Microsoft/70-298.htm Cisco/642-452.htm Guidance-Software/GD0-110.htm HP/HP0-427.htm Oracle/1z0-036.htm Microsoft/70-552.htm Microsoft/74-134.htm Adobe/9A0-084.htm HP/HP2-061.htm IBM/000-995.htm IBM/000-287.htm Cisco/646-561.htm IBM/000-431.htm Cisco/646-563.htm HDI/HD0-400.htm 156-310 070-599 070-336 3M0-701 1Y0-A08 MB6-822 C2180-605 HP2-E15 A01-250 000-N32 1Z1-272 HP0-J47 A2010-654 70-340 70-649 C4040-109 MAYA11_A 350-030 ST0-151 C2020-622 9A0-702 000-M229 70-682 C2090-919 70-445 P2070-093 A2070-580 090-160 ISFS 642-263 GD0-100 646-102 310-083 EE0-071 LOT-988 000-633 000-M248 070-687 1Z0-525 MB6-826 000-799 HP2-E56 EX0-104 MB2-498 SCP-500 642-352 C2170-008 1Z0-456 FD0-330 LOT-928 IBM/000-995.htm IBM/000-287.htm Cisco/646-561.htm IBM/000-431.htm Cisco/646-563.htm HDI/HD0-400.htm 00M-638 JN0-532 LOT-951 MOS-E2K HP0-E01 E20-455 050-728 4A0-105 A00-260 A00-270 BH0-001 HP0-240 000-N05 HP2-E28 50-696 200-046 050-696 HP0-876 000-885 000-N31 Pemex y el manejo de una crisis | Alto Nivel
md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 03:00 03/09/2015
Síguenos:
button_facebook_follow button_twitter_follow button_google_follow linkedin_button addthis_button_rss addthis_flipboard

Pemex y el manejo de una crisis

Pemex activó su estrategia de Gobierno Corporativo y su protocolo de emergencias. ¿Lo hizo bien? Aquí una revisión del caso y de los pasos que siguió.

Pemex, el manejo de una crisis

El gobierno federal armó un plan de contingencia para atender la explosión en la Torre de Pemex.

01-02-2013
POR: Altonivel

La tragedia ocurrida en la Torre B2 de Petróleos Mexicanos (Pemex) en la Ciudad de México puso a prueba la capacidad de reacción de las autoridades ante una situación de esta magnitud, donde la necesidad de información, y claridad de ésta, es indispensable para la sociedad.

En este sentido, el gobierno federal enfrentó ayer su primer reto real para mostrar su organización para atender circunstancias que escapan de la planeación, y al mismo tiempo tomar el control y mantener informada a la población. ¿Lo  hizo bien?

Revisemos el caso ante las declaraciones del mismo director de Pemex, Emilio Lozoya Austin. La manera en la que ha fluido la información, corresponde a la activación inmediata de los protocolos de emergencia y a una estrategia de Transparencia y ética corporativa, que también se aplica a la información que se vaya generando.

Empecemos por la explosión. Momentos después de que sucediera la explosión en la torre de Pemex -que hasta el momento ha dejado 32 muertos y más de un centenar de heridos-, la Federación inició con su manejo de crisis para evitar el descontrol y el crecimiento de rumores sobre los hechos y sus probables causas.

El presidente Enrique Peña Nieto y el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Miguel Ángel Osorio Chong, fueron los funcionarios públicos que adoptaron los roles protagónicos en el manejo de la crisis sobre la explosión; primero, según lo dicta el manual para estos casos, confirmando el lamentable suceso e identificándose como portavoces de lo sucedido, a expensas de que la paraestatal también confirmó lo que sucedía.

Ante la inmediatez de la información y el aumento de rumores o verdades a medias, la reacción de Peña Nieto y Osorio Chong evitó que la información tergiversada o maliciosa se esparciera como fuego no solo en los medios informativos, sino también en las redes sociales.

