HistoriasManagement

Los errores más comunes en el liderazgo empresarial

Ordenar sin preguntar, alejarte de tu mercado y no delegar, entre los pecados más comunes. Te decimos cómo resolverlos.

20-01-2013, 5:17:45 PM
Los errores más comunes en el liderazgo empresarial
Tatiana Gutiérrez

4.- Dirigir ordenando y no dirigir preguntando: Los grandes líderes dirigen preguntando, no sólo ordenando. Para este experto, un líder debe de trabajar en conjunto con su equipo, preguntar por soluciones conjuntas y dirigirlos con las soluciones adecuadas después de un consenso. “Los líderes deben de entender que no están ahí por ser los más inteligentes, están ahí porque saben dirigir, saben delegar y saben preguntar”. 

Penitencia: Cuando un líder sólo se maneja por sus decisiones, lo más seguro es que no tenga soporte de la gente con la que colabora. El trabajo de un líder es fomentar la participación de su equipo para solucionar de manera efectiva y rápida, cuando esto no es así, en realidad no hay equipo de trabajo, sólo existe él. 

 Claves para su salvación: Tomar cursos de liderazgo, coaching o management puede ayudar a abrir tu percepción de liderazgo, investiga cuáles son las mejores tendencias para dirigir equipos de trabajo y trata de ponerlos en práctica, recuerda que vale más un equipo de trabajo feliz, que uno ocasionando problemas. 

5.- No ser un buen ejecutador: Existen líderes que son buenos en hacer estrategias, sin embargo, carecen de habilidades que les permita ejecutarlas. “La capacidad de ejecución es un elemento que diferencia a los grandes líderes, es decir, un individuo que tiene la capacidad de ejecución se parece mucho a una cámara con zoom y con un lente gran angular, puede ver a la perfección los detalles, pero también pueden ver lo que hay más allá del problema”. Hay que saber reaccionar, pero también hay que saber ejecutar. 

Penitencia: Si un líder carece de esta característica siempre se quedará como el personaje de las grandes ideas. Sin embargo, de nada sirve una gran idea si no se desarrolla de manera adecuada, estos personajes tienden a perder credibilidad y fuerza dentro de sus grupos superiores de trabajo. 

Claves para su salvación: Si este es uno de tus pecados deberías de preguntarte qué es lo que quieres hacer en la organización. Esta característica es esencial para un buen líder. Cuando se carece de ella, forjarla lleva tiempo y una preparación constante. Lo que puedes hacer es rodearte de un equipo de trabajo que te facilite estas tareas. Recuerda, delegar es parte de liderar. 

6.- No tener un número dos: Este punto es como el dicho – detrás de un gran hombre hay una gran mujer-, siempre habrá alguien que ayude a tomar esas decisiones. “Los grandes líderes, generalmente, tienen una persona que complementa su pensamiento, si el líder es muy operativo, es probable que su número dos sea una persona más integral y más preocupada por la gente o viceversa (…) uno de los pecados más grandes que pude cometer un líder es creer que lo sabe todo y que puede con todo, una persona complementaria pude ayudarle al líder a ver cosas que él no es capaz de ver”. 

Penitencia: Para Borghino el no contar con una persona de mano derecha puede perjudicar de manera catastrófica a las empresas, descuidando detalles que pueden significar grandes errores. Si el líder es bueno cuidando la parte financiera, el capital humano puede verse perjudicado o viceversa. 

Claves para su salvación: Para muchos, ésta es su peor pesadilla. Recuerda, nadie hará el trabajo como tú, pero muchos lo harán mejor, así que aprende a delegar. Iniciar con pequeñas tareas, es un gran paso para confiar en tu equipo de trabajo. 

7.- No saber seleccionar a su gente: “Es como en una sucesión presidencial, lo primero que volteas a ver es cómo va a estar compuesto su gabinete, con las empresas es lo mismo”, indica el experto. Para muchos, este puede o no significar un pecado, sin embargo, muchas empresas han fallado por tener a personas no calificadas en sus equipos de trabajo. Un líder no puede ser calificado como bueno si su equipo de trabajo es mediocre o no está calificado. 

Penitencia: “Si no se tiene a la gente adecuada trabajando consigo, no importa que tan inteligente sea el líder, el alcance para el éxito será muy limitado”. Trabajar con gente no capacitada puede perjudicar la productividad de los equipos de trabajo de muchas formas: un mal ambiente laboral, no cumplir con metas y tiempos, no innovar, ente muchas otras. 

Claves para su salvación: Existen un sinnúmero de opciones para hallar el mejor talento para tu empresa, inclusive hay empresas especializadas en encontrarlos, si crees que es un punto débil en tu empresa, debes de empezar con hacer pruebas de aptitud y talento a tus colaboradores, puede ser que tengas a la gente incorrecta en el lugar inadecuado. La ayuda de un experto puede solucionar este gran problema. 

¿Eres pecador, qué harías para solucionar este mal?

Para saber más: 

3 claves de éxito de Leonel Messi

10 películas para fortalecer tu liderazgo

Claves de éxito del líder creativo de Leo Burnett México

¿Qué debe tuitear un líder?

Relacionadas

Comentarios