HistoriasMicrositio

Pemex en la mira

La paraestatal se coloca como un tema prioritario, abriéndose a una amplia gama de posibilidades para los inversionistas. ¿Qué expectativas podemos tener?

05-02-2013, 3:00:15 PM
Pemex en la mira
Sergio Gil Franco, director editorial de la revista Inversionista

Por Sergio Gil Franco, director editorial de la revista Inversionista.

Lamentablemente,
la explosión ocurrida en el edificio B2 del complejo de Petróleos Mexicanos
(Pemex) la semana pasada, de alguna forma ha avivado el tema de la Reforma Energética. Mucha
gente dice que de nada sirve tener el monopolio del hidrocarburo en México, ya
que no recibe los beneficios y por el contrario, el precio de los combustibles
aumenta mes tras mes.

La
verdad de las cosas es que sí hay un beneficio directo al ser Pemex una entidad
gubernamental. Por un lado, la tercera parte del gasto federal depende de la
exportación del crudo. Además, los ingresos obtenidos por excedentes petroleros
(que es el diferencial entre el precio estimado por la Cámara de Diputados y el
precio comercial al que se vende la mezcla mexicana en el extranjero) son repartidos
entre las entidades para su aplicación en planes de desarrollo local.

El
problema es que ninguna compañía (pública o privada) paga el 60% de sus
ingresos
por concepto de impuestos, como sí lo hace Pemex. Otro punto en contra
es que la mayor parte del dinero captado a través de la paraestatal se va al
gasto corriente y no para gasto de desarrollo e infraestructura. Por si fuera
poco, no hay cabal transparencia en el uso de los excedentes petroleros por
parte de los gobiernos estatales y municipales.

La Reforma
Energética puede traer grandes beneficios para el país y muy buenas
oportunidades para los inversionistas. La capitalización a través de la
colocación de Pemex en la Bolsa Mexicana de Valores fortalecería a la compañía
porque tendría que cumplir con diversas condiciones, como la diversificación y
profesionalización de su consejo de administración. Además, los mexicanos de a
pie (y claro que también los extranjeros que así lo quieran) podríamos comprar
acciones, haciéndonos dueños de una parte de la petrolera. En este sentido, no
hay que dejarnos ir por un nacionalismo mal entendido. Los mexicanos, a través
del consejo de administración y de la mayoría del capital social en manos de la
propia paraestatal, continuaremos siendo los dueños.

Muchos
inversionistas nacionales y extranjeros se frotan las manos esperando la
posible oferta pública de Pemex, la cual, en primera instancia, debería darle
prioridad a los pequeños inversionistas para después dar paso a los
institucionales.

Todo
esto obliga a que se realice la Reforma Fiscal antes de la Energética. Si es
así, tú podrías ser –verdaderamente– dueño de una parte de Pemex, comprando
acciones a través de tu casa de Bolsa.

Escríbenos aquí o también puedes encontrarnos en nuestro blog Inversionista, en Facebook Inversionista o en Twitter @InversionistaMX.

Relacionadas

Comentarios