Asimismo, se presentó la postura oficial sobre el asunto, generando una percepción positiva sobre el control del siniestro en la torre, pues se informó sobre el hecho, los trabajos que se realizaban para atenderlo, además se brindó información sobre los daños y fallecimientos provocados por esta explosión, así como una lista de los heridos y su situación.

Al mismo tiempo, los protocolos de emergencia fueron activados y acudieron elementos de Protección Civil, tanto federal como capitalina, así como del Ejército, la Marina, la Procuraduría General de la República y la Cruz Roja, entre otras autoridades; que sin embargo no repercutió en una pérdida de control de la situación, ya que se estableció que sería la Segob quien tomaría el rol como portavoz de la información oficial.

De esta manera, el manejo de la explosión cumplió con estos puntos del manual:

1.- Desarrollar un plan: Los Pinos fue el primer punto de encuentro entre el presidente, sus secretarios de Gobernación y de Energía, Pedro Joaquín Coldwell; y el director general de la paraestatal, Emilio Lozoya Austin.

En ella, el directivo de Pemex informó con mayor detalle a estos funcionarios sobre el siniestro, se abordaron riesgos y se enlistó a quienes integrarían el grupo de manejo de crisis, designando a Osorio Chong y su dependencia como voceros, siendo horas más tarde quien informara sobre el número de muertos y lesionados.

Más tarde se tuvo otra reunión de autoridades federales y capitalinas para determinar las acciones conjuntas, así como ratificar las funciones del secretario de Gobernación ante estas circunstancias.

2.- Dar a conocer el problema: Tras darse a conocer la situación, el titular de la Segob no la negó, por el contrario, respondió positivamente al señalar que ya se atendía lo sucedido en la Torre de Pemex y que más tarde se daría a conocer más información, con lo que se tomó el control, se eliminaron rumores y se dio la percepción de una reacción oportuna.

3.- Informar sobre el desarrollo: Conforme el hecho escalaba en las necesidades informativas de la población -que ya comenzaba a formularse hipótesis y rumores-, las autoridades mantuvieron al tanto sobre los trabajos de rescate, la situación de los heridos y los fallecimientos, incluso proporcionó un número telefónico para los familiares del personal de esta torre y una lista con los nombres de los lesionados y la atención que recibían.

4.- Usar las redes sociales: Sin duda las redes sociales jugaron un rol principal en el desarrollo informativo de esta explosión, la evacuación y las labores de rescate de las autoridades, y en ellas las autoridades también optaron por dejar la vocería a Osorio Chong, quien se encargó de replicar en su cuenta de Twitter la información que compartía con los medios, evitando caer en supuestos que permitieran la virulización de rumores o información inexacta.

5.- Rendir cuentas: Si bien la causa de la explosión sigue siendo una de las interrogantes para la población, las autoridades han optado por no especular sobre la misma, pues si bien la sociedad está muy atenta y busca un responsable. Así, ante la falta de investigaciones que confirmen el origen del estallido, la comunicación oficial optó por ser claro, transparente -dentro de la ética corporativa- y precisar que no se emitirá una postura oficial hasta que se concluya con la investigación.

El gobierno federal entendió que una crisis no se resuelve por sí sola y prestó atención a los elementos necesarios para enfrentarla, aunque aún quedan pendientes algunas labores que hoy son atentidas por más funcionarios -como el jefe capitalino Miguel Ángel Mancera y el propio Lozoya Austin, de Pemex-, no obstante, no se cayó en desorden en los momentos críticos de la situación.

¿Qué te pareció el desempeño de las autoridades para informar sobre la situación de la Torre Pemex? ¿Crees que tuvieron un correcto manejo de crisis?

Para saber más:

Suma 32 muertos explosión en torre de Pemex

Pemex recibirá lecciones de éxito de Petrobras

Expertos: ‘Pemex no puede con todo’

En duda la fecha del aumento a gasolinas

comentarios