranjero en
México-. La estimación del organismo es de un crecimiento de 3.3% para la economía
azteca en 2013. Otras fuentes de ingresos, como las remesas,
también pueden verse afectadas. Según el Banco de México, los envíos de dinero
desde Estados Unidos cayeron 1.6% en 2012, lo que refuerza la perspectiva negativa sobre el impacto en México de la caída del PIB estadounidense. 

¿Cuál crees que será el resultado de la “encrucijada” económica
para Estados Unidos y México en 2013?

Para saber más:

Por qué México no
crecerá como se espera en 2013

El precipicio
fiscal y su impacto en México

México detonaría la industria si tuviera política industrial

Relacionadas

Comentarios